Denuncian hostilidad anticatólica en sesión del Senado con candidata a juez en EEUU

DENVER, 12 Sep. 17 / 07:13 pm (ACI).- Una candidata a un cargo judicial en Estados Unidos fue sometida a un interrogatorio hostil por parte varios senadores por considerar que su fe católica es incompatible con su trabajo como jueza.

El 6 de septiembre el Comité Judicial del Senado de Estados Unidos citó a Amy Coney Barrett, a quien el Presidente Donald Trump nominó como jueza de Circuito de la Corte de Apelaciones de los Estados Unidos para el Séptimo Circuito.

Barrett es profesora de derecho de la Universidad de Notre Dame, ha sido nombrada en dos ocasiones “Profesora Distinguida del Año” en esta institución y a fines de la década de los 90´fue asistente legal del juez provida de la Corte Suprema de Estados Unidos Antonin Scalia. Además está casada y tiene siete hijos.

En la audiencia, la senadora de California y miembro del partido demócrata, Dianne Feinstein, calificó a la abogada de “controvertida” porque al analizar su carrera le dijo “tienes una larga historia de pensar que las creencias religiosas deben prevalecer” sobre la ley.

“Eres controvertida porque muchas de nosotras hemos vivido nuestras vidas como mujeres que realmente reconocen el valor de poder tener control sobre nuestro sistema reproductivo”, expresó Feinstein y aludió al caso Roe vs Wade que permitió la legalización del aborto en 1973.

La senadora de California indicó que “muchos de nosotros tenemos esta sensación incómoda de que el dogma y la ley son dos cosas diferentes y pienso que cualquier religión tiene su propio dogma. La ley es totalmente diferente”.

“Y pienso que en su caso, profesora, cuando se leen sus discursos la conclusión que uno saca es que el dogma vive fuertemente en usted. Y esto es algo preocupante”, agregó Feinstein.

Por su parte, el senador de Iowa y miembro del partido republicano, Chuck Grassley, le preguntó a Barrett “¿Cuándo es apropiado que un juez ponga sus creencias religiosas sobre la aplicación de la ley?”.

La abogada católica respondió “Nunca. No es apropiado que un juez imponga sus convicciones personales en el juzgado, independientemente que estas provengan de la fe o de otro lado”.

Grassley también le hizo preguntas respecto a un artículo que ella escribió junto con John Garvey, el actual presidente de la Universidad Católica de América, y que fue publicado en 1998 en la revista Marquette Law Review.

Este trataba sobre la alternativa para los jueces católicos de rechazar los casos, bajo el derecho de la objeción de conciencia, donde un jurado recomienda la sentencia de muerte.

El senador de Iowa le preguntó si todavía defendía esa postura y ella respondió que lo escribió cuando estaba en la universidad y afirmó que aún estaba de acuerdo con “la proposición principal que consiste en que si alguna vez existe un conflicto entre las convicciones personales del juez y su deber, nunca se debe permitir que este siga sus convicciones personales en la decisión de un caso en lugar de lo que la ley requiere”.

Entonces Grassley quiso saber si ella siendo una jueza rechazaría participar en un caso de pena de muerte.

“Senador, yo aplicaría plena y fielmente la ley de recusación, incluyendo la ley federal de recusación”, respondió y agregó que “no puedo pensar en ningún caso o categoría de casos en los que me sentiría obligado a recusar por motivos de conciencia ".

En ese sentido, el senador de Illinois, Dick Durbin, le preguntó si, a partir de lo que ella indicaba en el artículo, se consideraba como un “católica ortodoxa”.

Ella contestó “soy una católica fiel. Mi afiliación personal con la Iglesia o mis creencias religiosas no afectarán mis deberes como jueza”.

Las reacciones de los católicos

Al respecto de este interrogatorio, Ashley McGuire, miembro de The Catholic Association, indicó que las preguntas de la senadora Feinstein “envían el mensaje de que los católicos no pueden presentarse como jueces federales”.

Asimismo, Chad Pecknold, profesor de teología en la Universidad Católica de América, dijo a CNA –agencia en inglés del Grupo ACI– que Feinstein tenía en sus preguntas un “fanatismo anticatólico” y que “es especialmente escalofriante porque difama y calumnia a una mujer tan exitosa en el gremio legal”.

Pecknold destacó que la senadora de California “revela un tipo de ideología que nunca considera la sustancia de las decisiones legales reales de su interlocutor, sino que proyecta falsas ideologías sobre todo aquel que no esté de acuerdo con su partido en cualquier punto”.

Brian Burch, presidente de CatholicVote.org indicó que esta intolerancia “no tiene lugar en nuestra política y apesta a una prueba religiosa inconstitucional para la calificación para participar en el poder judicial. Lo que estos senadores hicieron hoy fue verdaderamente reprensible”.

Traducido y adaptado por María Ximena Rondón. Publicado originalmente en CNA.

También te puede interesar:

Etiquetas: Aborto, Estados Unidos, Familia, persecución contra cristianos, Jueces, Antonin Scalia, Donald Trump, persecución, Amy Barrett

Comentarios

Todos los mensajes del Papa en Colombia
El vlog de Giuliana
Fe y ciencia
Sacramentos.FE
Consultorio Familia y Vida

Síguenos:

El blog de Mons. José Gómez
Libros del padre José Antonio Fortea