San Ignacio: Últimas noticias

9 datos que quizás no sabías sobre la vida de San Ignacio de Loyola

Con motivo de la fiesta litúrgica de San Ignacio de Loyola, que la Iglesia Católica celebra el 31 de julio, te presentamos algunos datos sobre la vida y obra del fundador de la Compañía de Jesús, llamados “jesuitas”, y creador de los ejercicios espirituales.

Vaticano podría preparar un viaje apostólico del Papa a este país

Los obispos españoles y las autoridades civiles invitaron, por el Año Ignaciano, al Papa Francisco al lugar de la conversión de San Ignacio.

Así puedes participar virtualmente en ejercicios espirituales de San Ignacio de Loyola

Desde este viernes 31 de julio, a través de la red social de oración cristiana Hozana, más de 6.000 participantes en todo el mundo participarán gratuitamente en los ejercicios espirituales de San Ignacio de Loyola.

Un día como hoy fue canonizado San Ignacio de Loyola

Un día como hoy hace 396 años, el Papa Gregorio XV canonizó a San Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús y creador de los ejercicios espirituales.

VIDEO: Hoy se estrena nueva película sobre San Ignacio de Loyola

Hoy 16 de junio se estrena en España una nueva película sobre la vida del fundador de la Compañía de Jesús, titulada “Ignacio de Loyola”, uno de los santos más famosos de la Iglesia.

Papa Francisco almorzó con jesuitas de Roma por la próxima fiesta de San Ignacio

El domingo 24 de julio el Papa Francisco almorzó con la comunidad de los sacerdotes jesuitas de la Casa Generalicia de la Compañía de Jesús (Jesuitas) de Roma, en ocasión de la próxima fiesta de San Ignacio de Loyola que se celebra el 31 de julio.

Inicia la novena a San Ignacio de Loyola

“A la mayor gloria de Dios”, ese era el lema de San Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús, cuya fiesta litúrgica es cada 31 de julio. En preparación a esta gran celebración, aquí una novena especial.

Vaticano concede indulgencia plenaria a peregrinos durante Año Jubilar de Camino Ignaciano

La Penitenciaría Apostólica de la Santa Sede ha concedido indulgencia plenaria a los fieles católicos que peregrinen a los santuarios de Loyola y Manresa (España) durante la celebración del primer Año Jubilar del Camino Ignaciano.

Mons. Munilla en fiesta de San Ignacio de Loyola: “¿De qué te sirve una libertad que te conduce al abismo?”

Mons. Jose Ignacio Munilla celebró el pasado 31 de agosto en la Basílica de Loyola la misa por el día de San Ignacio. Junto a él concelebraron los sacoerdotes Koldo Alzibar, Rector del Santuario de Loyola y el delegado provincial y Rector de la Universidad de Deusto el P. Jose María Guibert.

2015 será primer Año Jubilar del Camino Ignaciano

Según ha informado la Compañía de Jesús, con ocasión de la festividad de San Ignacio el 31 de julio, se anunciará que el año próximo, del 31 de julio de 2015 al 31 de julio de 2016, se celebrará el primer Año Jubilar del Camino Ignaciano.

El Papa canonizará al beato jesuita Pedro Fabro, el primer discípulo de San Ignacio

