La mañana de este jueves 27 de octubre, el Papa Francisco recibió en audiencia en el Vaticano a sacerdotes y religiosos de Madagascar, a quienes invitó a permanecer unidos y evitar hablar mal de los demás.

El Santo Padre habló ante los presentes de la importancia de la unidad y lamentó que hoy, en nuestras sociedades, y por desgracia a veces también en la Iglesia, asistimos a la búsqueda del interés propio”. 

En este sentido, dijo que esta búsqueda es el “virus del egoísmo” que amenaza la convivencia entre los pueblos y entre los hijos de un mismo país. 

Además, aseguró que “la fecundidad de vuestra misión depende también de la unidad que cultivéis” e invitó a los presentes a huir de “la cháchara y los chismes” y a hablar bien de los demás.

“Ante esta situación, vuestra experiencia personal y comunitaria de consagración a Cristo es la prueba de que la vida puede vivirse de otra manera a la luz del Evangelio, que da la verdadera alegría”, aseguró a continuación.

Más tarde, el Papa Francisco animó a los presentes “a caminar siempre juntos y a hacer de vuestra presencia aquí en Roma una preciosa ocasión para enriquecer y renovar vuestra fe, siguiendo las huellas de las grandes figuras de santos y de hombres y mujeres santos que os han precedido hasta aquí”. 

Más en Vaticano

“Os animo a formar una gran familia espiritual, en la que nos respetemos, amemos y apoyemos unos a otros. De este modo, podéis convertiros en signos de esperanza para vuestras Iglesias particulares y para Madagascar, que espera mucho de vosotros”, concluyó.