1 de diciembre de 2022 6:50 am

Papa Francisco asegura que siente la “presencia espiritual” de Benedicto XVI

Por Almudena Martínez-Bordiú

El Papa Francisco con los galardonados del Premio Ratzinger 2022. Crédito: Vatican Media

El Papa Francisco habló de sus encuentros “personales, fraternos y afectuosos con el Papa emérito” y aseguró que “todos sentimos su presencia espiritual y su acompañamiento en la oración para toda la Iglesia”.

Lo dijo esta mañana ante los miembros de la “Fundación Vaticana Joseph Ratzinger-Benedicto XVI” con motivo de la entrega del premio Ratzinger 2022 en el Palacio Apostólico del Vaticano.

El Premio Ratzinger se lanzó en 2011 para reconocer a los académicos cuyo trabajo demuestra una contribución significativa a la teología en el espíritu del Cardenal Joseph Ratzinger (Papa Benedicto XVI).

Los galardonados del premio de este año, que cumple su duodécima edición, fueron el P. Michel Fédou, sacerdote jesuita y teólogo y Joseph Halevi Horowitz Weiler, constitucionalista de origen judío.

“La contribución de Benedicto XVI sigue siendo fecunda”

Tras felicitar a los premiados, el Papa Francisco habló de sus encuentros “personales, fraternos y afectuosos con el Papa emérito” y aseguró que “todos sentimos su presencia espiritual y su acompañamiento en la oración para toda la Iglesia”.

A continuación, señaló que este premio es una ocasión “para reafirmar que la contribución de su obra teológica y, en general de su pensamiento, sigue siendo fecunda y operativa”.

El Santo Padre destacó también el importante papel de Benedicto XVI en “la génesis de algunos documentos” del Concilio Vaticano II así como su liderazgo a la hora de aplicarlo.

Además, dijo que las aportaciones teológicas de Benedicto “nos ofrecen una sólida base teológica para el camino de la Iglesia”.

“Una Iglesia ‘viva’, que nos ha enseñado a ver y a vivir como comunión, y que está en camino -en ‘sínodo’- guiada por el Espíritu del Señor, siempre abierta a la misión de anunciar el Evangelio y de servir al mundo en el que vive”, explicó el Papa.

Para el Papa Francisco, el magisterio y pensamiento de Benedicto “no se dirigen al pasado, sino que son fecundos para el futuro, para la aplicación del Concilio y para el diálogo entre la Iglesia y el mundo de hoy”.

En esta línea, animó también a “la colaboración con las Fundaciones Vaticanas que llevan el nombre del Beato Juan Pablo I y de San Juan Pablo II, para que se promueva la memoria y la vitalidad del mensaje de estos tres Pontífices en unión de propósitos en la comunidad eclesial”.

Los premiados  

El Papa Francisco explicó que el premiado P. Michel Fédou “es un maestro de la teología cristiana”. 

“En su vida, dedicada al estudio y a la enseñanza, ha estudiado especialmente las obras de los Padres de la Iglesia de Oriente y Occidente, así como el desarrollo de la cristología a lo largo de los siglos”, dijo a continuación. 

Además, destacó que “el conocimiento de la tradición de la fe alimentó en él un pensamiento vivo, capaz también de abordar cuestiones actuales en el ámbito del ecumenismo y las relaciones con otras religiones”. 

“En él reconocemos y rendimos homenaje a un digno heredero y continuador de la gran tradición de la teología francesa”, añadió el Papa. 

Por su parte, dijo que “el profesor Weiler es la primera personalidad de la religión judía que recibe el Premio Ratzinger, que hasta ahora se había concedido a estudiosos pertenecientes a distintas confesiones cristianas. Estoy realmente feliz por esto”. 

Destacó que “la sintonía entre el Papa emérito y el profesor Weiler se refiere en particular a cuestiones de importancia sustancial”.

Entre estas cuestiones, citó “la relación entre la fe y la razón jurídica en el mundo contemporáneo; la crisis del positivismo jurídico y los conflictos generados por la extensión ilimitada de los derechos subjetivos y la comprensión adecuada del ejercicio de la libertad religiosa en una cultura que tiende a relegar la religión a la esfera privada”. 

“Que en esto los creyentes judíos y cristianos puedan encontrarse unidos es un signo de gran esperanza”, señaló el Papa Francisco.

Por último, el Papa Francisco subrayó que estos premios, “además de representar un merecido reconocimiento, ofrecen la indicación de líneas de compromiso, estudio y vida de gran trascendencia, que despiertan nuestra admiración y exigen ser propuestos a la atención de todos”.  

Etiquetas: Benedicto XVI, Premios Ratzinger, Papa emérito, El Papa Francisco