El presidente del Frente Nacional por la Familia (FNF) de México advierte que “el panorama no es positivo” respecto al debate y próxima votación de las reformas que buscan legalizar la adopción por parte de parejas homosexuales en el estado de Baja California Sur.

“Lamentablemente en el Congreso de Baja California Sur la mayoría apoya al partido de Morena [oficialista] y es difícil que esto pueda cambiar. El panorama no es positivo”, dijo este martes a EWTN Noticias el líder del FNF, Rodrigo Iván Cortés.

Morena es el partido del actual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, y cuenta con mayoría en muchos estados del país, así como en el Congreso de la Unión, órgano legislativo federal. Entre sus grupos políticos aliados se encuentra el Partido del Trabajo (PT).

“Este es un paso más dentro del proceso que está llevando el régimen actual y sus bancadas por tomar la institución familiar”, agregó.

El jueves 3 de noviembre el diputado Luis Armando Díaz, del PT, presentó en el pleno del Congreso de Baja California Sur diversas reformas al Código Civil para permitir la adopción gay.

Según el parlamentario, la adopción materializa “el deseo de formar una familia de los adoptantes”. También dijo que negar a un menor ser adoptado por “el hecho de la orientación sexual de las personas adoptantes, deriva en una conducta discriminatoria”.

Más en América

Cortés lamentó que no solo se haya “redefinido la institución matrimonial” en Baja California Sur con la legalización del matrimonio gay en 2017, sino que ahora los congresistas “van por los niños”.

“Es decir, buscan quitarle al menor lo que le correspondería por derecho: el tratar de restituirle el padre y la madre que perdió”, explicó el líder profamilia.

Para Cortés, las consecuencias de la adopción homosexual “serían negativas”.

“Los estudios basados en la psicología del desarrollo señalan que los niños necesitan el referente paterno y materno. Al quitar esto desde el principio, el más afectado en su desarrollo es el menor”, sostuvo.

“Lo que vemos aquí es el seguimiento de lo que hace algunas décadas los movimientos ‘generistas’ están buscando. Recuerdo muy bien el discurso de un activista de que no les interesa el matrimonio o la adopción, sino posicionar su agenda”, concluyó.

Actualmente 12 de las 32 entidades federativas en el país permiten la adopción gay, entre ellas la Ciudad de México.

(El artículo continúa después)