20 de noviembre de 2016 - 6:19 PM

Es policía, católico, provida, empresario y quiere llevar a su familia al cielo

POR MARÍA XIMENA RONDÓN | ACI Prensa

James Sinohui y su esposa / Foto: Facebook James Sinohui
James Sinohui y su esposa / Foto: Facebook James Sinohui

James Sinohui trabaja como policía en Arizona, Estados Unidos, y cada vez que sale a patrullar no solo se esfuerza por cumplir con su deber, sino que también ve la oportunidad de ser “luz de Cristo” para los demás. Además es empresario y dona parte de sus ganancias a organizaciones provida.

Sinohui es policía desde hace 19 años, está casado y tiene tres hijas. Administra con su esposa Milinda un negocio de café llamado Universal Cup Coffee del que, según comentó a al periódico The Catholic Sun, dona el 10 % de las ganancias para organizaciones provida.

El policía vive su fe bajo el principio de que todo hombre católico debe “llevar a su familia y a los demás al cielo”; y suele portar consigo una botella de agua bendita para usarla donde haga falta.

En los últimos años, comentó Sinohui, ha desarrollado más la compasión por el prójimo. En una ocasión se encontró con indigentes homosexuales, uno de los cuales acababa de enterarse que tenía VIH.

“Lo miré, a este pobre hombre,  que estaba sufriendo”, contó Sinohui. Le preguntó si creía en Dios y cuando le dijo que sí, Sinohui le dio una medalla milagrosa y ofreció un rosario por él esa noche porque más que la enfermedad “estaba más preocupado por su alma”, indicó.

Otro día le enseñó a un grupo de niños desfavorecidos a jugar basket. Por otro lado, junto con su esposa, Milinda, Sinohui ha recibido un certificado para ser padres sustitutos y adoptivos a través de la organización Catholic Charities.

James Sinohui no siempre fue católico practicante. Aunque fue bautizado en la Iglesia Católica, cuando tenía 10 años sus padres se convirtieron al protestantismo y luego de un tiempo se divorciaron.

Se interesó en volver a la Iglesia Católica luego de seguir un curso de preparación matrimonial y se convirtió definitivamente hace ocho años cuando asistió a una Misa donde un sacerdote habló en la homilía sobre las cuestiones básicas del catolicismo.

Sinohui quedó impactado y comenzó a asistir a Misa con su esposa en sus días libres. También comenzó  a participar activamente en la vida la parroquia y a rezar ante el Santísimo Sacramento en su hora de almuerzo.

A raíz de su experiencia de vida cristiana, el policía sabe que la oración y la acción dan fruto. Tras su regreso a la Iglesia Católica, comenzó a rezar el rosario por el matrimonio y la conversión sus padres. Con el tiempo, ellos volvieron a estar juntos y su madre se confesó luego de casi tres décadas.

El negocio de café de este oficial de policía funciona desde octubre de este año y los esposos han querido darle una connotación católica.

La idea surgió luego de una peregrinación al Santuario Nacional de Nuestra Señora del Buen Auxilio, la única aparición mariana aprobada por la Iglesia Católica en Estados Unidos.

El logo de la empresa es rojo, a semejanza del sello de cera que el Vaticano coloca en los documentos impresos, y en el centro tienen una taza y las letras X y P que son las primeras dos letras en griego de la palabra “Cristo”.

También te puede interesar:

Etiquetas: Estados Unidos, Rosario, Historia de conversión, Pro-vida, Evangelización, Policía

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios