20 de enero de 2022 6:27 pm

El Padre Fortea advierte de grave peligro para la Iglesia en el “camino sinodal” de Alemania

Por David Ramos

P. José Antonio Fortea. Crédito: Cortesía.

El famoso teólogo español José Antonio Fortea hizo una advertencia sobre el grave peligro para la Iglesia Católica que puede causar el polémico “camino sinodal” en Alemania.

En un artículo titulado “Hacia dónde va la iglesia alemana”, el P. Fortea señaló que “si observamos la historia de la Iglesia, comprobaremos que el camino sinodal es algo querido por Dios, pero no siempre los concilios dieron como resultado un fruto recto”.

“Hoy día a las reuniones que se ‘extraviaron’ los denominamos conciliábulos, pero en su día fueron considerados por sus integrantes tan verdaderos concilios como los que dieron definiciones que han pasado al magisterio de la Iglesia”, señaló.

El teólogo español advirtió que “un sínodo, un concilio, cualquier reunión eclesiástica, puede ser encauzada de un modo excesivo e ilegítimo, pueden existir presiones”.

“Y a eso hay que añadir que un concilio regional o un sínodo provincial no tiene necesariamente que ser expresión de la fe de la Iglesia”, añadió.

El camino sinodal de Alemania es un polémico proceso en el que participan obispos y laicos de este país para tratar temas como el ejercicio del poder, la moral sexual, el sacerdocio y el papel de las mujeres en la Iglesia.

Este proceso comenzó el 1 de diciembre de 2019 y está programado que culmine en febrero de este año.

Diversos católicos han expresado su preocupación por el rumbo que ha seguido el camino sinodal alemán y han advertido sobre el riesgo de un cisma con la Iglesia Católica.

El P. Fortea indicó en su artículo que “un sínodo regional tiene asegurada la asistencia del Espíritu Santo, pero no tiene asegurado que el resultado final sea indudable expresión de la fe de la Iglesia”.

“En un cónclave, por ejemplo, la asistencia del Espíritu Santo está garantizada, pero eso no significa que los purpurados atiendan a la voz de Dios. La elección de un sumo pontífice no necesariamente es la expresión de lo que quería Dios”.

Para el sacerdote español, esto precisamente muestra que “la escucha del Espíritu es absolutamente necesaria. De esa escucha dependerá que el resultado sea o no expresión de la Voluntad de Dios”.

“Lamento romper cierta visión acerca de los sínodos como algo absoluto, pero la historia de la Iglesia es clara: solo los concilios universales en unión con el Romano Pontífice tienen asegurada la infalibilidad. Esa ha sido la tradición constante de la Iglesia”, precisó.

Por ello, continuó, “los participantes del sínodo alemán deben hacerse conscientes de su propia falibilidad tanto personal como colectiva”.

“Ellos no pueden desligarse de la estructura de verdad que es el, podríamos llamarlo así, ‘sínodo universal’”.

El P. Fortea indicó que “como no nos pondremos de acuerdo en qué entra o no dentro de la fe, al menos hay que aceptar la estructura eclesial para la custodia de la fe establecida en la Iglesia por el mismo Jesucristo mientras estuvo sobre la tierra”.

“Si no se acepta ese ‘orden eclesial universal’, el sínodo inicia sus deliberaciones en un punto de partida descentrado. Lo que se estaría deliberando no es tal o cual cuestión moral o bíblica, sino el mismo ser de la Iglesia, la capacidad de la Iglesia para salvaguardar la fe entregada por Cristo”, dijo.

El P. Fortea precisó que lejos de ser “un tradicionalista”, considera que “la teología debe avanzar dentro de una evolución homogénea del dogma”.

“Mis posiciones son progresistas, pero de un progresismo que cree en un depositum fidei, el depósito de la fe”, indicó.

“Pero si el progresismo supone la revolución, es decir, la demolición de los pilares que sustentan nuestra conexión con una verdad pretérita inalterable; entonces, que no cuenten conmigo en ese ‘incendio’”, expresó.

El sacerdote señaló que “yo soy español y la verdad es la misma en Alemania y en España. El sínodo alemán no puede determinar qué es la verdad para los españoles. Y, evidentemente, la verdad no es una en el norte de Europa y otra en el sur”.

“Tampoco lo que era verdad en el siglo VII deja de ser verdad en el siglo XVIII”, subrayó.

“El sínodo alemán, por muy democrático que sea, no puede obligarme”, remarcó.

El P. Fortea señaló que “todos los integrantes del sínodo deben aceptar que forman parte de una familia y que un cierto número de votos no podrá obligar a la Iglesia de los cinco continentes a creer o no una cosa; pues las cuestiones debatidas en esa reunión germana afectan directamente a lo que es la verdad en la Iglesia: ¿la Iglesia se ha equivocado al enseñar universalmente tal o cual cosa?”.

El famoso teólogo español reiteró que “soy progresista (dentro de la tradición)”, pero precisó que “sería ingenuo no darse cuenta de que las cuestiones morales que se han planteado afectan de lleno al concepto de magisterio en la Iglesia Católica”.

“O se acepta que cualquier decisión debe someterse a la ‘familia universal’, o se acepta que existen ‘pastores de pastores’ con un encargo específico de Cristo”.

De otra forma, advirtió, “muchos alemanes estarían cayendo en el mismo error eclesial que la Iglesia copta en el siglo V (cuando se separó de la comunión) o que la Iglesia armenia (cuando rompió en el siglo VII) o los Viejos Católicos (en el siglo XIX)”.

Etiquetas: Padre Fortea, Sínodo, Sinodalidad, proceso sinodal, Camino sinodal