28 de agosto de 2022 - 6:45 AM | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 28 de agosto de 2022 8:17 am

Homilía completa del Papa Francisco en L'Aquila

POR ALMUDENA MARTÍNEZ-BORDIÚ | ACI Prensa

El Papa Francisco se dirigió en papamóvil a la Basílica de Santa María in Collemaggio, donde presidió la Santa Misa, el rezo del Ángelus y el rito de la apertura de la Puerta Santa.  

A continuación, la homilía completa del Papa Francisco:

Los santos son una explicación fascinante del Evangelio. Sus vidas son el punto de vista privilegiado desde el que podemos vislumbrar la buena noticia que Jesús vino a proclamar, a saber, que Dios es nuestro Padre y que todos son amados por Él. Este es el corazón del Evangelio, y Jesús es la prueba de este Amor, su encarnación, su rostro. 

Hoy celebramos la Eucaristía en un día especial para esta ciudad y para esta Iglesia: el Perdón Celestino. Aquí se conservan las reliquias del santo Papa Celestino V. Este hombre parece darse cuenta plenamente de lo que hemos escuchado en la primera lectura: "Cuanto más grande seas, más humilde debes ser, y encontrarás gracia ante el Señor" (Sir 3,18). 

Recordamos erróneamente la figura de Celestino V como "el que hizo la gran negativa", según la expresión de Dante en la Divina Comedia; pero Celestino V no era el hombre del "no", era el hombre del "sí".  De hecho, no hay otra manera de lograr la voluntad de Dios que asumiendo la fuerza de los humildes.

Precisamente por serlo, los humildes parecen débiles y perdedores a los ojos de los hombres, pero en realidad son los verdaderos ganadores, porque son los únicos que confían plenamente en el Señor y conocen su voluntad. En efecto, es "a los mansos a quienes Dios revela sus secretos". [...] Por los mansos es glorificado" (Sir 3,19-20). 

Frente al espíritu del mundo, dominado por el orgullo, la Palabra de Dios de hoy nos invita a ser humildes y mansos. La humildad no consiste en desvalorizarnos, sino en ese sano realismo que nos hace reconocer nuestro potencial y también nuestras miserias. Partiendo precisamente de nuestras miserias, la humildad nos hace apartar la mirada de nosotros mismos y dirigirla a Dios, Aquel que todo lo puede y también nos consigue lo que no podemos tener por nosotros mismos. "Todo es posible para el que cree" (Mc 9,23).  

La fuerza de los humildes es el Señor, no las estrategias, los medios humanos, la lógica de este mundo, los cálculos... No, es el Señor. En este sentido, Celestino V fue un valiente testigo del Evangelio, porque ninguna lógica de poder pudo apresarlo y manejarlo. En él admiramos una Iglesia libre de la lógica mundana y que da pleno testimonio de ese nombre de Dios que es la Misericordia. 

Este es el corazón mismo del Evangelio, porque la misericordia es saber amarnos en nuestra miseria. Van juntos. No se puede entender la misericordia si no se entiende la propia miseria. Ser creyente no significa acercarse a un Dios oscuro y aterrador.

La Carta a los Hebreos nos lo recuerda: "No te acercaste a algo tangible, ni a un fuego abrasador, ni a la oscuridad, ni a la oscuridad, ni a la tormenta, ni al sonido de una trompeta, ni al sonido de palabras, mientras los que lo escuchaban rogaban a Dios que no les hablara más" (12:18-19). No, queridos hermanos y hermanas, nos hemos acercado a Jesús, el Hijo de Dios, que es la Misericordia del Padre y el Amor que salva.

 Misericordia es Él, y con misericordia sólo puede hablar nuestra miseria. Si alguno de nosotros piensa que puede llegar a la misericordia por cualquier otro camino que no sea el de nuestra propia miseria, nos hemos equivocado de camino. Por eso es importante comprender la propia realidad. 

L'Aquila, durante siglos, ha mantenido vivo el regalo que el propio Papa Celestino V le dejó. Es el privilegio de recordar a todos que con la misericordia, y sólo con ella, se puede vivir con alegría la vida de todo hombre y mujer.

La misericordia es la experiencia de sentirse acogido, restaurado, fortalecido, curado, animado. Ser perdonado es experimentar aquí y ahora lo más parecido a la resurrección. El perdón es pasar de la muerte a la vida, de la experiencia de la angustia y la culpa a la de la libertad y la alegría. 

Que este templo sea siempre un lugar donde podamos reconciliarnos, y experimentar esa Gracia que nos pone de nuevo en pie y nos da otra oportunidad. Nuestro Dios es el Dios de las posibilidades: "¿Cuántas veces, Señor? ¿Uno? ¿Siete?" - "Setenta veces siete". Él es el Dios que siempre te da otra oportunidad. Sé un templo del perdón, no sólo una vez al año, sino siempre, todos los días. Así es como se construye la paz, a través del perdón recibido y dado.  

