7 de noviembre de 2021 - 2:02 PM | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 8 de noviembre de 2021 12:53 pm

Fray Nelson advierte sobre peligro del “Juego del Calamar”: No es simple entretenimiento

POR DAVID RAMOS | ACI Prensa

Ante la popularidad de la serie televisiva El Juego del Calamar, también conocida como Ojingeo Geim o Squid Game y difundida por la cadena de streaming Netflix, el sacerdote dominico Nelson Medina advierte: “No es simple entretenimiento”.

En un video publicado en su canal de YouTube, el sacerdote y doctor en Teología Fundamental, conocido en redes sociales como Fray Nelson, señaló que “yo mismo no he visto la serie, entre otras cosas por limitaciones de tiempo y también por cierto cuidado, por cierto amor a mi propia integridad intelectual y moral”.

Sin embargo, precisó, “estoy bastante bien informado de lo que está sucediendo en El Juego del Calamar y de las repercusiones que tiene”.

El Juego del Calamar es una exitosa serie televisiva surcoreana transmitida desde el 17 de septiembre de este año a través de Netflix. El programa presenta a 456 personajes que participan en una serie de juegos letales, buscando ganar un premio de alrededor de 38 millones de dólares.

El Juego del Calamar se convirtió pronto en la serie más vista en Netflix, con más de 142 millones de suscriptores atentos al programa durante sus primeras cuatro semanas de difusión.

En su análisis de la serie, Fray Nelson se enfocó en “cinco ejes”, y el primero es “inocencia y crueldad”.

El sacerdote colombiano explicó que “inocencia y crueldad quiere decir que te vas a encontrar con una especie de paradoja, porque la serie muestra la realización de una serie de juegos que son juegos infantiles y se supone que los juegos infantiles tienen esa carga de inocencia”.

“Pero el resultado de ganar o perder en esos juegos infantiles, entre comillas, es que muere gente. Empiezan un poco más de 450 personas y la idea es que quede un ganador. Y el que va perdiendo, pues no solamente pierde el juego sino que pierde el juego de la vida”.

“Entonces aparece aquella muñeca gigante y aparecen esos distintos juegos. Pero en realidad no son juegos, porque son más bien batallas y son batallas a muerte”, añadió.

En el segundo eje de su análisis, Fray Nelson apuntó al “eje económico, es decir, entre pobreza y riqueza”.

Quienes participan en El Juego del Calamar, dijo, “son personas prácticamente desechadas de la sociedad o desechables por la sociedad. Es decir, son vidas baratas”.

“Y son vidas baratas porque son vidas de personas pobres. El pobre se convierte en un objeto”, lamentó.

“Y el que lo usa, como nos damos cuenta al final de la serie, por lo menos en esta temporada que se ha publicado, el que lo usa es el rico”, añadió.

El sacerdote colombiano señaló que “hay serios cuestionamientos éticos”, pues “nos damos cuenta que en nuestra sociedad, de hecho, a las personas necesitadas muchas veces se les trata como si fueran objetos de compra y venta hasta los extremos absolutamente aberrantes de la explotación sexual, de la prostitución, etcétera”.

Fray Nelson criticó que “la gran explicación de toda la crueldad en El Juego del Calamar es 'estábamos aburridos'” y “para vencer el aburrimiento se necesita diversión. ¿Y qué precio tiene la diversión? Pues el precio de vidas humanas”.

El sacerdote dominico comparó El Juego del Calamar con “lo que eran los gladiadores en la época del Imperio Romano”.

“El parecido es muy grande”, dijo, pues “los juegos de los gladiadores eran juegos a muerte y eran financiados por personas que tenían una gran cantidad de dinero, pero que también tenían gran avidez de más poder, pues para conseguir más dinero”.

“De hecho, muchos videojuegos tienen una estructura semejante”, señaló, con “una estructura en la que la diversión está unida a la pérdida de vidas humanas o está unida al torturar, al decapitar, al acribillar, al masacrar”.

El siguiente eje del análisis de Fray Nelson es el “que va entre la virtualidad y la realidad”.

“¿Qué sucede en la persona, qué sucede en el espectador, que mira capítulo tras capítulo del Juego del Calamar? Pues está viendo cómo estos gladiadores se están despedazando unos a otros, cómo mueren unos a otros, como su muerte se convierte en un espectáculo y se convierte en el escalón necesario para subir al siguiente nivel”, dijo.

Pero esa violencia, continuó, “es algo que también nos habla de la realidad”.

“De hecho, los productores y directores de la serie hablan de eso como una especie de justificación. Dicen que esta serie finalmente tiene que ver con una descripción de cómo es el mundo”, dijo.

“Entonces es virtualidad. Es algo que está en una pantalla. Pero es algo que salta de la pantalla y se mete en mi vida. O tal vez es algo tomado de mi vida y metido en una pantalla, y hay un eje entre virtualidad y realidad”, expresó.

El sacerdote dominico señaló que el quinto y final eje de su análisis de El Juego del Calamar “es el de la descripción y la producción”.

“Para los realizadores y productores y directores de esta serie, en el fondo se trata de una descripción de lo que de aquello en lo que se ha convertido la vida humana”, insistió.

Sin embargo, precisó, “si tú estás haciendo solamente descripción” lo que “estás haciendo es subrayar lo que está sucediendo”.

“Entonces, al presentar una realidad sin alternativa, ¿no se le está dando también fuerza a esa realidad? Es decir, ¿no es éste un modo de afianzar una lógica, afianzar una manera de ser?”, cuestionó.

“Cuando se presenta ese tipo de diversión sin alternativa se favorece la perpetuidad, la repetición del mismo esquema”, advirtió.

“Es decir: de unos días de espectáculo sangriento en el circo romano lo único que sigue es esperar a la nueva temporada de juegos en el circo romano”, dijo.

Fray Nelson lamentó que en El Juego del Calamar “lo que parece al principio como un cuestionamiento, quizás, en lo que se convierte es en una especie de reafirmación de lo mismo. Y la reafirmación de lo mismo es espantosa. Utiliza la inocencia para ser cruel, usa a los pobres si tienes riqueza. ¿Estás aburrido? Diviértete. No importa si eso supone la muerte de otros”.

Se parece en algo al proyecto del Metaverso que desea realizar Mark Zuckerberg, el de Facebook”, advirtió. “Cuidado porque va en la misma idea”.

Para Fray Nelson El Juego del Calamar “no es simple entretenimiento, están trabajando en nuestra mente.

“¿Por lucro, por una agenda global y mundial que tienen, por avance del mercado coreano en nuestro tiempo en nuestro mundo, en nuestra geografía? No lo sé. Pero que quieren trabajar nuestra mente, indudablemente lo quieren”, indicó.

Etiquetas: violencia, Televisión, Netflix, serie, Fray Nelson

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios