El Papa Francisco envió al prefecto del Dicasterio para la Caridad, el Cardenal Konrad Krajewski, a la isla italiana de Ischia, lugar afectado por fuertes inundaciones.

El Purpurado se reunirá con víctimas del grave desastre natural que provocó muertes de personas y graves daños materiales.

Las inundaciones ocurrieron en la madrugada del sábado 26 de noviembre y causaron, hasta el momento, la muerte de 12 personas, varios heridos graves y la evacuación de al menos 200 personas.

Por ello, el Santo Padre expresó su cercanía al concluir el rezo del Ángelus el 27 de noviembre, primer Domingo de Adviento, y escribió también un mensaje en su cuenta oficial de Twitter en italiano @Pontifex_it.

“Estoy cerca de la población de la isla de Ischia, afectada por las inundaciones. Rezo por las víctimas, por los que sufren y por todos los que han acudido al rescate”, dijo el Papa.

 

Más en Vaticano

 

Además, en un comunicado vaticano difundido este 7 de diciembre, la Limosnería Pontificia informó que el Papa decidió enviar al Cardenal en la Solemnidad de la Inmaculada Concepción.

De este modo, el enviado papal visitará el municipio de Casamicciola Terme, lugar “grave y dramáticamente afectado por las inundaciones del pasado 26 de noviembre”.

Luego, la nota del Dicasterio para la Caridad precisó que en estos días se están celebrando “los funerales de las doce víctimas” por lo que “el Papa Francisco desea que todos los afectados por este duelo sientan su cercanía, también a través de su enviado”.

(El artículo continúa después)

“A cada uno de los miembros de la familia ha destinado también un Rosario bendecido por Él, para que sientan el consuelo de su oración y se encomienden con esperanza a la Virgen Madre”, indicó el Vaticano.

Por su parte, la Conferencia Episcopal Italiana (CEI) manifestó también su cercanía “en la oración y en la solidaridad” a la comunidad de Ischia golpeada “por un deslizamiento de tierra que ha causado muerte y dolor”.

En el mismo día que ocurrió el desastre natural, el presidente de la CEI, el Cardenal Matteo Zuppi y el secretario de los obispos italianos, Mons Giuseppe Andrea Salvatore Baturi, llamaron por teléfono al obispo de Ischia, Mons. Gennaro Pascarella.

 

 

Asimismo, el presidente de la República Italiana, Sergio Mattarella, llamó por teléfono al alcalde de la población para expresar su cercanía a la población afectada.

En 2017, el Papa expresó su solidaridad a las víctimas de un terremoto, de 3.6 grados de magnitud en la escala de Richter, que golpeó con fuerza a la isla, cuyas construcciones no estaban preparadas para afrontar un temblor de tierra.

En aquella ocasión, alrededor de 2.500 personas tuvieron que abandonar sus hogares debido a los numerosos derrumbes y desperfectos estructurales.