La canonización de Mama Antula es “un regalo para el pueblo argentino”, asegura el Papa Francisco

El Papa Francisco durante la audiencia con los peregrinos de Argentina este 9 de febrero El Papa Francisco durante la audiencia con los peregrinos de Argentina este 9 de febrero | Crédito: Vatican Media

El Papa Francisco se refirió a canonización de Mama Antula como “un regalo para el pueblo argentino” y propuso su vida como ejemplo para “no rendirnos frente a las adversidades”, destacando que “el camino de la santidad implica confianza y abandono”.

El Santo Padre recibió esta mañana a un grupo de peregrinos de Argentina que se encuentran en Roma en el marco de la canonización de Mama Antula, la primera mujer argentina que será elevada a los altares el próximo domingo 11 de febrero.

Al inicio de su discurso desde el Palacio Apostólico del Vaticano, el Santo Padre resaltó que la caridad de Mama Antula, sobre todo en el servicio a los más necesitados, “hoy se impone con gran fuerza, en medio de esta sociedad que corre el riesgo de olvidar que el individualismo radical es el virus más difícil de vencer”.

El Pontífice destacó asimismo que la futura santa es un “ejemplo y una inspiración”, al tiempo que invitó a seguir sus pasos para “ser ese signo de amor y de ternura entre nuestros hermanos”.

Posando su mirada en las adversidades que tuvo que atravesar esta laica consagrada para conservar el espíritu de la Compañía de Jesús en su país natal, el Papa Francisco señaló que “el camino de la santidad implica confianza y abandono”.

Así, recordó cuando la beata María Antonia “llegó sólo con un crucifijo y descalza a Buenos Aires, porque no había puesto su seguridad en sí misma, sino en Dios, confiaba en que su arduo apostolado era obra  de Él”.

Más en Vaticano

“Ella experimentó lo que Dios quiere de cada uno de nosotros, que podamos descubrir su  llamada, cada uno en su propio estado de vida, pues cualquiera que sea, siempre se sintetizará en realizar todo para la mayor gloria de Dios y salvación de las almas”. 

En esta línea, señaló “que una de sus principales preocupaciones cuando fue suprimida la  Compañía de Jesús, fue la de impartir ella misma los ejercicios espirituales, buscando así ayudar a  todos a descubrir la belleza del seguimiento de Cristo”. 

Más tarde, el Papa Francisco destacó otro de los mensajes que da la beata a nuestro mundo de hoy: “no rendirnos frente a la adversidad, no desistir en nuestros buenos propósitos de llevar  el Evangelio a todos, a pesar de los desafíos que esto pueda representar”. 

“Firmemente arraigados en el Señor debemos ver en  esto una ocasión en la que podemos desafiar nuestro entorno para llevar la alegría del Evangelio”, subrayó.

Al término de su discurso, resaltó el “gran ardor” que sentía Mama Antula por la Eucaristía,  “la cual debe ser el centro de nuestra vida, y de la cual mana la fuerza para realizar nuestro apostolado”.

“Los invito a que seamos testigos de este regalo para el  pueblo argentino, pero también para toda la Iglesia. A ella, que tanto promovió las peregrinaciones,  pidamos que nos ayude en nuestro peregrinar juntos hacia la casa del Padre”, concluyó el Papa Francisco.

Suscríbete a ACI Prensa

Recibe nuestras noticias más importantes por email.

Dona a ACI Prensa

Si decides ayudarnos, ten la certeza que te lo agradeceremos de corazón.