16 de julio de 2015 3:05 pm

Bicentenario de Don Bosco: La intensa y emotiva carta del Papa Francisco a los salesianos

POR ÁLVARO DE JUANA | ACI Prensa

Papa Francisco ante la tumba de Don Bosco en la Basílica de María Auxiliadora de Turín / Foto: L'Osservatore Romano
Papa Francisco ante la tumba de Don Bosco en la Basílica de María Auxiliadora de Turín / Foto: L'Osservatore Romano

El Papa Francisco ha escrito una extensa, intensa y emotiva carta a los salesianos con ocasión del Bicentenario del nacimiento de su fundador, San Juan Bosco, más conocido en el mundo simplemente como Don Bosco. En el texto, entre otras cosas, el Pontífice pone el acento en los jóvenes y pide a la congregación que trabaje para ayudarles en su búsqueda del encuentro con Cristo.

Francisco plantea una serie de tareas de las que se deben ocupar, entre ellas prestar atención a los nuevos medios de comunicación, las redes sociales por ejemplo, así como predicar  el “primer anuncio”, la Buena Noticia de la resurrección del Señor, porque “el cristianismo es fuente de felicidad”.

En el mensaje, Francisco recuerda el encuentro que mantuvo con ellos durante su reciente visita a la ciudad italiana de Turín el 21 de junio. Don Bosco puso en marcha “una experiencia educativa integral que, sólidamente basada en la dimensión religiosa, involucra la mente, los afectos, a toda la persona”.

De ahí deriva “una pedagogía genuinamente humana y cristiana” sobre todo para los chicos que se encuentran en realidades marginales. Esta pedagogía une “alegría, estudio, oración, trabajo, religión y virtud” lo que ayuda a la “maduración vocacional” y lleva a la conocida “fórmula” de “educar evangelizando y evangelizar educando”.

Afecto y ternura

El Papa cree que es muy importante también el afecto entendido como “amor manifestado y percibido”. Esto significa que “en el ámbito de la experiencia educativa no basta con amar, sino que es necesario que el amor del educador se exprese mediante gestos concretos y eficaces”.

Además, es consciente de que gracias a esto “muchos niños y adolescentes, en los ambientes salesianos, han experimentado una intensa y sana afectividad, muy querida para la formación de la personalidad y el camino de la vida”.

No obstante, la praxis educativa del fundador de los salesianos también destaca por el “ambiente de familia, la presencia del educador como padre, maestro y amigo del joven, la asistencia, el clima de alegría y de fiesta, el tiempo dedicado al canto, la música y el teatro, la importancia de jugar, de pasear y del deporte”.

El Papa apunta luego algunos retos a los que deben enfrentarse en la actualidad los salesianos. Entre ellos, las “vías de nuevos medios de comunicación social y aquellas de la educación intercultural ante pueblos de religiones diversas o de países en vía de desarrollo o de lugares marcados por la inmigración”.

Pero también tendrán que hacer frente a la “idolatría del dinero, la inequidad que genera violencia, la colonización ideológica y los desafíos culturales unidos a los contextos urbanos”.

El Santo Padre pide a los salesianos que no olviden otros asuntos, como la atracción que los jóvenes sufren por internet. “Como familia salesiana están ustedes llamados a hacer florecer de nuevo la creatividad carismática dentro y en sus instituciones educativas”, afirma.

“Los jóvenes a menudo no encuentran respuestas a sus inquietudes, necesidades, problemáticas y heridas”. Hay que acompañarlos en su camino y lograr que se sientan felices “de llevar a Jesús en cada calle, plaza y lugar de la tierra”, porque de esta manera “les ayudarán a experimentar que sólo en la vida de gracia, en la amistad con Cristo, se realizan plenamente los ideales más auténticos”.

Adaptarse a los medios de comunicación y redes sociales

El Pontífice señala también dos tareas a realizar en el marco de la realidad juvenil: por un lado, el de “educar según la antropología cristiana al lenguaje de los nuevos medios de comunicación y de las redes sociales, que “plasma en profundidad los códigos culturales de los jóvenes”, así como “la visión de la realidad humana y religiosa”.

De otro lado, “promover formas de voluntariado social”, no renunciando a las ideologías que antepongan el mercado y la producción a la dignidad de la persona y al valor del trabajo”.

En su opinión, “ser educadores que evangelizan” es también “fruto de formación, estudio, reflexión, oración y ascetismo”.

“En particular reclamo la obligatoria necesidad de involucrar a las familias de los jóvenes” ya que “no puede ser eficaz una pastoral juvenil sin una válida pastoral familiar”, manifiesta en la carta.

El Papa les recuerda también que deben hacer “resonar siempre el primer anuncio” del kerigma, esto es, la muerte y resurrección de Cristo. Otra tarea es renovar la “elección catequética” que lleva al compromiso permanente de la misión. Esto se hace con la “escucha de la Palabra de Dios, frecuentar los sacramentos, sobre todo la confesión y la eucaristía, y la relación filial con la Virgen María”.

Por último, en el mensaje recuerda que “el cristianismo es fuente de felicidad, porque el Evangelio es amor” y les pide asumir “la herencia de vuestro fundador y padre con radicalidad evangélica”.

La carta fue enviada al Rector Mayor de los Salesianos, el sacerdote español P. Ángel Fernández Artime, y lleva fecha del 24 de junio, quien dio a conocer un video en el que presenta el texto enviado por el Pontífice y que presentamos a continuación.

Puede leer el texto completo de la carta del Papa a los salesianos en el siguiente enlace: http://bit.ly/1SpW5ox

Etiquetas: Salesianos, Don Bosco, Papa Francisco, San Juan Bosco, Bicentenario Don Bosco

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios