En el año 1530, Santa Ana pasó a ser la patrona de la ciudad de Tudela (Navarra, España), donde desde hace siglos se venera esta imagen de cuyo pecho se asoman las cabezas de la Virgen María y del Niño Jesús. 

En los días previos a la fiesta de Santa Ana, cuya festividad se celebra cada 26 de julio, la ciudad de Tudela se engalana para honrar a su patrona, la madre de la Virgen María y abuela de Jesús.

Recibe las principales noticias de ACI Prensa por WhatsApp y Telegram

Cada vez es más difícil ver noticias católicas en las redes sociales. Suscríbete a nuestros canales gratuitos hoy:

En la capilla principal de la imponente catedral de la ciudad, que recibe el nombre de Santa María la Mayor, se guarda la imagen de esta santa que representa 3 generaciones. 

Durante la novena, celebrada en la segunda quincena de julio antes de su festividad el día 26, la imagen preside el altar mayor de la catedral.

Se trata de una escultura gótica del siglo XIII cubierta con un gran manto que se cambia siguiendo el calendario litúrgico y que representa a Santa Ana con aspecto juvenil.

Una de esas ocasiones es este 24 de julio, donde desde primera hora de la mañana las camareras mayores visten la imagen con un gran manto bordado en oro y colocan una corona en cada una de las cabezas.

Estas mujeres son las encargadas por tradición familiar del cuidado de la imagen y de realizar los cambios de ropa, vestidos y mantos de la patrona de Tudela.

Cabe destacar que las representaciones artísticas de Santa Ana suelen ir acompañadas siempre de su hija María y su nito Jesús. 

El día de Santa Ana, los tudelanos sacan a esta imagen en procesión por toda la ciudad, escoltada por San Joaquín, su marido y abuelo de Jesús, como muestra de esta arraigada tradición y veneración a la santa que dio a luz a la Madre de Dios.