20 de enero de 2020 12:06 pm

5 santos que te ayudarán contra la depresión

Redacción ACI Prensa

Imagen referencial. Crédito: Unsplash.
Imagen referencial. Crédito: Unsplash.

El tercer lunes de enero de cada año es recordado como el “Blue Monday”, el día más triste del año. La elección de esta fecha se remonta a 2005, cuando el profesor de la escuela de psicólogos de la universidad de Cardiff, Cliff Arnall, señaló que por una fórmula matemática este día es el más triste.

Muchas organizaciones usan esta fecha, que se afirma nació realmente de una campaña publicitaria, para recordar la importancia de la salud mental, especialmente ante la enfermedad de la depresión y brindar apoyo a las personas que la padecen.

Esta enfermedad no es ajena a los fieles de Dios, y en este artículo te presentamos cinco santos que pueden ayudar en la lucha contra la depresión.

1. San Francisco de Sales

San Francisco de Sales fue conocido como el santo de la amabilidad, siendo muy joven, comenzó a tener el pensamiento constante sobre su propia condenación, estando seguro que iría al Infierno.

Este pensamiento incesante lo llevó a perder el apetito y sufrir noches continuas de insomnio, repercutiendo en su salud. San Francisco adelgazo demasiado y se temía que enloqueciera por la falta de sueño.

Entonces le dijo a Dios: “No me interesa que me mandes todos los suplicios que quieras, con tal de que me permitas seguirte amando siempre”. En la iglesia de San Esteban en París, arrodillado ante la imagen de la Virgen pronunció la famosa oración de San Bernardo: “Acuérdate Oh piadosísima Virgen María…” y logró milagrosamente recuperar la paz.

2. Santa Teresa del Niño Jesús

Santa Teresita del Niño Jesús relató en sus escritos que cuando era niña sufría de una enfermedad que, por los síntomas, se asemeja a lo que hoy se conoce como depresión, y como fue libre gracias a la “Virgen de la Sonrisa”.

“13 de mayo de 1883, fiesta de Pentecostés. Sobre la cama, puse mi mirada hacia la imagen de Nuestra Señora y…de pronto la Santísima Virgen me ha parecido bella, tan bella que nunca vi algo semejante, su rostro exhalaba una bondad y una ternura inefables, pero lo que caló hondo en mi alma fue la ‘sonrisa encantadora de la Santísima Virgen’”, escribió la santa carmelita.

“En ese momento se fueron todas mis penas, dos gruesas lágrimas rodaron por mis mejillas y cayeron por mi rostro, eran lágrimas de pura alegría… ¡Ah! pensé, la Santísima Virgen me sonrió, estoy feliz… (…) Fuera por causa de ella, por sus intensas oraciones, que tuve la gracia de la sonrisa de la Reina de los Cielos…”, agregó.

3. San Juan de Dios

San Juan de Dios, fundador de la Comunidad de Hermanos Hospitalarios, dirigió un hospital para los pobres, en donde trabajó incansablemente por diez años. Estaba en constantes ayunos y se trasnochaba ocupándose de los enfermos, y sus continuos resfriados perjudicaron su salud.

Es conocido como patrono de los que trabajan en hospitales y se puede recurrir a él para pedir su intercesión cuando las personas padecen depresión.

Puedes encontrar la oración AQUÍ

4. Santa Flora de Beaulieu

Santa Flora de Beaulieu ingresó al convento de las monjas “hospitalarias” de la orden de San Juan de Jerusalén. Desde su ingreso Flora tuvo que hacer frente a toda clase de pruebas espirituales.

La santa comenzó a sufrir un período intenso y prolongado de depresión que afectó su comportamiento, al punto de enfadar a sus compañeras, las cuales insistían en tratarla como demente.

Sin embargo, con la ayuda de un confesor comprensivo que creyó en ella, hizo grandes progresos en la vida espiritual y Dios le concedió al fin las más extraordinarias gracias místicas.

5. Santa Hildegarda de Bingen

Santa Hildegarda de Bingen fue una religiosa benedictina que vivió en el siglo XII y a quien le fueron reveladas las causas de algunas enfermedades y sus tratamientos. No tenía estudios por lo que siempre manifestó que toda su sabiduría venía de visiones del Cielo, que le dictaba “una voz viva” que le indicaba que cada enfermedad tenía un remedio que ofrecía la naturaleza.

En base a esas visiones Santa Hildegarda escribió varios libros de Medicina en los que muestra que el hombre no está condenado a la enfermedad, si no que puede evitarla o curarla de una forma natural llevando un modo de vida coherente.

La santa alemana descubrió algunos tratamientos para afrontar enfermedades como la depresión.

Puedes conocer más AQUÍ

Etiquetas: depresión, listas, tristeza

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios