La Ascensión del Señor nos muestra cuál es nuestra “casa definitiva”, asegura Obispo

La Ascensión del Señor nos muestra cuál es nuestra “casa definitiva”, asegura Obispo Fragmento de fresco de Gebhard Fugel sobre la Ascensión del Señor.

En su mensaje con ocasión de la celebración de la Ascensión del Señor, Mons. Demetrio Fernández, Obispo de Córdoba (España), aseguró que esto nos muestra cuál es "nuestra casa definitiva".

Mons. Fernández señaló que "la fiesta de la ascensión del Señor a los cielos marca un hito en la historia de la primera comunidad y de la Iglesia de todos los tiempos".

"Jesucristo resucitado se hizo presente a los discípulos de múltiples maneras para cerciorarles de su resurrección", recordó, y añadió: "A los cuarenta días de su resurrección los reunió y delante de ellos ascendió al cielo, marcándoles la hoja de ruta".

El prelado español indicó que "por un lado, él sube a los cielos, a la casa del Padre, a su casa desde donde vendrá de nuevo glorioso al final de los tiempos para llevarnos con él".

"Y por otra parte, encarga a su Iglesia la misión de ir al mundo entero y hacer discípulos a todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo y enseñándoles a guardar todo lo que él nos ha enseñado".

El Obispo de Córdoba subrayó luego que "la ascensión de Jesucristo al cielo nos señala a todos cuál es la meta de nuestra vida, el cielo".

Más en España

"No tenemos morada permanente aquí en la tierra, por mucho que queramos afincarnos, por muy buena casa que nos construyamos. Nuestra casa definitiva es el cielo", resaltó.

"Por eso, mirar al cielo, desear el cielo, esperar el cielo son actitudes propias de quien mira a Jesús en la fiesta de hoy, que nos ha abierto el camino", dijo.

Mientras que "el marxismo dice que la mirada al cielo nos 'aliena', nos desentiende de la tierra, de los problemas de la historia, del compromiso por transformarla", el prelado resaltó que "no es así", pues "los santos son los que más y mejor han transformado la historia y ellos han tenido su corazón en el cielo y los pies muy en la tierra para llenarla del amor de Dios".

Para Mons. Fernández, "no crecerá nuestro compromiso con los problemas de este mundo porque nos desentendamos del cielo. Al contrario, la esperanza firme de la vida eterna en el cielo nos da una fortaleza mayor que cualquier motivación terrena a la hora de transformar este mundo para llenarlo de amor".

Además, resaltó, "la ascensión de Jesús al cielo pone a la Iglesia en estado de misión. El mandato misionero está dirigido a toda la Iglesia, a todos los cristianos".

"No se trata de proselitismo, ni de comer el coco a nadie. Se trata de anunciar con valentía y entusiasmo nuestro encuentro con el Señor y ser testigo de ello ante nuestros contemporáneos", precisó.

Suscríbete a ACI Prensa

Recibe nuestras noticias más importantes por email.

Dona a ACI Prensa

Si decides ayudarnos, ten la certeza que te lo agradeceremos de corazón.