21 de mayo de 2022 5:05 pm

Es una bendición para una familia tener un hijo consagrado, afirma sacerdote

Por Eduardo Berdejo

Seminario en Poznan (Polonia). Crédito: Mazur (Catholicnews.org.uk)

El P. Manuel Vega León, director del Departamento de Ministerios Ordenados y Vida Consagrada del Episcopado Colombiano, animó a las familias a alegrarse si el Señor llama a uno de sus hijos al sacerdocio, porque quiere decir que Dios tiene predilección por ese hogar.

El sacerdote, a cargo de este departamento del Episcopado desde el 2005, afirmó que lo mismo sucede cuando una hija dice que quiere ser religiosa.

“La familia que alcanza a comprender que su hijo dice ‘yo quiero ser sacerdote’ o la niña que dice ‘quiero ser religiosa’, comprende la bendición que eso significa, la predilección de Dios por ese hogar”, afirmó el P. Vega en declaraciones a ACI Prensa.

En una reciente entrevista, el P. Manuel Vega dijo que “es honroso” que Dios llame “a un miembro de esa familia al servicio de la Iglesia”; aunque reconoció que los escándalos que en los últimos años ha afectado a la Iglesia han dañado la pastoral vocacional y es posible que algunos padres tengan dudas o temores.

Sin embargo, recordó que los escándalos “tienen nombre propio”, son puntuales, “porque son muchos más los curas buenos, las monjas buenas, los religiosos buenos. Son muchísimos más”.

Asimismo, aseguró que hoy día “la Iglesia ha ido dando claridad y haciendo que los espacios de la Iglesia sean cada vez más seguros”.

El papel de la familia es fundamental

El P. Manuel Vega señaló que el papel de la familia es fundamental para que un joven decida seguir la vida religiosa.

“La familia cristiana tiene que ser consciente de que Dios los llama. ¿A qué?, eso lo tienen que descubrir en el camino, y por eso la formación de papá y mamá tiene una fuerte nota vocacional hacia un proyecto de vida de realización personal [de los hijos], unos al matrimonio, otros a la vida sacerdotal o a la vida consagrada”, indicó.

Sin embargo, lamentó que en muchos hogares esto no sea tomado en cuenta. “Es que ni siquiera estamos hablando del matrimonio como un proyecto de vida concreto, como un llamado de Dios. Se nos ha olvidado que la formación es vocacional. ¿Cuántas familias han dejado de rezar el Rosario?”, cuestionó.

“¿De dónde surgen las vocaciones? Las vocaciones no surgen solamente del ámbito parroquial o de la obra que tiene una comunidad religiosa; desde luego que eso aporta a que surja una vocación, pero la vocación nace en el hogar”, reiteró.

En ese sentido, el director del Departamento de Ministerios Ordenados y Vida Consagrada del Episcopado colombiano alentó a los padres a dar a sus hijos una formación católica y fomentar la vida de fe, asistiendo juntos a la Eucaristía y rezando en familia. Además, esta es una manera de combatir el secularismo y ateísmo que sigue aumentando en la sociedad.

Etiquetas: Colombia, Vida consagrada, Sacerdocio, Vocaciones, Familias, pastoral vocacional