15 de octubre de 2022 2:23 pm

Denuncian que dictadura de Nicaragua ha “secuestrado” a otro sacerdote

Por Eduardo Berdejo

La persecución contra la Iglesia Católica en Nicaragua sigue adelante, luego que fue denunciado en las redes sociales que el P. Enrique Martínez Gamboa fue detenido el 13 de octubre en la capital Managua.

La alerta la lanzó en Twitter el P. Uriel Vallejos, sacerdote exiliado desde septiembre en Italia.

“El día de ayer a la 5:00 pm, fue secuestrado el sacerdote párroco de la parroquia Santa Martha, Managua. El Padre Enrique Martínez G. Los Sacerdotes y la Iglesia Católica, exigimos la liberación y el cese de la persecución contra la Iglesia y el clero. ¡Justicia, libertad y Democracia!”, escribió en su cuenta.

El Colectivo de Derechos Humanos "Nicaragua Nunca +" señaló en su cuenta de Twitter que hasta el momento no se conoce el paradero del P. Martínez.

De acuerdo a esta organización, “con este arresto arbitrario se eleva a 11 los sacerdotes privados de su libertad, incluyendo a Mons. Rolando Álvarez, quien tiene 72 días ilegalmente en ‘resguardo domiciliar’”.

“Continúa la persecución religiosa contra la Iglesia Católica por parte del régimen Ortega Murillo”, denunció, en referencia al presidente Daniel Ortega y su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo.

Asimismo, indicó exigió “el cese de la represión, la libertad de los sacerdotes y de las más de 219 personas presas políticas en Nicaragua”.

Otros sacerdotes detenidos en Nicaragua son el P. Óscar Danilo Benavidez, de la Diócesis de Siuna, quien se encuentra en la Dirección de Auxilio Judicial –El Chipote–, con el rector general de la Universidad Juan Pablo II, P. Ramiro Tijerino Chávez; el vicario de la Catedral de Matagalpa, P. José Luis Díaz Cruz, y su antecesor el P. Sadiel Antonio Eugarrios Cano.

En El Chipote también están el diácono Raúl Antonio Vega; los seminaristas Darvin Leiva Mendoza y Melkin Centeno y el laico Sergio Cadena Flores.

Etiquetas: sacerdote, Nicaragua, Derechos humanos, persecución contra cristianos, Iglesia en Nicaragua, sacerdote secuestrado, sacerdote encarcelado, crisis en Nicaragua, persecución religiosa