El Papa Francisco ha nombrado nuevo secretario del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida del Vaticano a Gleison de Paula Souza, padre de familia que fue seminarista y miembro de la Congregación de la Pequeña Obra de la Divina Providencia (Orionistas), que llegó a confesarse con el Santo Padre.

De esta manera, Gleison de Paula Souza, que no llegó a recibir la ordenación sacerdotal, se convierte a sus 38 años en el secretario más joven de un Dicasterio de la Curia. 

Gleison de Paula Souza es un profesor de religión católica del Liceo Científico y Lingüístico Estatal A Vallone de Galatina (Italia), a quien el Papa Francisco confesó tras recibir una carta suya en 2014.

Por aquel entonces, Gleison de Paula era miembro de la Congregación de la Pequeña Obra de la Divina Providencia y ahora, según indicó la Oficina de Prensa de la Santa Sede, está casado y es padre de dos hijas.

Nació el 14 de mayo de 1984 en el Estado de Minas Geiras (Brasil) y obtuvo en 2015 el Bachillerato en Teología en la Universidad Pontificia Salesiana de Roma.

Tiene un Máster en Ciencias Filosóficas por la Universidad de Salento en Lecce (Italia) y de 2005 a 2016 fue miembro de la congregación fundada por Don Orione.

Más en Vaticano

El efecto de Praedicate Evangelium

Gleison de Paula Souza ocupa el lugar de otro brasileño, el P. Alexandre Awi Mello, un sacerdote de Schoenstatt que ha completado su mandato de cinco años y que desde agosto es el superior de su congregación.

Con el nombramiento del nuevo secretario, el Papa Francisco pone en práctica dos aspectos de la nueva Constitución Apostólica Praedicate Evangelium.

Por un lado, el mantenimiento de los sacerdotes en los puestos de la Curia por un periodo de cinco años, posiblemente renovable una vez, y la inclusión de los laicos en los altos cargos. 

La llamada del Papa Francisco

Cuando Gleison estudiaba su segundo curso de Teología en Roma en 2014, escribió una carta al Papa Francisco.

(El artículo continúa después)

Tras leerla, el Santo Padre le llamó por teléfono y le invitó a participar en una Misa en la Casa de Santa Marta.

Según contó Gleison, en la carta le abrió su corazón y le expuso su situación actual.

“Su palabra era una continua invitación a la misericordia del Señor. Le pregunté si podía confesarme. Aceptó y le abrí mi corazón. Se quedó en silencio, me dio la libertad de reflexionar y me dijo que estaba conmigo”, explicó Gleison en 2014.

Durante la conversación, el Papa Francisco le habló acerca de su carta y comentó algunos puntos donde el nuevo secretario le hablaba de sus sentimientos y situaciones personales en referencia a su camino vocacional.