11 de septiembre de 2018 11:38 am

Así reaccionó San Juan Pablo II a los atentados terroristas del 11 de septiembre

Redacción ACI Prensa

Ataque a las Torres Gemelas - San Juan Pablo II / Foto: Wikipedia Robert (CC BY-SA 2.0) (Dominio Público)
Ataque a las Torres Gemelas - San Juan Pablo II / Foto: Wikipedia Robert (CC BY-SA 2.0) (Dominio Público)

Un día como hoy hace 17 años, San Juan Pablo II se enteraba que un grupo de terroristas musulmanes había estrellado dos aviones contra el World Trade Center de Nueva York en Estados Unidos.

El entonces director de la Sala de Prensa del Vaticano, Joaquín Navarro-Valls, fue quien informó al Santo Padre que se encontraba en Castel Gandolfo, la residencia de verano de los Pontífices.

En una entrevista concedida al periódico Vatican Insider en el año 2011, Navarro-Valls expresó el Papa peregrino “estaba profundamente sacudido, entristecido. Recuerdo que se preguntaba cómo pudo suceder un ataque tan malvado. Su consternación ante las imágenes iba más allá del dolor”.

“Se quedó durante un momento al frente de la televisión. Después se retiró a la capilla, que estaba a unos pasos de la habitación donde estaba la televisión, y se quedó allí rezando por mucho tiempo”, contó.

Navarro-Valls comentó que San Juan Pablo II quiso comunicarse con el entonces presidente de Estados Unidos, George Bush, para expresarle “su apoyo, su dolor, sus oraciones. Pero por razones de seguridad estaba volando en el avión presidencial. Entonces el Papa decidió enviar un telegrama”.

Al día siguiente, en la Audiencia General del 12 de septiembre, el Santo Padre dijo: “Ante acontecimientos de un horror tan incalificable no podemos menos de quedar profundamente turbados. Me uno a cuantos en estas horas han expresado su indignada condena, reafirmando con vigor que los caminos de la violencia nunca llevan a verdaderas soluciones de los problemas de la humanidad”.

“Ayer fue un día tenebroso en la historia de la humanidad, una terrible afrenta contra la dignidad del hombre. Desde que recibí la noticia, seguí con intensa participación el desarrollo de la situación, elevando al Señor mi apremiante oración ¿Cómo pueden verificarse episodios de una crueldad tan salvaje?”, cuestionó.

“El corazón del hombre es un abismo del que brotan a veces planes de inaudita atrocidad, capaces de destruir en unos instantes la vida serena y laboriosa de un pueblo. Pero la fe sale a nuestro encuentro en estos momentos en los que todo comentario parece inadecuado”, reflexionó.

“La palabra de Cristo es la única que puede dar una respuesta a los interrogantes que se agitan en nuestro espíritu. Aun cuando parecen dominar las tinieblas, el creyente sabe que el mal y la muerte no tienen la última palabra. Aquí se funda la esperanza cristiana; aquí se alimenta, en este momento, nuestra confianza apoyada en la oración”, dijo San Juan Pablo II.

El Pontífice también expresó su cercanía espiritual a los familiares de las víctimas y manifestó que la Misa de esa mañana se ofreció por el alma de todos los que fallecieron en la tragedia.

Los atentados

El 11 de septiembre de 2001 el grupo terrorista Al Qaeda secuestró dos aviones comerciales en Estados Unidos. Dos de ellos se estrellaron contra la Torres Gemelas en el World Trade Center provocando la completa destrucción de estos edificios.

Los terroristas secuestraron otros dos aviones, uno de los cuales impactó en una de las paredes del Pentágono en Virginia y el otro ese estrelló en campo abierto.

En los atentados fallecieron unas tres mil personas y otras seis mil resultaron heridas.

El lugar donde estaban las Torres Gemelas fue rebautizado como Zona Cero o Ground Zero. El Papa Benedicto XVI lo visitó en abril de 2008, para rezar por las víctimas de estos trágicos sucesos.

El 25 de septiembre de 2015 el Papa Francisco también fue al memorial durante su visita apostólica a Estados Unidos.

“Este es un lugar donde lloramos, lloramos el dolor que genera sentir la impotencia frente a la injusticia, frente al fratricidio, frente a la incapacidad de solucionar nuestras diferencias dialogando”, manifestó en su discurso.

“Este lugar de muerte se transforma también en un lugar de vida, de vidas salvadas, un canto que nos lleva a afirmar que la vida siempre está destinada a triunfar sobre los profetas de la destrucción, sobre la muerte, que el bien siempre despertará sobre el mal, que la reconciliación y la unidad vencerá sobre el odio y la división”, agregó el Santo Padre.

Traducido y adaptado por María Ximena Rondón. Publicado originalmente en CNA.

Etiquetas: Estados Unidos, San Juan Pablo II, 11 de septiembre, atentado, Nueva York

Comentarios