El Papa Emérito Benedicto XVI está dispuesto a defenderse legalmente en un posible proceso civil en Alemania, donde un hombre de 38 años lo acusa de haber encubierto los abusos de un sacerdote.

Así lo informó un portavoz de la justicia en Alemania a la agencia de noticias alemana DPA.

El hombre que acusa al Papa Emérito señala que el encubrimiento del sacerdote Peter Hullerman, ya condenado, se dio cuando Benedicto XVI era Arzobispo de Múnich y Freising, es decir entre 1977 y 1982, hace más de 40 años.

El hombre de 38 años acusa a Hullerman, a Benedicto XVI, al Cardenal Friedrich Wetter, de 94 años, y a la Arquidiócesis de Múnich y Freising.

De acuerdo a RaiNews.it, Benedicto XVI tiene hasta el 24 de enero para argumentar su defensa.

Según informa el diario español ABC, este es el tercer intento de acusar a Benedicto XVI de encubrimiento, “pero siempre con el mismo caso”.

Más en Vaticano

En el sistema judicial alemán un proceso civil solo se inicia si la defensa responde. La causa procede en este caso porque Benedicto XVI y los obispos de Baviera han decidido defenderse.

El reporte de enero de 2022

En enero de este año la Arquidiócesis de Múnich y Freising (Alemania) dio a conocer un reporte sobre abusos, en el que se menciona al Papa Emérito Benedicto XVI.

El estudio critica a Benedicto XVI por el manejo de cuatro casos cuando estuvo a la cabeza de la Arquidiócesis, en el que resalta el del sacerdote Peter Hullermann o Padre H.

Benedicto XVI, que niega enfáticamente las acusaciones de encubrimiento, envió a los investigadores que hicieron el informe un documento de 82 páginas con sus observaciones.

Las acusaciones de que el entonces Arzobispo encubrió un caso de abusos en la Arquidiócesis de Múnich y Freising resurgieron a principios de enero, más de 10 años después de que el Vaticano las rechazó con firmeza.

(El artículo continúa después)

Las acusaciones se referían al manejo de la Arquidiócesis del caso Hullerman, acusado de abusar de al menos 23 menores entre los 8 y 16 años, entre 1973 y 1996.

El sacerdote fue suspendido en la Diócesis de Essen en 1979, luego de ser acusado de haber abusado de un niño de 11 años.

Fue transferido en 1980 a la Arquidiócesis de Múnich y hallado culpable de acosar a menores en una parroquia de la Arquidiócesis en 1986.

El Arzobispo Georg Gänswein, secretario personal de Benedicto XVI, dijo en enero al diario alemán Die Zeit que “la acusación de que él sabía de la historia previa (la acusación de abuso sexual) en el momento de la decisión de admitir al Padre H. (en la Arquidiócesis) es equivocada. Él no conocía la historia previa”.

Luego de dejar la Arquidiócesis de Múnich en 1982, el entonces Cardenal Ratzinger sirvió como Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe en el Vaticano, antes de ser elegido Papa en 2005.

Renunció al pontificado en 2013 y desde entonces vive en un monasterio en el Vaticano.