8 de marzo de 2019 4:24 pm

Cardenal Ezzati se pronuncia ante caso de supuesta violación en Catedral de Santiago

Redacción ACI Prensa

Cardenal Ricardo Ezzati / Crédito: Comunicaciones Arzobispado de Santiago
Cardenal Ricardo Ezzati / Crédito: Comunicaciones Arzobispado de Santiago

El Arzobispo de Santiago de Chile, Cardenal Ricardo Ezzati, negó conocer y haberle entregado dinero al denunciante de una presunta violación en la Catedral de Santiago que habría ocurrido en 2015 y que salió a la luz pública esta semana.

El Cardenal concedió una entrevista exclusiva al programa Informe Especial que fue emitida el 7 de marzo.

En ella se refirió a la denuncia por violación en contra del sacerdote Tito Rivera Muñoz, a quien la Iglesia declaró en agosto de 2018 “culpable de delitos en contra del Sexto Mandamiento del Decálogo continuados en el tiempo con escándalo, con personas mayores de edad”.

Esta semana, el Arzobispado de Santiago informó en un comunicado que desde 2011 empezó a recibir “noticias” en contra de Rivera por eventual abuso, pero que “hechas las averiguaciones del caso, no fue posible contactar a la denunciante”.

En marzo de 2015, tras la denuncia de lo que habría ocurrido en la catedral, el Arzobispado inició una investigación previa a la que sumaron otras denuncias y que concluyó en noviembre de 2016. En agosto de 2018 se entregó Decreto Condenatorio y el sacerdote quedó suspendido del ministerio público por 10 años, entre otras penas.

En el caso de la presunta violación en la catedral, el denunciante Zoro Daniel Rojas Álvarez acusó de encubrimiento al Cardenal Ricardo Ezzati, a quien en una confesión le habría contado lo sucedido, pero el Arzobispo solo le habría pedido que rece por el abusador y entregado 30 mil pesos chilenos (unos 46 dólares).

En la entrevista a Informe Especial, el Cardenal Ezzati dijo que “yo confieso en la catedral, especialmente en la época de Semana de Santa, pero yo no tengo conciencia de haber confesado, porque no lo conozco y menos todavía de haber sabido, de haberle dado un abrazo y haberle dicho que un sacerdote le entregaría un dinero a nombre mío, eso no, lastimosamente eso no es así”.

“Comprendo que él pueda sentir lo que siente y tengo toda mi estima y todo mi afecto también por lo que él ha sufrido”, expresó.

Consultado si nunca tuvo contacto con el denunciante, el Arzobispo contestó “no”.

Respecto al procedimiento del caso, el Cardenal Ezzati explicó que la denuncia fue recibida por la Oficina Pastoral de Denuncias (OPADE), la que “llegó al arzobispado a los pocos días y de inmediato el arzobispo decretó una investigación previa”.

“A las pocas horas y pocos días que el investigador, el padre Walker, hizo una investigación previa, que me la entregó, yo recibí una llamada, que me comunicaban que la Santa Sede había pedido a la Nunciatura que revisara la situación del padre (Rivera) a raíz de una denuncia que le había llegado. No sé cuál denuncia, y por consiguiente yo envié de inmediato toda la documentación donde correspondía”, dijo el Arzobispo.

En cuanto al tiempo transcurrido entre la presentación de la denuncia y la citación de la víctima, el Cardenal Ezzati señaló que “en 2016 ya se tomó la investigación. Lo que pasó también es que nunca pudieron tener la dirección de Daniel. Solamente hacia el final, Daniel consignó su mail y ahí se le pudo contactar”.

Respecto al robo de objetos sagrados que involucran al sacerdote Tito Rivera, el Arzobispo de Santiago respondió que la denuncia la hizo una “cuidadora de patrimonio artístico de la catedral y cuando se supo eso, de inmediato el vicario general envió una nota a fiscalía de la zona centro norte diciendo que se estaba haciendo esto”.

“Esta investigación se estaba haciendo mientras la Iglesia, la diócesis, estaba haciendo una investigación previa sobre otros temas, el tema justamente de la pauperización, depredación de una persona humana”, aclaró.

Encubrimiento de abusos

Consultado sobre su responsabilidad en los escándalos de abusos al interior de la Iglesia, el Arzobispo dijo que “sin duda alguna una de las tareas que me ha tocado a mí y muy dolorosa, muy vergonzosa, muy humillante es tomar en las manos los casos que estaban denunciados y han sido denunciados”.

“Lo que le puedo decir con mucha transparencia y mucha serenidad, que sin duda alguna pudimos haber cometido algunos errores, no somos infalibles, no soy infalible, pero que todos los casos que han sido denunciados en la Arquidiócesis de Santiago de la cual desde el año 2011 soy responsable, todos, todos los casos han sido investigados y todos los casos son investigados, lo que denunciaron posteriormente y están en fase de resolución”, sostuvo.

Sobre las acusaciones por presunto encubrimiento de abusos en los que están comprometidos al menos diez sacerdotes, el Cardenal Ezzati dijo que “eso deberá determinarlo la justicia. Yo estoy muy tranquilo y estoy dispuesto como he dicho siempre a estar a disposición de la justicia si quiere investigar y tiene toda la libertad de hacerlo”.

Sobre la audiencia del 21 de agosto de 2018 en la Fiscalía Regional de Rancagua, donde el Cardenal se acogió al derecho de guardar silencio, aclaró que “el problema fue porque mi abogado no tenía todavía todos los datos. No se le habían entregado todos los datos”.

“Yo estoy dispuesto y lo he dicho en ese momento, estoy dispuesto ahora y siempre a declarar lo que la justicia debe investigar”, insistió.

Finalmente, consultado sobre el proyecto de ley que busca quitarle la nacionalidad chilena, el Cardenal Ezzati dijo que “me duele inmensamente, primero porque ha sido una entrega de nacionalidad por gracia y el decreto pone cuales son los motivos”.

Expresó que “sin duda alguna las autoridades están libres de hacer el camino que quieran” y “creo personalmente que es injusto, pero yo voy a seguir trabajando como Arzobispo hasta que el Santo Padre me lo pida”.

“Después como sacerdote sin ninguna queja de lo que he podido entregar en los momentos de la historia de Chile, sea como educador, sea como pastor y voy a seguir trabajando porque lo que me interesa no son títulos, sino que me interesan las personas”, concluyó.

Etiquetas: Abuso sexual, Arzobispado de Santiago de Chile, Iglesia en Chile, Cardenal Ricardo Ezzati, investigación de delitos sexuales, denuncias por abuso, Crisis de la Iglesia en Chile

Comentarios