Varios partidos políticos de Italia exigieron retirar un icono de la Sagrada Familia de un hospital público de Venecia alegando que se trata de “una bofetada a la laicidad del Estado y una invitación a no abortar”.

El Hospital San Juan y San Pablo de Venecia (Italia) se ha convertido en los últimos días en el centro de una polémica, después de que varios políticos protestaran por la exposición de un cuadro con la Sagrada Familia en el área de Ginecología.

Elisa Pirro, senadora del Movimiento 5 estrellas, aseguró que la exhibición de este icono “es grave en un Estado laico que debe garantizar la asistencia sanitaria, antes que la espiritual, y el respeto a los fieles de todas las religiones, como prescribe el artículo 19 de nuestra Constitución”. 

Asimismo, miembros del Partido Democrático de Italia señalaron que la imagen en la que se ve a la Virgen María junto al Niño Jesús y San José podría atentar contra la libertad de las mujeres que desean abortar, y por ello pidieron la retirada inmediata de todas las representaciones religiosas del hospital. 

La Capellanía del hospital aseguró haber recibido “con estupor las reacciones suscitadas en los últimos días por la iniciativa, que no partió de esta Capellanía ni de ninguna otra realidad diocesana, de colocar un icono de la Sagrada Familia en la sala de Obstetricia y Ginecología”.

“La imagen en cuestión es todo menos divisoria, y de hecho su significado -humano y religioso- recuerda el amor, el cuidado y la acogida recíproca, es decir, esos valores universales -y tan preciados- que deberían unir a todos, especialmente en un lugar concreto como un hospital”, se lee en el comunicado de la Capellanía del hospital. 

Más en Vaticano

Por último, precisaron que “la imagen en sí, por tanto, no tiene ningún valor de oposición o batalla ‘ideológica’, ni puede ni debe utilizarse para otras referencias o polémicas instrumentales (sobre el aborto, el respeto a la mujeres, etc.)”.

Por su parte, la autoridad sanitaria encargada del hospital que permitió la exposición de la imagen, llamada “Ulss3-Serenissima”, difundió un comunicado en el que explicó que el icono forma parte de una colección que ya estuvo presente en el centro durante la Navidad. 

Además, aseguró que el cuadro se ha expuesto también en otras áreas del hospital, como en las de Radioterapia o Cardiología.

Las redes sociales también se hicieron eco de lo ocurrido y algunos usuarios salieron en su defensa. Entre ellos el escritor italiano Francesco Giubilei, quien aseguró que “las raíces de Italia son cristianas y debemos ser valientes de exponer símbolos cristianos y no avergonzarnos”.

 

(El artículo continúa después)