Desde los primeros siglos del cristianismo ha existido un deseo de meditar sobre el Corazón traspasado de Cristo, práctica que hunde sus raíces en la Sagrada Escritura y que encontró profundizaciones en las reflexiones de los Padres de la Iglesia.

Al llegar el siglo XI, la devoción a las cinco llagas del Señor tomó un nuevo impulso, creciendo entre los fieles la piedad por el Sagrado Corazón o por la llaga del hombro de Jesús, entre otras devociones privadas. Todas ayudaron a los cristianos a enfocarse en su Pasión y Muerte, de tal manera que lograran crecer en el amor hacia Él.

Recibe las principales noticias de ACI Prensa por WhatsApp y Telegram

Cada vez es más difícil ver noticias católicas en las redes sociales. Suscríbete a nuestros canales gratuitos hoy:

Sin embargo, no fue hasta 1670 que el sacerdote francés Juan Eudes celebró la primera fiesta del Sagrado Corazón de Jesús.

Casi al mismo tiempo, una religiosa conocida por su piedad, Sor Margarita María Alacoque, empezó a informar que tenía visiones de Jesús. Éste se le aparecía con frecuencia y, en diciembre de 1673, le permitió –como se lo había permitido una vez a Santa Gertrudis– descansar la cabeza sobre su Corazón.

Mientras experimentaba el consuelo de su presencia, Jesús le habló de su gran amor y le explicó que la había elegido para dar a conocer su amor y su bondad hacia la humanidad.

Al año siguiente, en junio o julio de 1674, Margarita María afirmó que Jesús quería ser honrado bajo la figura de su corazón de carne. Pidió a los fieles que lo recibieran con frecuencia en la Eucaristía, especialmente el primer viernes de cada mes, y que practicaran una hora santa devocional.

En 1675, durante la octava del Corpus Christi, Margarita María tuvo una visión que posteriormente se conoció como la "gran aparición".

En ella, Jesús pidió que la fiesta del Sagrado Corazón sea celebrada cada año el viernes siguiente al Corpus Christi, en reparación por la ingratitud de los hombres hacia su sacrificio redentor en la Cruz.

La devoción se hizo popular después de la muerte de Santa Margarita María en 1690. Sin embargo, debido a que la Iglesia siempre es cuidadosa en aprobar una aparición o devoción privada, la fiesta no se estableció como oficial en toda Francia hasta 1765.

El 8 de mayo de 1873 la devoción al Sagrado Corazón fue formalmente aprobada por el Papa Pío IX, y 26 años después, el 21 de julio de 1899, el Papa León XIII recomendó urgentemente que todos los obispos del mundo observaran la fiesta en sus diócesis.

Traducido y adaptado por ACI Prensa. Publicado originalmente en National Catholic Register