8 de enero de 2022 - 4:39 PM

Esta cruz nos enseña a amar más a Cristo y adorarlo en su pasión

POR DAVID RAMOS | ACI Prensa

Lejos de ser un objeto folclórico o de sincretismo pagano, como algunos creen y difunden, la “Cruz de los Improperios” o “Cruz de los Dolores”, es un objeto de catequesis que nos enseña a amar más a Cristo y adorarlo en su pasión.

El director de la Enciclopedia Católica de ACI Prensa, José Galvez Krüger, señaló que esta cruz es conocida en Perú como “Cruz del Caminante”, aunque también tiene otros nombres como “Cruz del Catequista”.


Ejemplar de Cruz de la Pasión. Crédito: Daniel Giannoni / PUCP (CC BY-NC-ND 2.5 PE).

“No es producto folclórico o sincretismo pagano. Es una expresión del amor, devoción y piedad del pueblo fiel frente a la traición, insultos, burlas, dolores, agravios, negaciones, crueldades, tormentos, martirios, expolio (despojo de la túnica), clavos, corona, miles de dolores,y finalmente  la muerte y la lanzada”.

“Dolores, tormentos que padeció Cristo por toda la humanidad”, señaló.

Entre los objetos que comúnmente se incluyen en esta cruz se encuentran: La mano, el gallo, la columna, el azote, la corona de espinas, la esponja, hiel y sangre, el título de la cruz (INRI), los tres clavos y la lanza.

El origen de esta cruz “es de venerable antigüedad”, dijo, y señaló que su uso es común a católicos latinos y ortodoxos orientales.

“Permite recordar toda la Dolorosa Pasión de Cristo, sin olvidar ni uno solo de sus tormentos”, precisó.

“Esto es muy importante, porque cada instrumento de la Pasión es ‘adorable’, digno de ser adorado: toda traición, toda angustia, todo desamparo. Y cada espina, cada herida, cada salivazo, cada golpe, cada gota de sangre vertida, es un triunfo y un trofeo obtenido por Nuestro Señor. Y cada uno de ellos avergüenza y humilla al demonio”.

Gálvez Krüger indicó que la poesía cristiana elogia estos agravios “como flores, porque según una antiquísima tradición cristiana, las gotas de sangre que Cristo derramó camino al Calvario se convirtieron en flores perfumadas”.

“De ahí nace la costumbre de adornar (las cruces) con guirnaldas en el mes de mayo”.

“La Santa Cruz también ha merecido poemas. Y cada uno de esos poemas, está referido a cada uno de estos tormentos, como puede leerse en la Enciclopedia Católica”, señaló.

Para conocer más sobre los detalles de esta cruz y poder llevarlos a la oración, puede ingresar a este recurso en la Enciclopedia Católica: https://ec.aciprensa.com/wiki/Emblem%C3%A1tica_Barroca:_La_Cruz

Etiquetas: Cruz, Crucifijo, Cristo, Jesucristo, Jesús, adoración

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios