27 de marzo de 2022 7:37 am | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 27 de marzo de 2022 9:43 am

El Papa asegura que “Dios no sabe perdonar sin hacer una fiesta”

Por Almudena Martínez-Bordiú

El Papa en el Ángelus. Crédito:Vatican Media

Durante el rezo del Ángelus este domingo 27 de marzo, al que acudieron 30 mil personas, el Papa Francisco destacó que, al igual que el padre del Hijo Pródigo, Dios “perdona siempre”, y aseguró que no sabe hacerlo “sin hacer una fiesta”. 

Al reflexionar en el pasaje del Evangelio de este domingo de San Lucas, el Santo Padre dijo que “Dios siempre perdona con compasión y ternura”, y que somos nosotros los que nos cansamos de pedir perdón, pues el nunca de cansa de perdonarnos

Meditando acerca de la parábola del Hijo Pródigo, señaló que “el problema del hijo mayor consiste en basar su relación con el Padre en la pura observancia de los mandatos, en el sentido del deber. Vivir una religión distante, hecha de deberes y prohibiciones, es un problema que puede afectar a cualquiera de nosotros”. 

A continuación, aseguró que “la consecuencia de esta distancia es la rigidez hacia el prójimo, que ya no se ve como un hermano. En la parábola, de hecho, el hijo mayor no le dice al Padre hermano mío, sino hijo tuyo. Y al final, es él quien se arriesga a quedarse fuera de la casa”. 

El Papa Francisco defendió que “es necesario celebrar, mostrar la cercanía a los que están en crisis o alejados, ayudándoles así a superar el miedo y el desánimo derivados del recuerdo de sus errores”.

“Los que han hecho el mal se sienten a menudo reprobados por su propio corazón; la distancia, la indiferencia y las palabras urticantes no ayudan. Por eso, según el Padre, es necesario ofrecerle una cálida bienvenida, que le anime a seguir adelante. ¿Y lo hacemos? ¿Buscamos a los que están lejos, queremos celebrarlo con ellos?”, animó el Papa a preguntarse.  

Cuánto bien puede hacer un corazón abierto, una escucha verdadera, una sonrisa transparente; hacer que la gente se sienta feliz, no incómoda. Dios no puede perdonar sin hacer fiesta”, aseguró. 

Asimismo, el Papa explicó que “quien tiene un corazón en sintonía con Dios, cuando ve el arrepentimiento de una persona, por muy graves que hayan sido sus errores, se alegra. No se queda quieto ante los errores, no señala con el dedo el mal, sino que se alegra del bien, porque el bien del otro es también el mío”.  

La alegría de la vuelta a casa 

El Papa recordó  también la historia de una “obra de arte pop” de hace unos años inspirada en la historia del Hijo Pródigo, en la que un amigo dijo al hijo que se había escapado de casa que escribiera una carta al Padre preguntándole si de verdad se alegraría en caso de volver arrepentido. 

En la carta, el hijo le pidió que, si así fuera, sacara un pañuelo blanco por uno de los balcones de la casa. Y cuando el hijo se acercó a la casa de su padre, vio que no sólo había un pañuelo, sino que de todas las ventanas colgaban pañuelos blancos. “El Padre nos recibe así, con plenitud y alegría”, dijo el Papa. 

Saludos y aniversario del Urbi et Orbi por el fin de la pandemia

Al concluir, el Santo Padre saludó a los participantes de la maratón de Roma y explicó que “este año, desde Athletica Vaticana, muchos atletas se han comprometido con iniciativas de solidaridad para ayudar a los más necesitados”. 

También recordó el aniversario de dos años de la bendición extraordinaria Urbi et Orbi para pedir el fin de la pandemia. 

“Hace dos años, en esta plaza, elevamos la súplica por el fin de la pandemia. Hoy lo hemos hecho por el fin de la guerra en Ucrania”. 

“A la salida de la plaza, les ofrecerán un libro de la comisión vaticana covid19 y el dicasterio de la Comunicación, para invitarles a rezar en los momentos de dificultad, sin miedo, teniendo siempre fe en el Señor”, concluyó. 

A continuación, el Evangelio comentado por el Santo Padre: 

Evangelio según Lucas 

Lc 15, 1-3. 11-32 

En aquel tiempo, se acercaban a Jesús los publicanos y los pecadores para escucharlo. Por lo cual los fariseos y los escribas murmuraban entre sí: “Éste recibe a los pecadores y come con ellos”. 

Jesús les dijo entonces esta parábola: “Un hombre tenía dos hijos, y el menor de ellos le dijo a su padre: ‘Padre, dame la parte de la herencia que me toca’. Y él les repartió los bienes. 

No muchos días después, el hijo menor, juntando todo lo suyo, se fue a un país lejano y allá derrochó su fortuna, viviendo de una manera disoluta. Después de malgastarlo todo, sobrevino en aquella región una gran hambre y él empezó a padecer necesidad. Entonces fue a pedirle trabajo a un habitante de aquel país, el cual lo mandó a sus campos a cuidar cerdos. Tenía ganas de hartarse con las bellotas que comían los cerdos, pero no lo dejaban que se las comiera. 

Se puso entonces a reflexionar y se dijo: ‘¡Cuántos trabajadores en casa de mi padre tienen pan de sobra, y yo, aquí, me estoy muriendo de hambre! Me levantaré, volveré a mi padre y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; ya no merezco llamarme hijo tuyo. Recíbeme como a uno de tus trabajadores’. 

Enseguida se puso en camino hacia la casa de su padre. Estaba todavía lejos, cuando su padre lo vio y se enterneció profundamente. Corrió hacia él, y echándole los brazos al cuello, lo cubrió de besos. El muchacho le dijo: ‘Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; ya no merezco llamarme hijo tuyo’. 

Pero el padre les dijo a sus criados: ‘¡Pronto!, traigan la túnica más rica y vístansela; pónganle un anillo en el dedo y sandalias en los pies; traigan el becerro gordo y mátenlo. Comamos y hagamos una fiesta, porque este hijo mío estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y lo hemos encontrado’. Y empezó el banquete. 

El hijo mayor estaba en el campo y al volver, cuando se acercó a la casa, oyó la música y los cantos. Entonces llamó a uno de los criados y le preguntó qué pasaba. Éste le contestó: ‘Tu hermano ha regresado y tu padre mandó matar el becerro gordo, por haberlo recobrado sano y salvo’. El hermano mayor se enojó y no quería entrar. 

Salió entonces el padre y le rogó que entrara; pero él replicó: ‘¡Hace tanto tiempo que te sirvo, sin desobedecer jamás una orden tuya, y tú no me has dado nunca ni un cabrito para comérmelo con mis amigos! Pero eso sí, viene ese hijo tuyo, que despilfarró tus bienes con malas mujeres, y tú mandas matar el becerro gordo’. 

El padre repuso: ‘Hijo, tú siempre estás conmigo y todo lo mío es tuyo. Pero era necesario hacer fiesta y regocijarnos, porque este hermano tuyo estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y lo hemos encontrado’ ”. 

Etiquetas: Ángelus dominical, Hijo pródigo, El Papa Francisco