Era protestante, se convirtió por San Juan Pablo II y ahora es obispo católico

Por María Ximena Rondón

PARÍS, 10 Nov. 16 / 06:40 pm (ACI).- Uno de los obispos de Francia que más recientemente han sido ordenados es Mons. Didier Berthet, quien contó su historia sobre cómo se convirtió del calvinismo a la Iglesia Católica gracias a San Juan Pablo II, tras su visita apostólica al país europeo en 1980. Esta es su historia.

En una entrevista concedida a la Conferencia Episcopal de Francia durante la asamblea plenaria de los obispos de ese país en Lourdes, Mons. Berthet indicó que si bien fue bautizado y formado en la Iglesia calvinista, en su adolescencia asistió a un colegio católico.

Cuando llegó a la juventud, los pastores calvinistas querían que se convirtiera en uno de ellos, pero él estaba en medio de un cuestionamiento sobre qué era exactamente la Iglesia.

“Yo era de la Iglesia francesa de tradición calvinista, pero había entrado poco a poco en contacto con la Iglesia Católica. Así que intentaba comprenderla”, comentó.

En la visita apostólica del Papa Juan Pablo II a Francia en 1980, participó en el encuentro con los jóvenes.“ Fue la ocasión de un doble impacto. Vi verdaderamente el misterio de la Iglesia, y al Papa como sucesor de Pedro. Su persona fue la garantía de una Iglesia que tiene orígenes y de una Iglesia universal”.

La segunda cosa que lo impactó “fue la personalidad radiante de Juan Pablo II, sacerdote, obispo. Él me hizo entrar en la Iglesia Católica y hacerme sacerdote”.

A inicios de la década de los 80's se convirtió al catolicismo cuando tenía 20 años, mientras estudiaba en el Instituto de Estudios Políticos de París: “en una celebración hice mi profesión de fe, mi confirmación y fui admitido oficialmente a la Eucaristía”.

El 27 de junio de 1992 fue ordenado sacerdote cuando tenía 30 años. El Prelado indicó que ser sacerdote no es lo mismo que ser un pastor.“El sacerdote está llamado a dar toda su vida, a través del celibato para consagrarse plenamente a su misión sacerdotal y apostólica”.

Después de casi 24 años de servicio sacerdotal, el Papa Francisco lo nombró Obispo de Saint-Dié el pasado 15 de junio y recibió la ordenación episcopal el 4 de septiembre de 2016.

El desafío por las vocaciones sacerdotales

El Prelado dijo que en su diócesis hay “una pobreza radical de vocaciones sacerdotales y religiosas” ya que la última ordenación fue hace 13 años. Sin embargo, esta realidad no lo desanima sino que es un motivo para “suscitar el llamado, retransmitirlo y comunicarlo a los jóvenes. Nadie sabe cuántos sacerdotes necesitamos”.

“Mi propia experiencia -y la de los otros- es que la vida del sacerdote es apasionante y está llena de sentido. Es un privilegio, si se ve desde la fe: ser llamado por Jesús y la Iglesia a ser sacerdote, a representar -a hacerlo presente- al que conduce la Iglesia, que la santifica por los sacramentos”, expresó el Obispo.

Mons. Berther manifestó que su deseo es que “un cierto número de jóvenes puedan responder a este llamado con confianza”.

El Obispo de Saint-Dié comentó que en los últimos años ha hecho seguimiento a varios grupos de jóvenes sacerdotes y que vio en ellos a “hombres contentos que no sin dificultades cargan la Cruz que está plantada en la vida de cada cristiano. Esta es su vocación”.

También te puede interesar:

Etiquetas: San Juan Pablo II, Francia, Protestantes, Obispos de Francia, Iglesia en Francia, Conversiones

Comentarios