20 de diciembre de 2021 - 7:54 PM

Feministas realizan seminario para promover “contrato sexual” en la Constitución de Chile

POR WALTER SÁNCHEZ SILVA | ACI Prensa

Pañuelo verde de promotores del aborto. Crédito: David Ramos / ACI Prensa
Pañuelo verde de promotores del aborto. Crédito: David Ramos / ACI Prensa

La Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO Chile), realizó los días 13 y 14 de diciembre un seminario online con el insólito título “Hacia un contrato sexual en la Constituyente”, en el que se defendió que la nueva Constitución del país sureño se escriba desde la óptica feminista y con “perspectiva de género”.

Desde hace unos meses la Convención Constitucional, también llamada Constituyente y conformada por 155 miembros a quienes se conoce como convencionales, se dedica a redactar la nueva Constitución de Chile, que una vez lista será sometida a plebiscito con voto obligatorio.

Daniela Andrade Zubia, presentadora del evento, indicó que el seminario tenía como objetivo responder a la pregunta: “¿Cómo redactar una Constitución desde una perspectiva de género y qué relevancia tiene incluir este sujeto de derecho de las mujeres desde estas diferentes autonomías para la generación de un nuevo contrato sexual? Este que nos llamaba a repensar (Carole) Pateman, que decía que había un pacto originario de tipo sexual antes que social”.

Las “autonomías” de las mujeres a las que hizo referencia son “la toma de decisiones, la autonomía económica y la autonomía física”, que incluye los llamados “derechos sexuales y reproductivos y el aborto”.

Una descripción del libro “El contrato sexual” de Pateman, publicado en 1988, señala que la autora “descubrió que en la base de las sociedades patriarcales ha habido siempre un pacto anterior al que hasta ahora se creía que fundaba las sociedades humanas, el que Jean-Jacques Rousseau denominó en el siglo XVIII ‘el contrato social’”.

“El verdadero pacto fundador era el contrato sexual, que consiste en un pacto no pacífico entre hombres para distribuirse el acceso al cuerpo femenino fértil”, agrega.

“El contrato social” es un libro de Jean-Jacques Rousseau y publicado en 1762. Es una obra sobre filosofía política y trata principalmente sobre la libertad e igualdad de los hombres bajo un Estado instituido por medio de un contrato social.

En su libro “El contrato sexual”, Carole Pateman afirma que el aborto es un derecho.

“La afirmación de que las mujeres son propietarias de sus personas ha animado muchas campañas feministas del pasado y del presente, desde los intentos de reformar la ley de matrimonio y obtener la ciudadanía hasta las demandas sobre el derecho al aborto”, indica la autora feminista.

Lucía Miranda Leibe, otra de las participantes en el seminario, explica que “FLACSO surgió en 1957 en Santiago de Chile y ahora tiene sedes en más de 15 países de la región”.

La institución, prosigue, fue “creada por la UNESCO con la intención de generar conocimiento y compartirlo” respecto a diversos temas como el género y los movimientos sociales.

En ese sentido, dijo, “FLACSO tiene una especial vocación para influir en el ámbito de las políticas públicas”.

En el seminario en el que participaron varias feministas más, se resaltó la importancia que tiene para ellas la CEDAW y la Convención de Belém do Pará.

La CEDAW es el Comité para la Eliminación de la Discriminación Contra la Mujer de la ONU, que ha presionado durante años a los países de América y el mundo para que aprueben el aborto.

La “Convención Interamericana para Prenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer”, conocida como Convención de Belem do Pará, es usada como un instrumento del feminismo radical para promover el aborto en la región.

Camila Maturana Kesten, abogada feminista chilena, dijo en el seminario que “la Constitución (chilena) no reconoce los derechos sexuales y reproductivos, a pesar de que se trata de derechos humanos, y que hacen parte de los tratados internacionales”.

Esta falta de reconocimiento “impacta en nuestras vidas, perpetuando los patrones de discriminación hacia las mujeres y hacia la disidencia sexual”, agregó la feminista.

La abogada se refirió luego a “algunas de las consecuencias de que estos derechos no estén en la Constitución”, como “la criminalización del aborto fuera de las tres causales de la ley” y la “falta de protección frente a la violencia obstétrica”.

Otra de las feministas participantes fue Alda Facio Montejo, costarricense de 73 años que promueve el aborto desde hace décadas.

En septiembre de 2016, en el marco del “Día Internacional del Aborto Seguro”, la Oficina de las Naciones Unidas del Alto Comisionado de los Derechos Humanos publicó un texto titulado “El aborto inseguro sigue matando a decenas de miles de mujeres en todo el mundo”, escrito por un varias personas entre quienes estaba Facio.

“Los expertos también expresaron su apoyo a la iniciativa de organizaciones no gubernamentales para considerar el 28 de septiembre día oficial de las Naciones Unidas para el aborto seguro en todo el mundo, y así instar a los gobiernos a despenalizar el aborto y proporcionar servicios de salud reproductiva de manera legal, segura y asequible”, indica el texto.

El 13 de diciembre, Facio felicitó a FLACSO Chile por “la realización de este seminario dentro de este emocionante contexto que están viviendo en Chile, relativo a la formulación de un nuevo contrato social, que necesariamente debe incluir un nuevo contrato sexual”.

“Un nuevo contrato social que no incluyera un nuevo contrato sexual no tendría sentido hoy en día”, aseguró.

En el seminario participó también Alejandra Mora Mora, abogada feminista de Costa Rica, actual directora de la Comisión Interamericana de Mujeres (CIM).

Entre otras cosas, Mora afirmó que “no solo no somos iguales a los hombres por las brechas, sino que entre las mujeres somos distintas. No es lo mismo ser indígenas, afrodescendientes, pobres, diversas sexualmente. Si no se visibiliza, lo que se hace es exacerbar la discriminación”.

Cuando fue ministra de la condición de la mujer de Costa Rica, Mora se presentó ante la OEA en 2016, para agradecer que se haya puesto en la agenda “la salud sexual y reproductiva de las mujeres, porque es un tema que tiene que ver con lo más intrínseco de nosotras, que es la posibilidad de controlar el cuerpo”.

El término “salud sexual y reproductiva” suele ser usado por las feministas para referirse a los anticonceptivos y el aborto.

En el seminario también participó María Inés Salamanca, coordinadora de la Oficina de ONU Mujeres Chile, quien trabaja “por los derechos de las mujeres y las niñas” y que en 2016 organizó otro seminario titulado “Igualdad de género y Constitución”.

El 6 de marzo de 2020, en el marco del Día Internacional de la Mujer que se celebra el 8 de marzo, Salamanca escribió un artículo en el diario La Tercera en el que señalaba que “ONU Mujeres se ha comprometido con esta causa, impulsando la campaña ‘Generación igualdad: por los derechos de las mujeres y un futuro igualitario’”.

Con esa campaña se buscaba promover “una agenda transformadora en materia de violencia de género; de justicia y derechos en el ámbito económico; autonomía física y derechos relacionados con la salud sexual y reproductiva; promoción de la acción feminista a favor de la justicia climática; avanzar en la tecnología e innovación para la igualdad de género, y fortalecer el movimiento y liderazgo feminista”.

Otra feminista participante fue la paraguaya Olinda “Line” Bareiro, quien comentó que “el contrato sexual es fundamental pero las mujeres tenemos que estar en todo el contrato social”.

“Estamos en plena construcción del nuevo contrato social y sexual. Esto es muy importante. Ustedes acaban de aprobar el matrimonio igualitario, ¿verdad? Es parte de un cambio profundo en las normas del contrato sexual”, aseguró Barreiro.

El Congreso de Chile aprobó el 7 de diciembre, en tiempo récord, el proyecto de ley sobre “matrimonio homosexual” que en junio de 2021 recibió el respaldo del presidente Sebastián Piñera.

Daniela Constantino, asesora legislativa de la Corporación Comunidad y Justicia, dijo ese día a ACI Prensa que “no hubo debate, fue todo muy deprisa e incluso la misma oposición estuvo en contra de cómo quedó el proyecto”.

El proyecto de “matrimonio homosexual” fue “más urgente que las pensiones, más urgente que la violencia, más urgente que la salud digna. No hay ningún otro proyecto de ley, ni siquiera la salud que es primordial, que sea tan rápido”, lamentó la jurista.

Los peligros del “contrato sexual”

“Cuando se habla que la Constitución contenga un contrato sexual –como símil del contrato social– quiere decir que busca consagrar la autonomía de la mujer en todas las materias: física, sexual, económica, política, etc. para pasar de ser un objeto de derecho –como ellas estiman que se les considera actualmente–, a ‘sujetas de derechos’, para así garantizar la igualdad entre hombres y mujeres en la nueva Constitución”, explicó a ACI Prensa el abogado Roberto Astaburuaga, también miembro de la Corporación Comunidad y Justicia.

El 19 de diciembre, Astaburuaga precisó que quienes quieren incluir un “contrato sexual” en la Carta Magna de Chile, buscan que “la nueva Constitución incluya la perspectiva de género y el enfoque feminista; y lo hacen tanto desde el interior como del exterior de la Convención. Así lo han declarado convencionales feministas en sus discursos de apertura y organizaciones feministas en las audiencias públicas”.

El experto precisó además que “este objetivo se ha cumplido en gran parte, y se ha manifestado en los reglamentos –los cuales incluyen la perspectiva de género y el enfoque feminista como uno sus principios–, en las audiencias públicas de las comisiones temáticas”.

Esto se refleja en “la composición paritaria en todos los órganos del Estado, la perspectiva de género como un criterio para juzgar y resolver por los tribunales de justicia, los derechos de las mujeres y los derechos sexuales y reproductivos en el catálogo de derechos fundamentales, etc., y en algunas iniciativas constituyentes populares, como la que propone el derecho al aborto sin límite alguno y consagrar una vida libre de violencia de género”.

“Con lo anterior se busca que todos los futuros órganos del Estado, las leyes y las sentencias que resuelvan asuntos relacionados con estas materias, adopten estas ideologías en la toma de decisiones en el ámbito que les compete”, dijo el experto jurista.

“Lo peligroso de esto es que se pretende que la nueva Constitución consagre posturas ideológicas que presentan una visión deformada de la relación entre el hombre y la mujer, dividiéndolos de forma antagónica”, alertó.

“La experiencia comparada, como el caso Artavia Murillo en Costa Rica, el caso Manuela en El Salvador, o el reciente caso Lucio en Argentina, han demostrado lo dañino que es el pack de perspectiva de género, enfoque feminista y derechos sexuales y reproductivos, para las personas y la sociedad”, dijo Astaburuaga a ACI Prensa.

El caso Artavia Murillo fue el que hizo que la Corte Interamericana de Derechos Humanos aprobara la fecundación in vitro en Costa Rica, mientras que el caso Manuela es una manipulación de los promotores del aborto para buscar su legalización en El Salvador, donde está completamente prohibido.

El caso Lucio, el más reciente de los mencionados por el experto, se refiere al asesinato de Abel Lucio Dupuy, un niño de cinco años, asesinado a golpes por una pareja de lesbianas feministas que también llevaba al pequeño a marchas a favor del aborto en Argentina.

En opinión de Astaburuaga, incluir la perspectiva de género y el feminismo “en la nueva Constitución de Chile será nuestra derrota cultural, política y moral”.

Etiquetas: Chile, Ideología de Género, ONU, Constitución, Asamblea Constituyente, perspectiva de género, feminismo, FLACSO Chile

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios