25 de marzo de 2019 9:22 pm

Arzobispado de México sobre evento gay en universidad jesuita: Oportunidad para católicos

POR DAVID RAMOS | ACI Prensa

Imagen referencial. Foto: Pixabay / Dominio público.
Imagen referencial. Foto: Pixabay / Dominio público.

Para la Arquidiócesis Primada de México el evento gay que acoge esta semana la Universidad Iberoamericana –conocida como La IBERO–, dirigida por la Compañía de Jesús (jesuitas), es una “oportunidad” para los católicos en el país.

La IBERO acoge del 25 al 29 de marzo en Ciudad de México, por sexto año consecutivo, la “Semana de la diversidad humana”, un evento que sirve de plataforma de promoción de la agenda LGBTIQ (lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, intersexuales y queer).

El evento, organizado por “Plural IBERO”, agrupación estudiantil que se define como “colectivo LGBT+” de la universidad jesuita, incluye este año shows del “movimiento vogue”, parte de la cultura gay, conferencias sobre la transexualidad, la “imposición del patriarcado”, así como espacios para el rechazo de las terapias de reorientación sexual.

En ediciones anteriores, la “Semana de la diversidad humana” ha incluido conferencias sobre “el inicio del imperio gay”, talleres de “twerking” –baile sensual–, y competencia de “drag queens” en que hombres se disfrazan de mujeres con maquillaje y atuendo exagerado.

En declaraciones para ACI Prensa, Marilú Esponda, directora de Comunicación de la Arquidiócesis de México, señaló que “la Semana de la diversidad es organizada en una universidad. Sabemos que la misión de toda universidad es enseñar a pensar, dialogar desde distintos puntos de vista para buscar la verdad y plantear soluciones a los graves problemas que enfrenta la humanidad”.

“Por tanto, como todo espacio abierto, es una oportunidad para exponer de manera constructiva la visión cristiana que tenemos de la identidad humana y de la identidad sexual. Esto puede ser una invitación para que los católicos aprovechemos el espacio para proponer de manera constructiva lo que pensamos”.

Esponda dijo además que “la IBERO no es una universidad católica, es una universidad como las demás: un espacio de discusión y de confrontación que los jesuitas ofrecen a la sociedad mexicana, sin querer de ninguna manera ofrecer o privilegiar el punto de vista católico”.

“Al mismo tiempo, la Compañía de Jesús depende de la Santa Sede, concretamente de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica”.

La directora de Comunicación de la Arquidiócesis de México dijo además que “han habido reuniones con el Nuncio Apostólico en México, Mons. Franco Coppola, que es el representante del Papa en nuestro país, han dialogado sobre esto, y lo único que sé es que los encuentros han sido enriquecedores”.

Ante quienes critican el evento gay en la universidad jesuita y exigen alguna respuesta de la Arquidiócesis de México, Esponda señaló que “al tratarse de una iniciativa de los estudiantes de la universidad, es la oportunidad para que los católicos sepamos manifestar nuestro punto de vista desde una comprensión más profunda de las personas y sus circunstancias, pues muchas de las que tienen una identidad sexual no definida pueden estar pasando por momentos de turbación y sufrimiento interior o incomprensiones fuertes”.

“Con una mirada afectuosa hacia todas las personas, nuestra tarea como católicos es mostrar que entender y vivir sanamente la sexualidad es la única manera de construir relaciones duraderas y fructíferas”.

Además, subrayó que “la doctrina de Jesús es en este punto un auténtico ‘skandalon’, una piedra de tropiezo”, y destacó que “para el pensamiento cristiano, el sexo no es un asunto moralmente neutro, sino la más profunda expresión de entrega entre un hombre y una mujer”.

“Este planteamiento resulta muy difícil de entender y de aceptar especialmente en las nuevas generaciones, que no habían tenido la oportunidad de valorar la fidelidad, la permanencia y apertura a la vida”, dijo.

Esponda indicó también que “el sexo es algo más que una gratificación instantánea y consensuada entre adultos. Hemos de ayudar a presentar el mensaje cristiano sobre la sexualidad desde el respeto de la persona, la integración de la sexualidad en un proyecto de vida y la visión del amor como donación”.

La IBERO, a favor del “matrimonio” gay

Al defender la realización del evento gay un año atrás, Carlos Valle, director de Comunicaciones de la IBERO en Ciudad de México, confirmó a ACI Prensa que la universidad jesuita es favorable al mal llamado “matrimonio” homosexual.

El director de Comunicaciones de la IBERO recordó que el rector de la universidad, el sacerdote jesuita David Fernández Dávalos, “se pronunció a favor del matrimonio igualitario por la vía civil”.

“Eso es importante aclararlo: no por la vía religiosa”, dijo, pues “nuestro rector es muy respetuoso de los sacramentos y en ese sentido nunca se ha metido”.

Valle subrayó que en el centro de estudios jesuita “hemos sido respetuosos que por la vía civil se les permita a las personas del mismo sexo tener una unión civil, en eso sí hemos estado de acuerdo como institución”.

Sobre la adopción gay y el aborto, dijo, “no hemos tenido una postura institucional”.

Lo que enseña la Iglesia sobre la homosexualidad

La enseñanza católica respecto de la homosexualidad está resumida en tres artículos del Catecismo de la Iglesia Católica: 2357, 2358 y 2359.

En estos artículos la Iglesia enseña que los homosexuales “deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará, respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta”.

La homosexualidad como tendencia es “objetivamente desordenada” y “constituye para la mayoría de ellos (los homosexuales) una auténtica prueba”. Apoyado en la Sagrada Escritura, la Tradición ha declarado siempre que “los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados”, “no proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual” y por tanto “no pueden recibir aprobación en ningún caso”.

“Las personas homosexuales están llamadas a la castidad” y “mediante el apoyo de una amistad desinteresada, de la oración y la gracia sacramental, pueden y deben acercarse gradual y resueltamente a la perfección cristiana”.

Etiquetas: México, lobby gay, Jesuitas, agenda gay, Obispos de México, Iglesia en México, lobby LGTB, jesuita, lobby LGBT

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios