10 de octubre de 2022 5:24 pm

Escuela católica seguirá formando a jóvenes del Líbano pese a crisis económica

Por Eduardo Berdejo

Jóvenes asisten a escuela de formación profesional en el Líbano. Crédito: ACN

Gracias al apoyo de Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) y otros benefactores católicos, una escuela de formación profesional del Líbano que administra la “Foyer de La Providence” podrá seguir dando herramientas a los jóvenes en medio de una de las mayores crisis que afronta este país del Medio Oriente.

Líbano enfrenta una de las mayores crisis económicas de su historia, con una devaluación constante de su moneda y falta de liquidez. Incluso, el viernes se registraron cinco asaltos a bancos cometidos por clientes para retirar su propio dinero.

Estos hechos ocurren desde hace meses. Uno de los casos más emblemáticos sucedió en septiembre, cuando una joven de nombre Sali Hafiz ingresó con una pistola –después se supo que era de juguete–, para exigir sus ahorros y usarlo para el tratamiento de cáncer de su hermana.

Luego de los hechos ocurridos el viernes, la Asociación de Bancos Libaneses decidió cerrar las agencias del país durante tres días para evitar actos similares y que pongan en riesgo a sus trabajadores.

La crisis también está afectando la educación de niños y jóvenes libaneses, incluyendo las escuelas de formación profesional como la que administra el “Foyer de La Providence” de Sidón, institución que también tiene un orfanato, una escuela para niños con necesidades especiales y un centro de formación para profesores de otras partes del Líbano.

Sin embargo, gracias a la ayuda de ACN podrá mantenerse activa a pesar de las dificultades, una buena noticia que fue compartida a las familias de los estudiantes por el P. Hanna Kanaan, miembro de la Sociedad católica-melquita del Divino Salvador.

En declaraciones recogidas por Ayuda a la Iglesia Necesitada, el sacerdote explicó que “los gastos para la formación escolar de un niño con discapacidad asciende a unos seis mil dólares al año. Desde un principio, la Sociedad del Divino Salvador se hizo cargo de un tercio de los gastos; pero las familias abonaban cuatro mil dólares”. 

"Sin embargo, la familia paga estos gastos en libras libanesas, que se han devaluado 20 veces debido a la crisis económica”, señaló.

"Las familias que aún pueden permitírselo pagan la matrícula, pero con la devaluación ahora asciende a sólo 300 dólares, mientras que nuestros costes siguen siendo tan elevados como antes", explicó el sacerdote.

En ese sentido, muchos padres ya no podían afrontar sus obligaciones financieras, entre ellas las tasas escolares.

Durante la reunión, se les explicó a los padres que la situación era mala; sin embargo, se les garantizó “que nunca cerraremos la escuela; todo lo contrario: seguiremos ayudando a las familias. Esto les tranquilizó mucho. No se expulsará a ningún alumno por no poder abonar las tasas escolares”.

También se ayuda a los profesores

En su diálogo con ACN, el P. Hanna Kanaan también indicó que pese a la gravedad de la crisis, “durante estos tres años, no se ha despedido a nadie por falta de dinero”.

“Tenemos 82 profesores y, aunque el número de alumnos ha disminuido en un 25 % aproximadamente, se han mantenido todos. Incluso hemos aumentado los salarios en un 40 % y ahora también pagamos los gastos de transporte de los profesores para que puedan venir a trabajar”.

En el caso de “los profesionales especialmente formados que se ocupan de los niños discapacitados, hemos duplicado los salarios y también pagamos los gastos de viaje”, añadió.

Para conseguir los fondos económicos, “los salvatorianos se pusieron en contacto con todos los que podrían ayudarles, incluida la fundación internacional Aid to the Church in Need (ACN). La fundación pontificia ha aprobado la solicitud y está aportando dinero para pagar los salarios de los profesores y comprar combustible para el generador de electricidad”, informó. 

La fundación pontificia recordó que durante décadas ha ayudado a financiar proyectos en el Líbano, “pero desde la crisis financiera ha más que cuadruplicado su ayuda”.

Uno de los más recientes es la “campaña a gran escala para las escuelas católicas del Líbano, con el fin de ayudar a afrontar la gran crisis económica que está desangrando a las instituciones sociales del país, especialmente a las vinculadas a la Iglesia Católica”.

Etiquetas: Líbano, jóvenes, crisis económica, Ayuda a la Iglesia Necesitada, escuela católica, escuelas católicas, ACN