El diario de la Conferencia Episcopal Italiana, Avvenire, informó que el Papa Francisco canonizará en los próximos meses al Beato Pedro Fabro, el primer discípulo de San Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús. Según Avvenire, la causa de Canonización del P. Fabro “está muy avanzada” y se espera que para el mes de diciembre el Papa Francisco disponga la bula pontificia de canonización. El Papa Francisco se formó como sacerdote dentro de la Compañía de Jesús y se desempeñó como superior de los Jesuitas en Argentina desde el año 1973 hasta 1979, convirtiéndose en el primer pontífice jesuita de la historia. La práctica que se adoptará para el Beato Fabro es la canonización “equivalente”, también llamada “extraordinaria”, o “a ciencia cierta”. Se trata de un tipo de canonización que solo puede imponer el Papa al reconocer y ordenar el culto público y universal de un Siervo de Dios sin haber pasado por el procedimiento ordinario de la canonización formal, es decir, sin necesidad de verificarse milagro alguno. Aunque este tipo de concesiones no son muy habituales dentro de la Iglesia, el Papa puede conceder la canonización extraordinaria si la veneración al santo ha sido realizada desde mucho tiempo atrás y de forma continuada por la Iglesia, o de tratarse de figuras eclesiales particularmente importantes que fueron un culto litúrgico antiguo extendido y con ininterrumpida fama de santidad e intercesión ante Dios. El P. Fabro es el modelo de espiritualidad y de vida sacerdotal para el pontificado del Papa Francisco y uno de los referentes clave para entender su modelo de gobierno. Así lo dijo el Pontífice en la entrevista que concedió en agosto pasado al director de la revista jesuita La Civiltà Cattolica, el sacerdote Antonio Spadaro. “El diálogo con todos, incluso los más lejanos y opositores; la piedad sencilla, quizá una cierta ingenuidad, la disponibilidad inmediata, el discernimiento cuidadoso, y el ser hombre grande y fuerte capaz de tomar decisiones al mismo tiempo ser dulce”, explicaba el Pontífice hablando sobre el P. Fabro.La vida de Pedro Fabro Pedro Fabro nació el 13 de abril de 1506 en Saboya, Francia. Fue el hijo mayor de una familia devota y moderadamente próspera, que vivía del campo y del pastoreo. A los 16 años fue enviado a estudiar a La Roche, bajo el cuidado de Pierre Veillard, un santo y erudito sacerdote que ejerció en él una gran influencia. En 1525 ingresó en el Colegio de Montaigu en la Universidad de París, pero pronto se trasladó al de Santa Bárbara, donde compartió alojamiento con San Francisco Javier, con quien conocería a San Ignacio de Loyola. Las dudas y tentaciones sobre su futuro asaltaron a Fabro, pero aconsejado por Ignacio, hizo la primera semana de los “Ejercicios Espirituales”, y superó sus problemas convirtiéndose en su primer discípulo en París. En 1530 recibió el grado de bachiller y de licenciado en Artes, y empezó seis años de estudio intermitente de teología. A inicios 1534 hizo los Ejercicios Espirituales completos, bajo la guía de Ignacio, penetrando en ellos tan profundamente que, más tarde, Ignacio lo consideró el mejor director de Ejercicios, entre todos sus compañeros. Se ordenó en mayo y celebró su primera Misa (15 agosto 1534) en Montmartre, donde San Ignacio y sus otros compañeros hicieron votos de pobreza, castidad y obediencia y de trabajar apostólicamente en Tierra Santa. Fabro jugó un papel muy activo en la consecución de la aprobación de la Compañía de Jesús por parte del Papa Paulo III. Murió el 1 de agosto de 1546 en Roma, como teólogo pontificio. Se sabe que tenía un extraordinario don para la amistad. El primer jesuita alemán, San Pedro Canisio decía de él, que “nunca había encontrado  ‘un teólogo más profundo o un hombre de tan impresionante santidad... todas sus palabras estaban llenas de Dios’”.

