16 de marzo de 2021 - 6:27 PM

Así se manipuló el caso Manuela para buscar legalizar el aborto en El Salvador

POR DAVID RAMOS | ACI Prensa

Imagen referencial. Crédito: Luma Pimentel / Unsplash.
Imagen referencial. Crédito: Luma Pimentel / Unsplash.

Una importante líder provida de El Salvador explicó cómo los grupos feministas han manipulado el “caso Manuela” para buscar la legalización del aborto en ese país.

Manuela, pseudónimo con el que se conoce a María Edis Hernández Méndez de Castro, fue condenada en 2008 a 30 años de cárcel por homicidio agravado.

De acuerdo a la sentencia, Manuela, fallecida en 2010 en prisión a causa de un cáncer, arrojó a su bebé recién nacido a una fosa séptica, donde murió asfixiado entre heces y sangrando por el ombligo.

El aborto en El Salvador está prohibido y la Constitución reconoce “como persona humana a todo ser humano desde el instante de la concepción”.

En 2012, organizaciones promotoras del aborto legal llevaron el caso a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la que a su vez lo elevó a la Corte IDH en 2019.

La Corte IDH podría emitir una sentencia en las próximas semanas. Un fallo condenatorio presionaría a El Salvador a legalizar el aborto.

En diálogo con ACI Prensa, Julia Regina de Cardenal, presidenta de la Fundación Sí a la Vida de El Salvador, explicó que “el caso Manuela nace como parte de la campaña ‘Las 17’, creada por grupos nacionales e internacionales pro aborto”.

Indicó que el objetivo es “manipular la opinión pública para lograr la legalización del aborto en El Salvador”.

La líder provida denunció que “estos grupos han estado buscando en las cárceles salvadoreñas casos de mujeres condenadas por haberse provocado un aborto”.

“Al descubrir que no hay ni una mujer presa por este delito, las feministas pro aborto encontraron 17 casos de mujeres condenadas por homicidio agravado contra sus recién nacidos”.

La evidencia, dijo, “muestra que los bebés fueron acuchillados, apedreados, estrangulados, arrojados en fosas sépticas”.

A pesar de esto, continuó, “los promotores del aborto han divulgado la campaña falsa de que son mujeres que sufrieron supuestos abortos espontáneos y que fueron encarceladas injustamente.”

La presidenta de la Fundación Sí a la Vida señaló que “la realidad es que Manuela llegó al hospital donde se descubrió que había tenido un parto y al preguntarle dónde estaba su hijo ella alegó que no sabía que había parido”.

El bebé fue encontrado envuelto en un trapo, dentro de una fosa séptica donde fue arrojado vivo, y donde murió por desangramiento debido al arrancamiento violento del cordón umbilical desde su base y por asfixia al inhalar heces fecales”, añadió.

Recordó que otra de las versiones que dio Manuela es que “sintió ganas de defecar,

pero que se desmayó y pujó al estar desmayada”.

“Esto fue desmentido por la doctora que la examinó, señalando que era imposible médicamente dar a luz a un bebé de término del tamaño de Dolores Gabriel (nombre del bebé

según su partida de nacimiento y acta de defunción)”, señaló.

La líder provida reveló que otra de las mentiras de los promotores del aborto en El Salvador es que los médicos habrían violado el secreto al que estarían obligados en su relación con la paciente, pues “no aplica cuando hay sospechas de un delito”.

“Los médicos no pueden convertirse en cómplices y menos cuando hay la posibilidad de salvarle la vida a un bebé que puede estar vivo, tal como ha sucedido en más de una ocasión”,

señaló.

Julia Regina de Cardenal subrayó también que las autoridades salvadoreñas han demostrado que a Manuela “no solo se le dio la atención adecuada al llegar al hospital después del parto, sino también se le dio tratamiento para el cáncer posteriormente”.

La líder provida señaló que en El Salvador no hay “ni una” mujer encarcelada por el delito de aborto.

Sí hay mujeres culpables de provocarse un aborto, pero ninguna va a la cárcel”, dijo, a causa de la leve pena que reciben por este delito.

El Código Penal de El Salvador determina que la mujer que se somete a un aborto de forma voluntaria, o quien lo provoca, tiene una pena de dos a ocho años.

Julia Regina de Cardenal denunció que “los grupos que se dedican a pedir la legalización del aborto mienten, manipulando la información para hacer creer que en El Salvador se persigue a mujeres vulnerables injustamente”.

Crean mártires falsas de mujeres que están presas por homicidio agravado contra sus recién nacidos. Las verdaderas víctimas son los bebés encontrados asesinados de forma violenta y cruel”, dijo.

Etiquetas: Aborto, No al Aborto, El Salvador, Defensa de la vida, Aborto en El Salvador, Caso Manuela

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios