El Cardenal Jean-Claude Hollerich, Relator General del Sínodo, aclaró que cree “firmemente en la tradición de la Iglesia, y creo que lo importante en este proceso es no cambiar la doctrina”. 

Este viernes 26 de agosto se presentó en la Oficina de Prensa de la Santa Sede la segunda etapa del proceso sinodal, la Fase Continental del Sínodo sobre la Sinodalidad, sobre el tema: “Por una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión”.

Esta presentación contó con la participación, entre otros, del Cardenal Jean-Claude Hollerich, Arzobispo de Luxemburgo y Relator General de la XVI Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos. 

Al final de la rueda de prensa, durante el turno de preguntas y respuestas, el Cardenal fue consultado acerca del sensus fidei y de la posición de la Iglesia Católica respecto a los actos homosexuales. 

El Cardenal dijo que cree “firmemente en la tradición de la Iglesia, y creo que lo importante en este proceso es no cambiar la doctrina”. 

También destacó que es importante “escuchar a todos, escuchar el sufrimiento de las personas” para llegar a un cambio “no de doctrina, sino de actitud”.

Más en Vaticano

“Somos una Iglesia donde todos pueden sentirse como en casa. No estoy a favor de cambiar ninguna doctrina, estoy a favor de una Iglesia donde todo el mundo pueda sentirse bienvenido”, subrayó a continuación. 

Asimismo, aseguró que “ser bienvenido no significa que no pueda haber discusiones o diferentes posiciones, pero si cerramos la puerta a las personas, empujamos a esas personas fuera de la oración, y eso es algo que no queremos”.

El Purpurado agradeció la oportunidad para aclarar este tema y añadió que él no tiene una agenda personal para este Sínodo: “Tengo una misión concreta del Papa, que es escuchar y servir”, dijo ante los periodistas.

Además, expresó su deseo de que este cambio de actitud se realice durante el proceso sinodal, y dijo que está “abierto, estoy escuchando y no impongo ninguna agenda”.

Durante su intervención, el Purpurado explicó que el 98% de las 114 Conferencias Episcopales del mundo cuentan ya con un equipo sinodal, lo que ha dado lugar a 100 síntesis con propuestas de diferentes países. 

Por ello, el cardenal aseguró que “estamos ante un diálogo eclesial sin precedentes en la historia de la Iglesia, no sólo por la cantidad de respuestas recibidas o el número de personas implicadas, sino también por la calidad de la participación”.

(El artículo continúa después)

A la rueda de prensa también acudieron el Cardenal Mario Grech, Secretario General de la Secretaría General del Sínodo; Sor Nathalie Becquart, Subsecretaria de la Secretaría General del Sínodo; y Mons. Luis Marín de San Martín, Subsecretario de la Secretaría General del Sínodo.

La conferencia de prensa también contó con la presencia del P. Juan de la Cruz, Consultor de la Secretaría General del Sínodo y Jefe del Grupo de Trabajo para la elaboración del Documento para la Etapa Continental y Susan Pascoe, copresidenta del Grupo de Trabajo para la Etapa Continental, miembro de la Comisión de Metodología.  

Por su parte, el Cardenal Mario Grech explicó que “estamos al comienzo de un camino eclesial que exige paciencia, exige una conciencia de que todos están llamados a participar, cada uno según su condición y función”.

Además, haciendo referencia a la carta que el Papa escribió en 2019, el Purpurado aclaró las diferencias entre este Sínodo y el Camino Sinodal alemán, algo que definió como “experiencias distintas”.