18 de febrero de 2022 11:30 am

Papa Francisco: Es una vergüenza que la humanidad sea campeona “en hacer la guerra”

Por Almudena Martínez-Bordiú

Papa con Iglesias Orientales. Foto: Vatican Media

El Papa Francisco lamentó este viernes que los llamamientos a la paz no estén siendo escuchados y que se sigan desarrollando conflictos en varias partes del mundo, lo cual “nos avergüenza a todos” porque muestra que la humanidad, que se enorgullece de la ciencia, no es capaz de construir la paz.

El Santo Padre dijo esto durante la audiencia a los participantes de la Plenaria de la Congregación para las Iglesias Orientales en el Palacio Apostólico del Vaticano.

Al comienzo de su discurso, el Papa Francisco recordó los cien años de la muerte de Benedicto XV, fundador esta Congregación, quien a través de su encíclica Dei Provedis de 1917 mostró que "en la Iglesia de Jesucristo, que no es latina, ni griega, ni eslava, sino católica, no hay discriminación entre sus hijos y que todos, latinos, griegos, eslavos y de otras nacionalidades tienen la misma importancia”. 

Asimismo, recordó la denuncia que el entonces Papa Benedicto XV hizo acerca del conflicto bélico, una determinación que “fue desatendida por los líderes de las naciones implicadas en la Primera Guerra Mundial”. 

Las guerras en Oriente Medio 

En esta línea, el Santo Padre lamentó que lo mismo ocurre en la actualidad, pues los llamamientos a la paz no son escuchados. “Estamos apegados a las guerras, y esto es trágico”, señaló. “La humanidad, que se enorgullece de estar a la cabeza en ciencia, en pensamiento, en tantas cosas bellas, se está quedando atrás en construir la paz. Los humanos son campeones en hacer la guerra. Y esto nos avergüenza a todos. Debemos rezar y pedir perdón por esta actitud”, expresó el Papa Francisco. 

Asimismo, el Santo Padre recordó los conflictos en Oriente Medio como el de Siria e Irak, el de la región etíope de Tigray o el drama del Líbano. También denunció que “siguen soplando vientos que amenazan en las estepas de Europa Oriental, encendiendo los fuegos de las armas y dejando helados los corazones de los pobres e inocentes”, en referencia a las tensiones en la frontera entre Ucrania y Rusia. 

Vocación evangelizadora 

Luego, refiriéndose a la Congregación para las Iglesias Orientales, el Papa Francisco explicó que en las ciudades de Oriente es donde se desarrollaron y conservaron tradiciones milenarias, y aseguró que los miembros del dicasterio son “hijos y herederos” de estas tradiciones. “Los católicos orientales llevan décadas habitando continentes lejanos, navegando por mares y océanos y cruzando llanuras”, señaló. 

“Por eso -continuó el Santo Padre-, su trabajo es la evangelización, que constituye la identidad de la Iglesia en todas sus partes, es más, es la vocación de todo bautizado”. 

“Caminar juntos bajo la guía del Espíritu Santo” 

A partir de esta vocación evangelizadora, el Papa Francisco señaló que a través de la Palabra y del Espíritu del Señor Resucitado “la arcilla de nuestra humanidad se deja moldear”. 

Destacó así la importancia de la liturgia, que “también nos hace pensar en el camino sinodal”, lo que significa “caminar juntos bajo la guía del Espíritu Santo”.  

“En la sinodalidad está el Espíritu, y cuando no hay Espíritu sólo hay parlamento o una encuesta de opinión”, dijo el Santo Padre. 

Mantener la unión sin renunciar a la originalidad de la Iglesias Orientales 

A continuación, el Papa aseguró que la Conferencia Litúrgica para el 25º aniversario de la Instrucción sobre la aplicación de las prescripciones litúrgicas del Código de los Cánones de las Iglesias Orientales, “es una oportunidad para conocerse en el seno de las comisiones litúrgicas de las distintas Iglesias sui iuris; es una invitación a caminar junto al Dicasterio y sus Consultores, según el camino indicado por el Concilio Ecuménico Vaticano II”. 

“En este camino es muy bueno que cada componente de la única Iglesia Católica sinfónica esté siempre a la escucha de las otras tradiciones, de sus caminos de investigación y de reforma, conservando cada uno su propia originalidad”, señaló el Papa.  

Asimismo, el Santo Padre dijo que “la fidelidad a su propia originalidad es lo que hace la riqueza sinfónica de las Iglesias orientales”, aunque explicó que se pueden cuestionar otros aspectos como “la posible introducción de ediciones de la liturgia en las lenguas de los países donde se han extendido los propios fieles, pero sobre la forma de celebración es necesario vivir la unidad según lo establecido por los Sínodos y aprobado por la Sede Apostólica, evitando particularidades litúrgicas que, en realidad, manifiestan divisiones de otro tipo dentro de las respectivas Iglesias”.   

Por último, el Santo Padre recordó a “nuestros hermanos y hermanas ortodoxos” e invitó a los presentes a “evitar experimentos que puedan perjudicar el camino hacia la unidad visible de todos los discípulos de Cristo”.

Etiquetas: Iglesia, Paz, guerra, El Papa Francisco