16 de julio de 2021 - 11:18 AM

Asia Bibi dijo que quiere ser voz de los cristianos perseguidos en el mundo

Redacción ACI Prensa

Asia Bibi. Crédito: Blanca Ruiz / ACI Prensa.
Asia Bibi. Crédito: Blanca Ruiz / ACI Prensa.

En el marco de la Cumbre Internacional de Libertad Religiosa, la madre católica Asia Bibi agradeció a Dios por liberarla de la prisión en Pakistán tras ser acusada falsamente de blasfemia, y dijo que quiere ser voz para los cristianos perseguidos en el mundo. 

Del 13 al 15 de julio de 2021 se realizó la primera edición de la Cumbre Internacional de Libertad Religiosa en Washington DC (Estados Unidos). El evento fue impulsado por más de 40 organizaciones que representan a diferentes confesiones que están comprometidas con el apoyo a la libertad religiosa, entre ellas, la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB). 

Durante el encuentro, Asia Bibi, una mujer cristiana que fue condenada a muerte en Pakistán tras ser acusada injustamente de blasfemia, y que fue liberada en 2018 después de una gran batalla legal y apoyo internacional, dijo que quiere representar a los cristianos que sufren persecución a causa de su fe en todo el mundo. 

El miércoles 14 de julio, Bibi, que actualmente reside en Canadá con su familia, envió un video mensaje a la Cumbre Internacional de Libertad Religiosa donde expresó su gratitud a Dios y a todas las personas que trabajaron para asegurar su liberación, entre ellas, la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada. 

“Desde el fondo de mi corazón estoy muy agradecida con el Señor, que me ha rescatado de mis sufrimientos y dificultades”, dijo Bibi en un discurso que fue traducido al inglés. “Me ha dado un nuevo comienzo y la oportunidad de empezar una nueva vida con mi familia”, agregó y aseguró que “quiere ser una voz para los cristianos, los cristianos en prisión y en dificultades”. 

Al inicio del video, Bibi describió cómo era su vida en Pakistán antes de su injusta condena y afirmó que algunos de los recuerdos más felices que tenía de su aldea fue celebrar junto a su familia la Pascua y la Navidad. 

Bibi recordó que en 2010 fue declarada culpable de blasfemia y condenada a muerte por la justicia de Pakistán, tras un incidente en 2009. Relató que mientras trabajaba en el campo, una persona la vio beber agua de una taza que los musulmanes usaron antes, y le informó que era inapropiado que un cristiano usara esa taza.  

Explicó que luego siguió una discusión y que cinco días después fue denunciada a un clérigo musulmán por su supuesta blasfemia. Tras la acusación, Bibi fue condenada a muerte en la horca. Cabe destacar que en ese tiempo Bibi y su familia eran los únicos cristianos que residían en el área y habían enfrentado presiones para convertirse al islam. 

En Pakistán, el código penal de Pakistán tipifica como delito los discursos que insulten o profanen la religión estatal del Islam, pero a menudo la ley se utiliza contra las minorías religiosas, y según los informes, muchas acusaciones son falsas. Pakistán tiene una de las leyes sobre blasfemia más estrictas del mundo, pues es uno de los cuatro países que castiga la blasfemia con pena de muerte.

Si bien Bibi apeló de inmediato su sentencia de muerte, el Tribunal Superior de Lahore confirmó su condena en 2014. Luego apeló a la Corte Suprema pakistaní y fue absuelta en 2018. Posteriormente, se le concedió el estatuto de refugiada en Canadá y en mayo de 2019 se mudó allí con su familia. 

“Cuando estaba en prisión, estaba muy preocupada por mis hijas y mi esposo”, dijo Bibi. “No sabía dónde estaban ni si estaban a salvo o no. Al mismo tiempo, tenía esperanza en el Señor”, agregó.

“Gracias a todos los hermanos y hermanas que oraron y ayunaron. Gracias a sus oraciones, ahora soy libre”, dijo. Explicó que sus “hermanos y hermanas cristianos trabajaron muy duro por mi libertad” y que está “muy agradecida con todos desde el fondo de mi corazón”.  

Asia Bibi también llamó a la unidad para liberar a otras personas perseguidas como ella. “Unamos nuestras manos y permanezcamos unidos para que podamos ser una voz para nuestros hermanos y hermanas cristianos que están sufriendo, y ayudarlos a salir de sus situaciones”, dijo. “Como el Señor hizo por mí”, concluyó. 

Desde enero de 2014 hasta diciembre de 2018, Pakistán hizo cumplir sus leyes de blasfemia 184 veces, el número más alto de cualquier país del mundo, según la Comisión de Estados Unidos sobre Libertad Religiosa Internacional.  

En 2020, los informes señalaron que 30 cristianos fueron encarcelados por cargos de blasfemia en Pakistán, incluidas siete personas condenadas a pena de muerte. A la fecha, Pakistán aún no ha ejecutado a nadie por blasfemia. 

Traducido y adaptado por Cynthia Pérez. Publicado originalmente en CNA.

Etiquetas: cristianos perseguidos, Libertad religiosa, Asia Bibi, católicos perseguidos, cumbre

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios