Ser voces creíbles que anuncian a Jesús: El mensaje del Papa en el II Domingo de Adviento

Papa Francisco Segundo Domingo de Adviento 2023 10122023 El Papa Francisco durante el rezo del Ángelus en el Segundo Domingo de Adviento. | Crédito: Captura de Youtube de Vatican News

En este Segundo Domingo de Adviento y nuevamente desde el balcón del Palacio Apostólico del Vaticano para dirigirse a los fieles en la Plaza de San Pedro, el Papa Francisco animó a los católicos a ser voces creíbles que anuncian a Jesús, viviendo el silencio, la sobriedad y la escucha.

“En este segundo domingo de Adviento el Evangelio nos habla de Juan el Bautista, el percusor de Jesús, y nos lo describe como ‘voz del que grita en el desierto’. El desierto, lugar vacío, donde no se comunica, y la voz, medio para hablar, parecen dos imágenes contradictorias, pero en el Bautista se conjugan”, indicó el Santo Padre en su reflexión.

A diferencia del domingo pasado, en el que por razones de salud la meditación fue leída en la Casa Santa Marta por Mons. Paolo Braida, de la Secretaría de Estado del Vaticano, esta vez fue el mismo Pontífice quien leyó el texto preparado para esta ocasión.

Sobre el desierto, el Papa Francisco recordó: “Juan predica allí, a orillas del río Jordán, cerca del punto en el que su pueblo, muchos siglos antes, entró en la tierra prometida. Haciendo así es como si dijera: para escuchar a Dios debemos volver al lugar en el que durante cuarenta años Él acompañó, protegió y educó a su pueblo, en el desierto”.

“Este es el lugar del silencio y de la esencialidad, donde uno no puede permitirse entretenerse con cosas inútiles, sino que es necesario concentrarse en lo que es indispensable para vivir”.

En esta imagen del desierto, continuó el Santo Padre, hay “un reclamo siempre actual: para proceder en el camino de la vida es necesario despojarse del ‘de más’, porque vivir bien no quiere decir llenarse de cosas inútiles, sino liberarse de lo superfluo, para excavar en profundidad dentro de uno mismo, para captar lo que es verdaderamente importante ante Dios”.

Más en Vaticano

El Papa Francisco precisó luego: “sólo si, a través del silencio y la oración hacemos espacio a Jesús, que es la Palabra del Padre, sabremos liberarnos de la contaminación de las palabras vanas y de la palabrería. El silencio y la sobriedad –en las palabras, en el uso de las cosas, de los medios y de las redes– no son solo ‘adornos’ o virtudes, sino elementos esenciales de la vida cristiana”.

Respecto a la segunda imagen, la voz, el Pontífice destacó que “esta es el instrumento con el que manifestamos lo que pensamos y llevamos en el corazón. Entendemos entonces que está muy vinculada con el silencio, porque expresa lo que madura dentro, de la escucha de lo que el Espíritu sugiere”.

“Hermanos y hermanas, si no se sabe callar, es difícil que se tenga algo bueno que decir; en cambio, cuanto más atento es el silencio, más fuerte es la palabra. Juan Bautista… la potencia profética de su voz está ligada a la autenticidad de su experiencia y a la limpidez de su corazón”.

El Papa Francisco alentó también a cuestionarse: “¿Qué lugar tiene el silencio en mis días? ¿Es un silencio vacío, tal vez opresivo, o un espacio de escucha, de oración, donde custodiar el corazón? ¿Mi vida es sobria o llena de cosas superfluas? Incluso si quiere decir ir a contracorriente, valoremos el silencio, la sobriedad y la escucha”.

Para concluir, el Pontífice hizo votos para que “María, Virgen del silencio, nos ayude a amar el desierto, para convertirnos en voces creíbles que anuncian a su Hijo que viene”.

Suscríbete a ACI Prensa

Recibe nuestras noticias más importantes por email.

Dona a ACI Prensa

Si decides ayudarnos, ten la certeza que te lo agradeceremos de corazón.