El Papa Francisco mostró este miércoles 21 de septiembre su cercanía a los afectados por el huracán Fiona en República Dominicana y Puerto Rico. 

El Santo Padre envió un telegrama -firmado por el Cardenal Pietro Parolin-, al presidente de la Conferencia Episcopal de República Dominicana, Mons. Freddy Antonio de Jesús Bretón; y otro a Mons. Rubén Antonio González Medina, presidente de la Conferencia Episcopal Puertorriqueña San Juan.

“El Santo Padre, profundamente afligido al conocer las  inclemencias naturales que han azotado el país en las última horas  por el huracán Fiona, provocando numerosos damnificados y daños materiales, eleva su ferviente oración al Padre Clementísimo,  suplicándole que conceda su consuelo al amado pueblo, que sufre estas adversidades”, se puede leer en el telegrama. 

Asimismo, el Papa Francisco pidió “a toda la comunidad cristiana y personas de buena voluntad, que se incremente la  solidaridad para ayudar a los afectados por esta calamidad, y manifestar así la cercanía fraterna a la cual estamos todos  llamados”. 

El Papa Francisco, confió por último a los afectados “a las manos amorosas y  maternas de Nuestra Señora de la Altagracia”, y les impartió “la  confortadora bendición apostólica, como signo de afecto a los hijos e hijas" de República Dominicana y Puerto Rico.