6 de junio de 2016 4:36 am

El Papa avisa de 3 pasos que llevan a la perdición y contra las Bienaventuranzas

POR ÁLVARO DE JUANA | ACI Prensa

El Papa en Santa Marta. Foto: L'Osservatore Romano
El Papa en Santa Marta. Foto: L'Osservatore Romano

En la homilía que pronunció en la Misa matutina en la Casa Santa Marta, el Papa Francisco habló de las bienaventuranzas y aseguró que son el centro y el navegador de la vida cristiana pero pueden ser puestas en peligro por 3 pasos que llevan a la perdición: el apego a las riquezas, la vanidad y el orgullo.

Al reflexionar sobre el Evangelio de Mateo que narra el relato de las Bienaventuranzas, Francisco explicó que Jesús “enseñaba la nueva ley, que no cancela la antigua sino que la perfecciona” llevándola “a plenitud”.

“Esta es la ley nueva, esta que nosotros llamamos ‘las Bienaventuranzas’. Es la nueva ley del Señor para nosotros. Son la guía de ruta, de itinerario, son el navegador de la vida cristiana. Y aquí vemos, en este camino, según las indicaciones de este navegador, que podemos ir adelante en nuestra vida cristiana”.

Sin embargo, existen cuatro “¡ays!” o lamentos: "ay de los ricos, a los saciados, a aquellos que ríen, a aquellos de los que todos hablan bien”.

Francisco recordó que en muchas ocasiones él mismo ha dicho que “las riquezas son buenas”, mientras que “lo que hace mal” es el “apego a las riquezas” que se convierte en “una idolatría”.

“Esta es la anti-ley, es el navegador equivocado. Es curioso: estos son los tres pasos que llevan a la perdición, así como estas Bienaventuranzas son los pasos que llevan adelante en la vida”.

El Papa señaló que “estos tres pasos que llevan a la perdición son el apego a las riquezas, porque no tengo necesidad de nada”. También “la vanidad, que todos hablen bien de mi: todos hablan bien, me siento importante, demasiado incienso, y yo creo que soy justo, no como ese, o como ese otro”.

En este punto, el Pontífice recordó la parábola del fariseo y del publicano y afirmó que “todos los días sucede esto”. Después de la vanidad está “el orgullo, que es la saciedad”.

¿Cuál es la clave?, se preguntó el Papa. “La mansedumbre”, dijo. Entre todas las Bienaventuranzas Francisco se detuvo en la de “dichosos los mansos”: “Pero Jesús dice de sí mismo: ‘aprendan de mi que soy manso y humilde de corazón’, que soy humilde y manso de corazón. La mansedumbre es un modo de ser que se acerca mucho a Jesús. Sin embargo, la actitud contraria siempre procura las enemistades, las guerras, muchas cosas, muchas cosas feas que suceden.”

“La mansedumbre, la mansedumbre de corazón que no es una tontería, no: es otra cosa. Es la profundidad de entender la grandeza de Dios, es adoración”, concluyó. 

Evangelio comentado por el Papa:

Mateo 5:1-12

1 Viendo la muchedumbre, subió al monte, se sentó, y sus discípulos se le acercaron.
2 Y tomando la palabra, les enseñaba diciendo:
3 «Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos.
4 Bienaventurados los mansos , porque ellos posseerán en herencia la tierra.
5 Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.
6 Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos serán saciados.
7 Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.
8 Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios.
9 Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios.
10 Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos.
11 Bienaventurados seréis cuando os injurien, y os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa.
12 Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en los cielos; pues de la misma manera persiguieron a los profetas anteriores a vosotros.

También te puede interesar: 

Etiquetas: Vaticano, Papa Francisco, Misa Santa Marta, Homilías del Papa Francisco, Casa Santa Marta

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios