Cuestionan la libertad de expresión y la violencia de feministas en Argentina

Por Giselle Vargas

Manifestantes del 31° Encuentro Nacional Mujeres en Argentina / Foto: Facebook Comunicación Emergente
Manifestantes del 31° Encuentro Nacional Mujeres en Argentina / Foto: Facebook Comunicación Emergente

BUENOS AIRES, 12 Oct. 16 / 09:06 pm (ACI).- “Rezar es provocar, pero… ¿Destruir bienes patrimoniales es libertad de expresión?”, así comenzó el mensaje del párroco de Nuestra Señora del Carmen en Rosario, Argentina, P. Hernán Sevillano Castillo, que además lamentó los “momentos de pánico, angustia y ansiedad” que vivieron los fieles a raíz de la violencia de la marcha del 31° Encuentro Nacional De Mujeres (ENM) el pasado 10 de octubre.

El sacerdote publicó una carta donde cuestiona el uso de la libertad de expresión que hicieron las manifestantes de la marcha ENM, que como cada año cruzan el centro de la ciudad que los acoge realizando desmanes, rayados y agrediendo de forma verbal y física a quienes no comparten sus posiciones.

En esta ocasión intentaron profanar la Catedral de Rosario y ya en 2015 derrumbaron la reja que protegía la Catedral de Mar del Plata, agrediendo a los católicos con piedras, botellas, pintura y artefactos incendiarios.

Cuando la marcha pasaba por fuera de la parroquia Nuestra Señora del Carmen, a eso de las 6:30pm, el sacerdote se ve obligado a celebrar la Misa a puertas cerradas y con las luces apagadas “para no provocar a un montón de mujeres que reclaman sus derechos”, pero que “lanzan improperios, consignas y expresiones vulgares en contra de la Iglesia y de los ministros ordenados”, expresó.

En su carta el párroco pidió perdón a los feligreses que “soportaron más de dos horas” encerrados debido a la “amenaza provocadora” de los manifestantes que querían entrar al templo, y a los que no pudieron participar de la Misa de las 8:00pm y que fueron “objeto de toda clase de agresiones verbales y físicas” en la calle.

“Con toda firmeza exigimos el respeto de la fe católica. Nosotros no somos el blanco de la pelea. La Iglesia no puede seguir siendo el chivo expiatorio de una sociedad que cada vez que desea reclamar sus derechos la emprende contra nosotros”, dijo el P. Sevillano.

“Como institución también tenemos derechos que deben ser reconocidos. Nuestros gobiernos de turno están en la obligación de pedir las responsabilidades correspondientes por las vías pacíficas y legales que corresponden al estado democrático y de derecho, para seguir construyendo una nación, más justa, en convivencia y libertad”, exigió el párroco.

Si bien consideró que “la libertad de expresión es un derecho”, éste “no puede atropellar la libertad de expresión de los otros, atentar contra la dignidad de las persona en su integridad física, psíquica y emocional”.

“El principio de la libertad y del derecho, viene marcado por el grado de mejora que queremos para conseguir una sociedad más justa e incluyente”, dijo el sacerdote rosarino.

“Sin embargo considero, que el reclamar lo justo, mis derechos, no me exime de decir la verdad, pues hacer uso de ella y expresarla no es faltar al respeto. No es falta de respeto expresar que muchas acciones como las ocurridas ayer (el domingo) a nuestro templo, personas y casa parroquial y a otros sitios e inmuebles de la ciudad aniquilan la libertad de expresión de los otros”, agregó.

“Los derechos no se reclaman pisoteando y dañando una ciudad, sus templos e insultando a sus habitantes. Actuar de esa manera no es sano para ninguna democracia. ¿De qué sirve reclamar derechos si destruimos la ciudad?, ¿qué sentido tiene rechazar la violencia con violencia?”, cuestionó el sacerdote.

El párroco precisó que “las mujeres tienen el derecho de exigir lo que a su pensar es lo justo para sus fines y propósitos. Pero, el reclamo de dichos derechos no debe atropellar la libertad, la dignidad y el buen nombre de los demás” ya que “reclamar mis derechos atentando contra otros, deja de ser libertad de expresión” y se convierte “en el principio de la tiranía y la desigualdad”.

En tanto, la presidenta de Familias del Mundo Unidas para la Paz (FAMPAZ), Olga Muñoz, comentó a ACI Prensa que “con el correr de estos años se observa un aumento marcado de la violencia en estos grupos y un cuasi adoctrinamiento para destruir todo a su paso. A eso se debe sus cantos contra la Iglesia, los sacerdotes, el gobierno y quienes piensan diferente o pueden representar ante la sociedad un poquito de poder u orden”.

“Las instituciones y todo lo que hace que el hombre viva ordenado al bien común, lo consideran un escollo para su libertad sexual”, por eso en cada taller “de la  temática que sea” se pone énfasis y se deja por escrito “que todas quieren ‘el aborto legal y gratuito o aborto ya’  y se enfurecen cuando no se logra este objetivo”, explicó.

Durante el desarrollo del ENM, la “intolerancia total es una regla. Como es costumbre, las mujeres no admiten que alguien piense diferente y abuchean en los talleres a quienes quieren hablar a favor de la familia o de valores que hacen a una mejor y pacífica convivencia”.

“En la intención de defender sus derechos, tratan de destruir al hombre, como si fuera su gran enemigo. Es lamentable que nadie se tome el trabajo de ayudar a aclararles que están pregonando una libertad que esclaviza: como el aborto, y los anticonceptivos”, describió.

“Es lamentable que un encuentro que en su propaganda decía que era ‘contra la violencia de género’, haya terminado con tanta violencia, provocada por las mismas integrantes, mujeres, que organizan los encuentros”, señaló.

Dijo que “esto demuestra una vez más que el aborto es un acto violento, que engendra violencia entre quienes lo realizan y entre quienes lo pregonan como solución a hacer con nuestro cuerpo lo que tengamos ganas”. “Dios quiera estas mujeres encuentren paz en este Año de la Misericordia para sumar y no restar al esfuerzo que todos hacemos por este amado país”, sentenció Muñoz.

También te puede interesar:

Etiquetas: Aborto, Argentina, No al Aborto, Iglesia en Argentina, feministas, Aborto en Argentina, ataque a iglesias

Comentarios