Partir de la propia miseria y buscar ahí, buscando cómo llegar al perdón, porque incluso en la propia miseria siempre encontraremos una luz que es el camino hacia el Señor. Es Él quien hace la luz en la miseria. 

Hoy, por la mañana, por ejemplo, he pensado en esto, cuando hemos llegado a L'Aquila y no hemos podido aterrizar: niebla espesa, todo oscuro, no se podía. El piloto del helicóptero dio vueltas y más vueltas... Finalmente vio un pequeño agujero y se metió por allí: lo consiguió, un maestro. Y pensé en la miseria: con la miseria pasa lo mismo, con la propia miseria. Tantas veces ahí, mirando lo que somos, nada, menos que nada; y nos volvemos, nos volvemos... Pero a veces el Señor hace un agujerito: ¡métete ahí, que esas son las heridas del Señor! Hay misericordia allí, pero está en su miseria. Ahí está el hueco que en tu miseria hace el Señor para que entres. Misericordia que viene en tu miseria, en mi miseria, en nuestra miseria. 

Queridos hermanos y hermanas, habéis sufrido mucho a causa del terremoto, y como pueblo estáis intentando levantaros y volver a poneros en pie. Pero los que han sufrido deben ser capaces de atesorar su sufrimiento, deben comprender que en la oscuridad que han experimentado, también se les ha dado el don de comprender el dolor de los demás. Puedes atesorar el don de la misericordia porque sabes lo que significa perderlo todo, ver cómo se desmorona lo que has construido, dejar atrás lo más querido, sentir el desgarro de la ausencia de la persona que amabas. Puedes apreciar la misericordia porque has experimentado la miseria.  

Todo el mundo en la vida, sin experimentar necesariamente un terremoto, puede, por así decirlo, experimentar un "terremoto del alma", que le pone en contacto con su propia fragilidad, sus propias limitaciones, su propia miseria. En esta experiencia, uno puede perderlo todo, pero también puede aprender la verdadera humildad. 

En tales circunstancias, uno puede dejarse enfurecer por la vida, o puede aprender la mansedumbre. La humildad y la mansedumbre, pues, son las características de quien tiene la tarea de custodiar y dar testimonio de la misericordia. Sí, porque la misericordia, cuando viene a nosotros, es para que la custodiemos, y también para que demos testimonio de esta misericordia. Es un regalo para mí, la misericordia, para mí, un miserable, pero esta misericordia también debe ser transmitida a otros como un regalo del Señor. 

Sin embargo, hay una campana de alarma que nos indica si vamos por el camino equivocado, y el Evangelio de hoy nos lo recuerda (cf. Lc 14,1.7-14). Jesús es invitado a comer -lo hemos oído- en casa de un fariseo, y observa con atención cómo muchos se apresuran a conseguir los mejores asientos en la mesa. 

Esto le da pie para contar una parábola que sigue siendo válida también para nosotros hoy: "Cuando alguien te invite a una boda, no te pongas en primer lugar, no vaya a ser que haya otro invitado más digno que tú, y el que te invitó y él vengan a decirte: "¡Dale el sitio, por favor, y tú vete detrás!".

Entonces tendrás que ocupar el último lugar con vergüenza" (vv. 8-9). Con demasiada frecuencia la gente cree que vale según el lugar que ocupa en este mundo. El hombre no es el lugar que ocupa, el hombre es la libertad de la que es capaz y que manifiesta plenamente cuando ocupa el último lugar, o cuando se le reserva un lugar en la Cruz.  

El cristiano sabe que su vida no es una carrera a la manera de este mundo, sino una carrera a la manera de Cristo, que dirá de sí mismo que ha venido a servir y no a ser servido (cf. Mc 10,45). Mientras no comprendamos que la revolución del Evangelio reside en este tipo de libertad, seguiremos siendo testigos de guerras, violencia e injusticia, que no son más que el síntoma externo de una falta de libertad interior. Donde no hay libertad interior, se abren paso el egoísmo, el individualismo, el interés propio, la opresión y todas estas miserias. Y se llevan la palma, las miserias. 

Hermanos y hermanas, ¡que L'Aquila sea realmente una capital del perdón, una capital de la paz y la reconciliación! Que L'Aquila sepa ofrecer a todos esa transformación que canta María en el Magnificat: "Ha derribado a los poderosos de sus tronos, ha enaltecido a los humildes" (Lc 1,52); la que nos recordaba Jesús en el Evangelio de hoy: "Quien se enaltece será humillado, y quien se humilla será enaltecido" (Lc 14,11). 

Y es precisamente a María, a la que veneráis con el título de Salvación del pueblo de L'Aquila, a quien queremos confiar el propósito de vivir según el Evangelio. Que su intercesión maternal obtenga el perdón y la paz para el mundo entero. La conciencia de tu propia miseria y la belleza de la misericordia. 

Etiquetas: Papa Francisco, L'Aquila, homilía Papa Francisco

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios