9 de marzo de 2016 10:32 am

Conoce a la “hermana espiritual” de Santa Teresa de Lisieux que será elevada a los altares

POR MARÍA XIMENA RONDÓN | ACI Prensa

Foto: Santa Teresa de Lisieux y Beata Elisabeth de la Trinidad / Crédito: Dominio Público
Foto: Santa Teresa de Lisieux y Beata Elisabeth de la Trinidad / Crédito: Dominio Público

Santa Teresa de Lisieux tenía una gran amiga cuya vida espiritual también puede considerarse como un modelo a seguir. Se trata de la Beata Elisabeth de la Trinidad, una monja carmelita que pronto será canonizada.

Elisabeth de la Trinidad nació en Francia en 1880 y murió en 1906 a causa de la enfermedad Addison, cinco años después de haber entrado al Carmelo de Dijon, ubicado al este del país. Fue declarada beata por San Juan Pablo II en 1984.

Ella tenía una profunda relación personal con Jesús. Oraba en todo momento y sin importar la tarea que hiciera porque creía que la oración era la mejor forma de alcanzar a Cristo. Solía decir: “Yo lo encuentro a Él en todas partes, mientras lavo así como mientras oro”.

Sus prácticas espirituales la acercaron a Santa Teresa de Lisieux y ambas cultivaron una sólida amistad.

Elizabeth, “hermana espiritual” de Santa Teresita, también escribió diversos libros sobre la Santísima Trinidad. En uno de sus textos decía: “Nosotros no seremos purificados por buscar en nuestras miserias, sino por contemplar al que es toda pureza y santidad”.

El milagro que permitirá la canonización

La Congregación para las Causas de los Santos aprobó el segundo milagro que permitirá la canonización de la Beata Elisabeth. Se trata de la curación milagrosa de Mary-Paul Stevens, una belga que sufría del síndrome Sjögren.

Esta enfermedad autoinmune ataca a las glándulas exocrinas que hidratan al cuerpo como la salivación, el sudor, las lágrimas, las secreciones mucosas de la laringe y de la tráquea y las secreciones vaginales. También afecta a las articulaciones y puede perjudicar a cualquier órgano.

Según informó en un comunicado la Provincia Británica de las Hermanas Carmelitas,   Stevens se curó repentinamente en el año 2002 luego de hacer una peregrinación al Carmelo en Flaverignot-Dijon para agradecer a la Beata Elisabeth por su ayuda durante su enfermedad.

Ella fue allí sabiendo que no había tratamiento para su mal y que su muerte era segura. Quedó sana inmediatamente después de llegar al lugar.

La arquidiócesis investigó el caso, con la ayuda de 40 testigos, entre los cuales había varios médicos. Todos quedaron sorprendidos y muchos dijeron que fueron tocados por la vida y obra de la Beata. Después el caso fue remitido a la Congregación para las Causas de los Santos.

La fecha de su canonización se sabrá el próximo 15 de marzo.

También te puede interesar:

Etiquetas: Santa Teresa de Lisieux, Canonización, Amistad, amigos santos, Beata Elisabeth de la Trinidad

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios