En el marco del V centenario de la conversión de San Ignacio de Loyola en España, el Papa Francisco escribió una carta en la que destacó la integridad y coherencia del santo fundador de la Compañía de Jesús. 

La misiva fue enviada al Cardenal Juan José Omella, Arzobispo de Barcelona (España) y  Presidente de la Conferencia Episcopal Española, quien participó junto a otras autoridades en esta celebración que tuvo lugar el 14 de noviembre. 

A continuación, la carta íntegra del Papa Francisco:

Querido hermano: 

El próximo 14 de noviembre se celebrará en Barcelona un evento singular, los 500 años de  la llegada de un pobre soldado a un lugar recóndito de la geografía de España, cuando iba de camino a Tierra Santa. 

Nuestro protagonista, después de haber servido al rey y a sus convicciones  hasta derramar su sangre, iba herido en el cuerpo y en el espíritu, se había despojado de todo y tenía  el propósito de seguir a Cristo en pobreza y humildad. 

Más en Vaticano

A él en ese momento poco le importaba  hospedarse en albergues para pobres o tener que retirarse en una cueva para orar, menos aún que  esto supusiera ser «estimado por vano y loco» (E.E. 167).  Y, sin embargo -paradojas del destino-, cinco siglos después las autoridades civiles y religiosas de esa región, junto al Prepósito general del  instituto religioso que él fundó, la Compañía de Jesús, se reúnen de forma institucional para  celebrar este acontecimiento.  

También yo deseo unirme a este acto, para lo cual he querido que me representes, rogándote  que hagas llegar mi saludo a todas las autoridades presentes, tanto civiles como eclesiásticas, y en  ellas al Pueblo fiel de Dios, que recuerda a san Ignacio de Loyola con devoción y cariño, y a los  hombres de buena voluntad que lo respetan por ser un hombre íntegro y coherente en sus convicciones. Del mismo modo, a los miembros de la Compañía de Jesús, que como yo lo veneran  como fundador. 

Es significativo en estos momentos pensar que, para llevarlo hasta allí, Dios se sirviese de  una guerra y de una peste. La guerra que lo sacó del sitio de Pamplona y fue el detonante de su  conversión, y la peste que le impidió llegar a Barcelona y lo retuvo en la cueva de Manresa. 

Es una  gran lección para nosotros, pues guerras y pestes no nos faltan para que lleguemos a convertirnos. Podemos, por tanto, asumirlas como una oportunidad para revertir el rumbo seguido hasta ahora e  invertir en lo que verdaderamente importa, sea cual sea el ámbito en que nos movamos. 

Y es que,  por medio de las crisis, Dios nos dice que no somos nosotros los señores de la Historia, con  mayúsculas, ni siquiera de nuestras propias historias, y por más que somos libres de corresponder o  no a las llamadas de su gracia, es siempre su diseño de amor el que dirige el mundo.  

En aquella circunstancia, Ignacio se mostró dócil a esa llamada, pero lo más importante es  que no retuvo esta gracia para sí, sino que la consideró desde el principio como un don para los  demás, como un camino, un método que podía ayudar a otras personas a encontrarse con Dios, a  abrir su corazón y dejarse interpelar por Él.

(El artículo continúa después)

Desde entonces sus ejercicios espirituales, como otros  itinerarios de perfección, tales como los doce grados de humildad de san Benito, las moradas de  santa Teresa, o más sencillamente los que nos proponen las bienaventuranzas o los dones del  Espíritu Santo, se nos presentan como esa escala de Jacob que desde la tierra nos lleva al cielo, y  que Jesús promete a quienes lo buscan sinceramente. 

Que el Señor te bendiga a ti, querido hermano, que bendiga al Pueblo que peregrina en  aquellas tierras, y que la Virgen Santa los cuide. Y, por favor, no se olviden de rezar por mí.