La Confederación Nacional Católica de Educación (CONACED), pidió al Congreso de Colombia que archive el proyecto de ley 229 del 2021 sobre educación sexual, pues atenta contra la libertad religiosa e impone “contenidos” rechazados por la mayoría de padres de familia.

El proyecto de ley 229 del 2021 ha sido traído nuevamente a debate en la Cámara de Representantes por el Pacto Histórico, la coalición de izquierda que lidera el presidente colombiano, Gustavo Petro.

El texto busca que en las escuelas sea obligatoria una educación sexual que promueva los llamados derechos sexuales y reproductivos –que incluyen el aborto y el uso de anticonceptivos–, y que difunda la ideología de género.

Este proyecto ha recibido el rechazado de los parlamentarios de la Bancada Provida y de otros sectores.

La CONACED se sumó a las críticas contra el proyecto 229 del 2021 en una carta enviada el 29 de noviembre a la Cámara de Representantes del Congreso.

“En nuestra identidad de educación y escuela católica consideramos la educación en la sexualidad como parte integrante del proceso formativo integral”, indicó la entidad que agrupa a 29 federaciones que “afilian más de 800 Establecimientos Educativos y Coordinaciones de Educación”.

Más en América

En ese sentido, señaló, “brindamos de manera propositiva una positiva y prudente educación sexual dentro del derecho inalienable de todos a recibir una educación, que responda al propio fin, al propio carácter; al diferente sexo, y que sea conforme a la cultura y a las tradiciones, y, al mismo tiempo, esté abierta a las relaciones fraternas con otros”.

Por ello, en la carta expresó su oposición a un proyecto de ley que no solo desconoce la autonomía curricular de los centros educativos, sino que también atenta contra la libertad religiosa, pues en su artículo 5 señala que la educación integral en sexualidad no podrá brindarse “desde una moral religiosa particular”.

Además, denunció, “en el PL 229 se dispone de las personas vinculadas también a los Colegios privados -educadores, padres de familia, administrativos- para obligarlas a recibir una capacitación en un enfoque de Educación en la Sexualidad con el fin de cambiar su mentalidad y convicciones”.

En su misiva, la CONACED advirtió al Congreso que en los países donde se han implantado ese “modelo de educación en la sexualidad”, se han obtenido en los jóvenes “efectos totalmente contrarios a lo que quiere prevenir”.

Entre estos, se han detectado casos de depresión y “suicidio por pérdida de identidad sexual, incremento de embarazos en la adolescencia, el abuso y la violencia sexual, la destrucción de la familia, enfermedades de trasmisión sexual, abusos entre menores y afectaciones en el desarrollo psicoemocional, entre otros, resultando peor el remedio que la enfermedad”.

En ese sentido, señaló que “no es aceptable para nosotros que se imponga como obligatorio un modelo de educación en la sexualidad argumentando que Colombia debe cumplir compromisos internacionales, adquiridos sin tener en cuenta las características propias de nuestra cultura, principios y valores”.

(El artículo continúa después)

La Confederación Nacional Católica de Educación exhortó al Congreso a cumplir con “su deber constitucional servir al pueblo colombiano”, y por ello, solicitó que “se retire o archive EL PL 229 de 2021”.

“Persistiremos en esta petición por todos los medios legales, éticos y académicos previstos en las democracias”, aseguró.