Mons. Munilla invita a imitar el ardor misionero de San Ignacio de Loyola

El Obispo de San Sebastián (España), Mons. José Ignacio Munilla, exhortó a los españoles a imitar el ardor evangelizador de San Ignacio de Loyola, venido a menos entre los españoles luego que el materialismo, la frivolidad y las idolatrías políticas ocuparon “el espacio que antes llenaban los grandes ideales del Evangelio”. Desde la Basílica de San Ignacio de Loyola, donde nació el fundador de la Compañía de Jesús, Mons. Munilla abordó la vida de uno de los patronos de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), el Beato José Anchieta, un jesuíta originario de las tierras de Loyola que fue enviado a Brasil para cambiar de aires por su delicada salud junto con otros seis hermanos de la Compañía de Jesús. "Con tan solo veinte años, Anchieta fundó junto al padre provincial, una aldea misional que ha llegado a ser en nuestros días la ciudad más grande de Sudamérica. Estamos hablando nada más y nada menos que de la fundación de la actual ciudad de Sâo Paulo (con más de veinte millones de habitantes en este momento)", explicó Mons. Munilla. Recordó que el Beato José Anchieta enseñó gramática a los hijos de portugueses y a los indios, escribió la primera gramática en lengua tupí y también el primer catecismo en ese idioma, el primer catecismo cristiano escrito en una lengua nativa del continente americano. Fue embajador de paz entre algunas tribus que amenazaban la paz, hasta llegar a estar retenido por esa tribu. Tras ser ordenado sacerdote, acompañó al provincial de la Compañía en la fundación de Río de Janeiro, que según ha explicado el Obispo Munilla, "tomó el nombre de 'San Sebastián de Río de Janeiro'". Además fue rector del Colegio de San Vicente, en Río, fundó el Hospital de la Misericordia, predicó a los portugueses y evangelizó a nuevas tribus indígenas, algunas muy violentas. Fue nombrado Provincial de todos los jesuitas de Brasil en 1577. "Todo este ‘terremoto’ misionero lo puso en marcha el hijo de un azpeitiarra, que por tener una salud delicada, fue enviado a cambiar de aires al Brasil… Vamos, que, ¿¡qué habría pasado si hubiese estado rebosante de salud y fortaleza!?", preguntó el Obispo de San Sebastián. "¿Qué hemos hecho de aquel espíritu que impulsó a tantos vascos a la magnanimidad y al heroísmo, movidos por la fe, la esperanza y la caridad? ¿Qué hemos hecho del legado de San Ignacio de Loyola, nuestro gran Patrono, que ha sido fermento para regenerar la faz del mundo? ¿No tendremos que reconocer tal vez, que nuestra identidad e idiosincrasia han quedado heridas y debilitadas, en la misma medida en que nos hemos secularizado, y precisamente en el momento en que el materialismo, la frivolidad y las idolatrías políticas han pasado a ocupar el espacio que antes llenaban los grandes ideales del Evangelio?", cuestionó. Mons. Munilla señaló que "el progreso sin raíces es ficticio" y por tanto “el auténtico progreso solo puede estar enraizado en la Tradición. Chesterton remata con la siguiente afirmación: ‘Cuanto más crece un árbol, cuantas más ramas le salen, más se aferra a sus raíces’”. ?Según el Obispo de San Sebastián, se trata de "la misma pregunta que Ignacio de Loyola dirigió, cinco siglos atrás, a Francisco Javier: ‘¿De qué te sirve ganar el mundo entero, si pierdes tu vida?’". Y por eso ha terminado respondiendo a ella, "al igual que Ignacio, Francisco Javier y José de Anchieta, también la encontramos en el Evangelio. La respuesta tiene un nombre propio: ¡Jesucristo!".

En fiesta de San Ignacio el Papa recuerda a jesuitas que Cristo debe ser su centro

