11 de setiembre de 2021 10:39 am

Obispo alienta esfuerzos de ayuda tras derrumbe de cerro en México

Por David Ramos

Ante el derrumbe del cerro Chiquihuite en el Estado de México, que ha causado al menos una muerte y ha dejado una decena de desaparecidos, Mons. Óscar Roberto Domínguez Couttolenc, Obispo de Ecatepec, expresó su oración y alentó las labores de ayuda a las víctimas.

El Prelado manifestó en un comunicado “mi oración, apoyo y cercanía con las familias que sufren a causa de esta tragedia”.

“Como Padre y Pastor, me conduele la situación que hemos sufrido los últimos días, tanto por las lluvias en días pasados, y ahora esta adversidad”, señaló.

Alrededor de la 1:00 p.m. (hora local) del 10 de septiembre, grandes rocas cayeron del cerro Chiquihuite sobre cuatro casas, afectando otras 80. Mientras las autoridades continúan las labores de ayuda y rescate, se ha confirmado la muerte de una mujer.

Informes preliminares vinculan el derrumbe con las intensas lluvias que han caído en la región en los últimos días, especialmente en el municipio de Ecatepec, causando inundaciones y dejando al menos tres personas fallecidas.

El Obispo de Ecatepec alentó a los fieles mexicanos “a redoblar esfuerzos, particularmente en la oración, pero también en ser expresión de caridad en la cercanía y apoyo, de tal forma que, de estar en nuestras posibilidades, podamos compartir con generosidad de lo que Dios nos da”.

El Prelado anunció que “en coordinación con Protección Civil de Tlalnepantla, se habilitarán como albergue temporal, las parroquias de Nuestra Señora del Carmen, San Juan Bautista, y Sagrado Corazón de Jesús”.

Además, comunidades parroquiales darán alimento a las familias afectadas.

“Reitero mi oración por las familias sufrientes por estos penosos acontecimientos, e invito a la comunidad diocesana para que, según nuestro ser de hijos de Dios, atendamos con prontitud dichas necesidades”, expresó.

“Dios en su infinita misericordia, y nuestra tierna Madre de Guadalupe, derramen sobre todos su bendición”, concluyó.

Etiquetas: México, Desastres Naturales, Obispos de México, Iglesia en México, desastre natural