19 de mayo de 2018 - 7:01 PM | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 4 de octubre de 2018 10:56 am

Estos son los “cuatro santos de la caridad” en el consistorio del Papa Francisco

Redacción ACI Prensa

Consitorio, 19 de mayo 2018 / Crédito: Vatican Media
Consitorio, 19 de mayo 2018 / Crédito: Vatican Media

Esta mañana en el consistorio público para la canonización de los beatos Pablo VI y Mons. Óscar Romero, se confirmó también la santidad de otros cuatro beatos cuya vida estuvo marcada por la caridad con los más necesitados.

Se trata del P. Francesco Spinelli, sacerdote fundador del Instituto de las Hermanas Adoratrices del Santísimo Sacramento; el P. Vincenzo Romano; María Catalina Kasper, fundadora del Instituto de las Esclavas Pobres de Jesucristo; y Nazaria Ignacia de Santa Teresa de Jesús, fundadora de la congregación de las Hermanas Misioneras Cruzadas de la Iglesia.

Francesco Spinelli

Nació en Milán a mediados del 1800, fue ordenado sacerdote en 1875, comenzó su apostolado entre los pobres en la parroquia de su tío Don Pietro. En 1882 conoció a Caterina Comensoli, que deseaba convertirse en religiosa de una congregación cuyo propósito sea la Adoración Eucarística. 

Entre miles de vicisitudes se llega a la fundación de un instituto que debía dividirse. La Madre Comensoli estableció la Congregación de las Hermanas Sacramentinas, y Francesco la de las Hermanas Adoratrices de las Santísimo Sacramento. 

Después de haber obtenido la aprobación, las Adoratrices cobran vida con la tarea de adorar a Jesús en la Eucaristía día y noche, y de servir a los hermanos pobres y sufrientes en los que se “revela el rostro de Cristo”. 

En el municipio de Rivolta d'Adda se inclinarse para buscar a Cristo entre los infelices, marginados, rechazados, y donde había necesidad de algún tipo: escuelas, oratorios, asistencia a los enfermos o ancianos solitarios. 

Rodeado de una gran reputación de santidad, murió el 6 de febrero de 1913. Fue declarado beato por San Juan Pablo II el 21 de junio de 1992, en el Santuario Mariano de Caravaggio. 

Vincenzo Romano

El Beato Vincenzo Romano fue sacerdote diocesano natural de Torre del Greco, Italia. Nació el 3 de junio de 1751 y fue ordenado en 1775.

En 1794, cuando una terrible erupción del Vesubio destruyó casi por completo la ciudad, fue a trabajar para la reconstrucción e inventó la llamada “rastreadora”, una estrategia misionera destinada a reunir con el crucifijo en la mano a grupos de personas o transeúntes, improvisar una predicación, y luego acompañarlos, si lo consentían, a la iglesia u oratorio más cercano para orar juntos.

A menudo se convirtió en un mediador entre los dueños de los corales y los marineros que enfrentaban los riesgos y la fatiga de la pesca. Murió el 20 de diciembre de 1831 y fue beatificado el 17 de noviembre de 1963.

Sus restos mortales son venerados en la Basílica de la Santa Cruz de Torre del Greco. Incluso su lugar de nacimiento, en via Piscopia, es un destino de peregrinación.

María Catalina Kasper

La alemana nació en 1820. Para ayudar a su gran familia trabajó como campesina y tejedora, y en 1845 comenzó su vida junto con algunos compañeros. Tres años después, el día de la Asunción, abrió su hogar a los pobres del país. 

A la nueva asociación dio el nombre de Esclavas Pobres de Jesucristo. La madre María Caterina siguió la formación de novicias y la apertura de nuevas casas, incluso en el extranjero, para ayudar a los inmigrantes alemanes. 

Un ataque al corazón la alcanzó el 27 de enero de 1898. Murió el 2 de febrero, al amanecer. Fue beatificada por Pablo VI el 16 de abril de 1978.

Nazaria Ignacia de Santa Teresa de Jesús

Nació en España, pero luego se trasladó con su familia a México por razones económicas. En el mismo barco viajaban algunas Hermanitas de Los Ancianos Desamparados. Ella se hizo religiosa en esa Congregación.

Su misión se desarrolló en América. En 1920, después de un curso de ejercicios espirituales centrado en el Reino de Dios, concibió una nueva Congregación, entendida como una “cruzada de amor que abraza a toda la Iglesia”.

La fundó el 16 de junio de 1925 con el nombre de Hermanas Misioneras de la Cruzada Pontificia, luego Hermanas Misioneras Cruzadas de la Iglesia. La nueva familia religiosa estuvo a la vanguardia de la situación en Bolivia en ese momento y apoyó la promoción social y laboral de las mujeres. 

Desde 1938 llegó a Argentina donde dio vida a muchas instituciones a favor de los jóvenes y los pobres. Murió en Buenos Aires en 1943 y fue beatificada por San Juan Pablo II el 27 de septiembre de 1992.

Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente en ACI Stampa.

Etiquetas: Vaticano, caridad, Caridad Católica, Canonización, Papa Francisco, canonizaciones, Consistorio

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios