El Papa Francisco dirigió el rezo del Ángelus este domingo 28 de agosto desde L'Aquila, la ciudad italiana que en 2009 sufrió un terremoto donde 300 personas perdieron la vida. 

Durante el rezo del Ángelus, el Papa agradeció a todos los que han participado en esta visita “incluso a los que han tenido que hacerlo a distancia, en casa o en el hospital o en la cárcel”.

“Agradezco a las autoridades civiles su presencia y el  esfuerzo organizativo. Agradezco de corazón al Arzobispo y a los demás Obispos, a los sacerdotes, a los  consagrados y consagradas, al coro y a todos los voluntarios, así como a la policía y a la Protección Civil”, dijo a continuación. 

A continuación, el Papa Francisco mostró su cercanía “al pueblo de Pakistán, afectado por las inundaciones de proporciones desastrosas”. 

“Rezo por las numerosas víctimas, los heridos  y los desplazados, y por la pronta y generosa solidaridad internacional”, dijo el Santo Padre. 

También recordó al pueblo ucaniano y pidió rezar por él  “y por todos los pueblos que sufren a causa de  las guerras”. 

Más en Vaticano

“Que el Dios de la paz reavive en los corazones de los dirigentes de las naciones el sentido  humano y cristiano de la misericordia. María, Madre de la Misericordia y Reina de la Paz, ruega por  nosotros”, concluyó.