20 de mayo de 2022 2:02 pm

Obispo denuncia que sufre persecución policial del gobierno de Nicaragua

Por David Ramos

Imagen referencial / Joven sostiene cartel "SOS Nicaragua" durante la JMJ Panamá 2019. Foto: David Ramos / ACI Prensa.

Mons. Rolando José Álvarez, Obispo de Matagalpa y Administrador Apostólico de la Diócesis de Estelí (Nicaragua), denunció que sufre “persecución” del régimen sandinista de Daniel Ortega, y anunció que realizará un ayuno indefinido “a agua y suero” hasta que cese el acoso.

En un video mensaje difundido la noche del 19 de mayo por la Arquidiócesis de Managua, Mons. Álvarez dijo que “hoy he sido perseguido durante todo el día por la policía sandinista”.

La persecución policial, denunció, afectó a su entorno familiar.

Al ser cuestionados por la razón de la persecución, “me han informado que ellos obedecen órdenes”.

Luego, recordó, los policías le dijeron que lo seguían “por mi seguridad. Pero ya sabemos que la inseguridad de este país es precisamente la policía”.

“Los que nos hacen sentir inseguros con esa persecución son ustedes, hermanos policías”, expresó.

Esta no es la primera vez que Mons. Álvarez, que ha sido un claro defensor de los derechos humanos y la libertad en Nicaragua, se ve acosado por la policía al servicio del régimen de Ortega, aferrado al poder en el país centroamericano desde 2007.

Tampoco es el único sacerdote nicaragüense que sufre el acoso del régimen. El P. Harvin Padilla, de la Diócesis de Masaya, denunció esta semana que ha sido perseguido y acosado por policías y paramilitares afines al gobierno de Ortega.

A inicios de mayo de este año, la Asamblea Nacional de Nicaragua, controlada con una mayoría de más del 80% por el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) de Daniel Ortega, aprobó un informe que acusa a obispos y sacerdotes de participar en lo que considera un intento de golpe de Estado en 2018.

El documento acusa a la Iglesia Católica de apoyar las protestas civiles que exigieron masivamente en 2018 que Ortega abandone el poder.

Ortega, un ex guerrillero del izquierdista Frente Sandinista de Liberación Nacional, que derrocó en 1979 al dictador Anastasio Somoza Debayle, ha conseguido reelegirse en cuatro ocasiones, en procesos electorales fuertemente cuestionados.

Una serie de reformas al sistema del seguro social detonaron las protestas civiles en abril de 2018. Organismos internacionales estiman que la violenta represión de Ortega contra los manifestantes dejó un saldo de alrededor de 400 muertos.

En uno de sus varios ataques a los obispos católicos, en diciembre de 2021, Daniel Ortega les llamó “terroristas”, “demonios de sotana” y “sotanudos satánicos”.

En marzo de este año, Nicaragua expulsó a Mons. Mons. Waldemar Stanislaw Sommertag, hasta entonces Nuncio Apostólico y representante del Papa Francisco en el país, en una decisión que el Vaticano calificó de “incomprensible”.

La Comisión de Justicia y Paz de la Arquidiócesis de Managua publicó un comunicado el 18 de mayo expresando su preocupación por “la situación del país que amamos como hijos de Dios, como nicaragüenses y como cristianos”.

“Nos unimos en oración para que Dios transforme los corazones duros en corazones sensibles, con amor al prójimo, libres de sentimientos que impiden la normalidad que conduzca a una auténtica paz social”.

“Que prevalezca en todos el amor, el perdón y la misericordia en la búsqueda del bien común, practicando los principios cristianos”, exhortó.

“Fieles al mandato del Señor, y fiel a su vocación, la Iglesia seguirá anunciando el Evangelio, denunciando las estructuras sociales de pecado, acompañando al pueblo, especialmente a los pobres y los débiles”, aseguró.

“La misión de la Iglesia siempre provocará contradicciones en este mundo donde junto a la luz también existe la oscuridad del mal”, resaltó la Comisión de Justicia y Paz de la Arquidiócesis de Managua.

Etiquetas: Nicaragua, Iglesia en Nicaragua, Obispos de Nicaragua, Daniel Ortega, crisis en Nicaragua