25 de diciembre de 2016 6:23 pm

El rol primordial de los cristianos sirios en Alepo tras su liberación

POR MARÍA XIMENA RONDÓN | ACI Prensa

Personas caminando por escombros en el sector este de Alepo / Foto: Alexandre Goodarzy (SOS Chrétiens D´Orient)
Personas caminando por escombros en el sector este de Alepo / Foto: Alexandre Goodarzy (SOS Chrétiens D´Orient)

La ciudad de Alepo, en el norte de Siria, fue liberada hace unos días por el ejército sirio de los grupos rebeldes musulmanes y yihadistas que causaban estragos entre la población.

Ahora comienza la dura etapa de la reconstrucción y de la evaluación de los daños que causó esta batalla que duró casi cinco años. En todo ese proceso, los cristianos tendrán un papel fundamental ya que son importantes para “el bien común de Siria”.

En diálogo con ACI Prensa, Alexandre Goodarzy, el jefe de la misión de SOS Chrétiens d'Orient en Siria –una organización solidaria francesa que atiende a los cristianos en países donde son perseguidos– dijo que los cristianos representan para el país, especialmente para Alepo, “el bien común” y “son gente increíble”.

“Los cristianos han estado aquí por siglos. Están más abiertos en la educación, en el aspecto médico, en el medio artístico, en los hospitales, son buenos jefes. En todos los lugares cristianos encuentras un buen nivel de espiritualidad. Si tienes a los cristianos, tienes a todos los sirios. Cuando los tienes la gente se beneficia”, expresó Goodarzy.

El jefe de la misión de SOS Chrétiens d'Orient en Siria indicó que aunque su organización brinda ayuda a las iglesias, estas ponen a disposición de todos los recursos que tienen.

“Cuando nosotros les damos agua limpia, todos pueden usarla. Es agua para la iglesia pero todos pueden beber de ella. Cuando reconstruimos un hospital, no pedimos un certificado de bautismo sino que todos pueden ir allí. Así que mientras más tengas a los cristianos, más los tendrás a todos”, manifestó.

Respecto a la situación de los cristianos, Goodarzy comentó que de los cerca de 300 mil que habían, solo quedan 14 mil que decidieron quedarse. Todos son parroquianos muy activos y suelen organizar actividades artísticas para expresarse.

Cuando se enteraron de la derrota de los rebeldes y extremistas, “recibimos noticias de la gente de la otras regiones que decía si estamos libres vamos a volver, queremos”.

También dijo que “la situación de los cristianos en Alepo es la misma que la del pueblo sirio. Todos están felices porque ahora la situación está terminando”.

Actualmente SOS Chrétiens d'Orient están ayudando a los cristianos de Alepo a reconstruir sus casas, a llevarles alimentos, ropa de abrigo para el frío invierno, medicinas y electricidad.

Goodarzy indicó que una muy pequeña parte de la zona este de Alepo ha quedado en manos de los rebeldes y terroristas y que tras la conquista del ejército sirio de ese sector, todavía estallaban las bombas y habían disparos.  

“Yo fui al hospital a trabajar y vi que estaban trayendo gente de emergencia de la parte este de Alepo porque estaban heridos por los morteros”, expresó.

El jefe de la misión de SOS Chrétiens d'Orient contó que un niño y sus padres estaban saliendo de la zona este de Alepo cuando fueron atacados por un grupo de yihadistas que les dispararon con metralletas. Los tres sobrevivieron y están recuperándose en un hospital.

Por otro lado, Goodarzy denunció que “la televisión en Europa dice que el ejército sirio es el responsable de los ataques contra los civiles, pero la gente de aquí dice que el ejército los protege y que son los yihadistas quienes los matan y no los dejan salir para las evacuaciones”.

También narró que los grupos de rebeldes y yihadistas –como el Frente Islámico, el Frente Al Nusra y el Ejército Libre Sirio– que comenzaron a enfrentarse al gobierno sirio desde el año 2012, están “conformados en su mayoría por extranjeros” o por personas que provenían de las zonas extremistas de Siria como las ciudades de Idlib y Hama, “que se niegan a detener la guerra porque no tienen nada que perder. Ellos quieren luchar hasta la muerte”.

La liberación de Alepo es considerada por el gobierno sirio como una “victoria estratégica” en estos cinco años de guerra civil porque así tendrá bajo su control las cinco ciudades más grandes de Siria: Damasco, Homs, Hama, Latakia y ahora Alepo.

Antes de la guerra esta última era la segunda ciudad más importante porque allí estaba el poder económico e industrial de Siria y es la que ha sufrido más los estragos por los bombardeos entre los grupos rebeldes y terroristas; el ejército del presidente Bashar Al Asad y los ejércitos ruso, estadounidense y turco. En el último mes han muerto más de 800 personas.

Según informó la BBC, el 28 de noviembre el ejército sirio recuperó más de un tercio del territorio que tenían los rebeldes en el este de Alepo desde el año 2012 e hizo que perdieran todos los barrios que tenían bajo su control en el norte de la ciudad.

Para el 6 de diciembre el gobierno había reconquistado más del 70% del área dominada de los rebeldes y el 13 de diciembre controlaba el 90% de la ciudad y los rebeldes se han replegaron a los pocos barrios que le quedaban en el este de Alepo.

Actualmente está terminando la evacuación de las cerca de 50 mil personas atrapadas en la zona este que estaba ocupada por los rebeldes musulmanes y yihadistas. Según aseguró la Cruz Roja, todavía quedarían miles por rescatar.

Sin embargo, la guerra todavía no ha terminado porque varias zonas del país aún están ocupadas por el Estado Islámico, como la ciudad de Palmira que ha sido recapturada este el 11 de diciembre por los yihadistas.

La reconstrucción de una ciudad no sólo se realiza en el plano físico sino también en el psicológico. Por ello Goodarzy comentó que ahora los ciudadanos buscan ya no hacer distinciones entre este y oeste sino que ahora todos quieren ser reconocidos como una sola Alepo.

También te puede interesar:

Etiquetas: Siria, cristianos perseguidos, cristianos, conflicto en Siria, terroristas musulmanes, guerra civil, Alepo

Comentarios