El Papa Francisco celebró este miércoles la Misa por la fiesta de San Ignacio de Loyola donde recordó a los jesuitas que su lema "Iesus Hominum Salvator" los llama a tener siempre como centro a Cristo y a la Iglesia, a quienes deben servir. La Eucaristía fue celebrada en la iglesia romana del Gesú, donde se conservan las reliquias de San Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús a la que pertenece el Santo Padre. La Eucaristía fue concelebrada por Mons. Luis Ladaria, también jesuita y Secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe; y por el Padre General de la Compañía de Jesús, P. Adolfo Nicolás; miembros del Consejo y más de doscientos jesuitas. Según informó Radio Vaticana, en su homilía el Papa propuso a los jesuitas reflexionar sobre tres conceptos: poner al centro a Cristo y a la Iglesia; dejarse conquistar por Él para servir y sentir la vergüenza de nuestros límites y pecados para ser humildes ante él y ante los hermanos. "El lema de nosotros, los jesuitas, ‘Iesus Hominum Salvator’ nos recuerda constantemente una realidad que nunca debemos olvidar: la centralidad de Cristo para cada uno de nosotros y para toda la Compañía que precisamente San Ignacio quiso que se llamase ‘de Jesús’ para indicar el punto de referencia", recordó Francisco. El Santo Padre indicó que esto lleva a los jesuitas "a ser ‘descentrados’, a tener siempre delante a ‘Cristo siempre mayor’... Cristo es nuestra vida. A la centralidad de Cristo corresponde también la centralidad de la Iglesia: son dos fuegos que no se pueden separar: yo no puedo seguir a Cristo si no en la Iglesia y con la Iglesia. Y también en este caso, nosotros los jesuitas y toda la Compañía, estamos por decirlo así ‘desplazados’, estamos al servicio de Cristo y de la Iglesia". "Ser hombres radicados y fundados en la Iglesia: así nos quiere Jesús. No puede haber caminos paralelos o aislados. Sí, caminos de búsqueda, caminos creativos, sí, es importante; ir hacia las periferias... pero siempre en comunidad con la Iglesia, con esta pertenencia que nos da el valor para ir hacia adelante", señaló. Por ello, los exhortó a "dejarse conquistar por Cristo. Yo busco a Jesús y lo sirvo porque Él me ha buscado en primer lugar... En español hay una palabra que es muy descriptiva: ‘Él nos primerea’. Es siempre el primero... Ser conquistado por Dios para ofrecer a este Rey toda nuestra persona y nuestra fatiga... imitarlo en el soportar incluso injurias, desprecio, pobreza". "Dejarse conquistar por Cristo significa estar siempre tendidos hacia quién tengo enfrente, hacia la meta de Cristo". El Papa recordó que Jesús ha enseñado que "quien quiera salvar la propia vida la perderá, pero quien pierda su vida por mí, la salvará... quién se avergüence de mi..." y las comparó con la vergüenza de los Jesuitas. "La invitación que hace Jesús es la de no avergonzarse nunca de Él, sino de seguirle siempre con total dedicación, fiándose y confiando en Él". "Mirando a Jesús, como San Ignacio nos enseña en la Primera Semana, sobre todo mirando a Cristo crucificado, sentimos esa sensación tan humana y tan noble que es la vergüenza de no estar a la altura... Y esto nos lleva siempre, a cada uno por separado y como compañía, a la humildad, a vivir esta gran virtud. Humildad que nos hace conscientes todos los días de que no somos nosotros los que tenemos que construir el Reino de Dios, sino que es siempre la gracia del Señor la que obra en nosotros; la humildad que nos lleva a ponernos a nosotros mismos no a nuestro servicio personal o al servicio de nuestras ideas, sino al servicio de Cristo y de la Iglesia, como vasijas de barro, frágiles, inadecuadas, insuficientes, pero con un inmenso tesoro que llevamos y comunicamos", afirmó. El Santo Padre invitó a los jesuitas a pedir la gracia de ser al final de sus días como San Francisco Javier -mirando a China- y el P. Arrupe -en su última conversación en el campo de refugiados-. "Dos imágenes que a todos nos hará bien observar y recordar. Pedir la gracia que nuestro ocaso sea como el de ellos", afirmó. Finalmente, los animó a pedir a la Virgen María que "nos haga sentir vergüenza por ser inadecuados para el tesoro que nos ha sido confiado, para vivir la humildad ante Dios. Que acompañe nuestro camino la intercesión paternal de San Ignacio y de todos los santos jesuitas, que siguen enseñándonos cómo hacer todo, con humildad, ad maiorem Dei gloriam".

Obispo pide compartir sueldo con Cáritas para ayudar a golpeados por crisis

El Obispo de San Sebastián (España), Mons. José Ignacio Munilla, invitó a sacerdotes y laicos a donar parte de su sueldo a Cáritas para seguir ayudando a las familias afectadas por la crisis económica, originada por la pérdida de las raíces cristianas y el consumo excesivo.