El Papa Francisco promulgó una carta apostólica en forma de “Motu Proprio” sobre las “personas jurídicas instrumentales de la Curia Romana” en el que reafirma la importancia del control y la vigilancia de las transacciones financieras.

La Oficina de Prensa de la Santa Sede difundió el 6 de diciembre este nuevo “Motu Proprio” firmado por el Papa Francisco junto a la ley “sobre las personas jurídicas en el Estado de la Ciudad del Vaticano” que entrará en vigor el 8 de diciembre.

La nueva ley está compuesta por 22 artículos y está firmada por el presidente de la Gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano, el Cardenal Fernando Vérgez Alzaga, y por la secretaria general del mismo Dicasterio, Sor Raffaella Petrini.

La carta apostólica en forma de “Motu Proprio” del Papa comienza con la cita del Evangelio de San Lucas (16, 10a) “quien es fiel en lo poco, también es fiel en lo mucho”.

El texto del Motu Proprio está compuesto por 8 artículos. En la introducción, el Papa señala que después de la promulgación de la Constitución Apostólica “Praedicate Evangelium” es también “necesario regular los diversos fondos, fundaciones y entidades que, a lo largo de los años, han surgido en el seno de las instituciones curiales y dependen directamente de ellas”.

En esta línea, “dado que sus bienes temporales forman parte del patrimonio de la Sede Apostólica, es necesario que estén sujetos no solo a la supervisión de las instituciones curiales de las que dependen, sino también al control y supervisión de los órganos económicos de la Curia Romana”.

Más en Vaticano

Por ello, el Papa estableció que este “reglamento se aplica a las personas jurídicas instrumentales” que se refieren a la Santa Sede, inscritas en el artículo 1 del Estatuto del Consejo de Economía y situadas en el Estado de la Ciudad del Vaticano, “con exclusión de las Instituciones curiales y las oficinas de la Curia Romana, de las Instituciones vinculadas a la Santa Sede y de la Gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano”.

Entre los aspectos técnicos que aborda el documento, destaca la importancia de la supervisión y de la “vigilancia y control en materia económico-financiera” que realiza la Secretaría para la Economía.

De este modo, el “Motu Proprio” subraya que cada persona jurídica debe presentar a la Secretaría para la Economía “el presupuesto y el balance en los plazos fijados por la misma Secretaría”.

Además, el Papa recuerda en la carta apostólica que la Secretaría para la Economía y la oficina del Revisor General tienen la potestad para solicitar los “documentos justificativos e información sobre las transacciones financieras, así como los nombres de los asociados, miembros, voluntarios, donadores y eventualmente de los beneficiarios de las actividades que realizan.

Por último, el Santo Padre solicita que todas las personas jurídicas instrumentales existentes “deben cumplir las disposiciones del presente 'Motu Proprio' en un plazo de tres meses a partir de su entrada en vigor”, es decir, tres meses a partir del 8 de diciembre de 2022.