Tras dos años de suspensión por la pandemia de COVID-19, en los que se realizó de forma virtual, la Romería de la Virgen de Zapopan, en el estado mexicano de Jalisco, hizo historia y congregó a 2,4 millones de devotos.

Así lo confirmó el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, que a través de sus redes sociales aseguró que con esta cifra “se rompió el récord de participantes en sus 288 años de tradición”.

La Romería de la Virgen de Zapopan es considerada desde 2018 Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Cada año, Nuestra Señora de Zapopan, conocida también como la “Generala”, es llevada en romería desde la Catedral de Guadalajara a la Basílica de Zapopan.

Más en América

El nombre de la “Generala” tiene su origen en que el 15 de septiembre de 1821 la Virgen de Zapopan recibió el título de Generala del Ejército Trigarante, que logró la independencia de México menos de una semana después.

Ese ejército, con el general Agustín de Iturbide a la cabeza, se llamaba “Trigarante” porque luchaba por tres garantías: religión católica, independencia y unión.

Los colores de la bandera trigarante -blanco, verde y rojo- representaban estas tres garantías y se mantienen hasta el día de hoy en la Bandera de México.

Al culminar la Romería este 12 de octubre con una Misa en la Basílica de Zapopan, el Arzobispo de Guadalajara, Cardenal Francisco Robles Ortega, alentó a los mexicanos a superar “tantas divisiones”, pues “somos hermanos hijos del único padre Dios”.

“De violencia tenemos mucho, ya de rencores y venganza tenemos demasiado, de divisiones, no estamos contentos de vivir tantas divisiones”, expresó, según recoge el sitio web ArquiMedios, de la Arquidiócesis de Guadalajara.

(El artículo continúa después)

“Formamos una única y misma familia y hemos sido distinguidos y señalados por el infinito y misericordioso amor de nuestro Padre”, expresó.