16 de junio de 2022 9:10 am

¿Cuáles son los retos éticos de la biotecnología? Expertos responden

Por Almudena Martínez-Bordiú

Imagen referencial. Foto: Pixabay

Hoy, 16 de junio, se celebra el Día Mundial de la Biotecnología, entendida como las aplicaciones tecnológicas que utilizan sistemas biológicos y organismos vivos o sus derivados para la creación o modificación de productos o procesos para usos específicos.

Por este motivo, ACI Prensa conversó con varios expertos de este campo para mostrar cuáles son los retos que presenta la biotecnología y de qué manera se puede relacionar con la fe. 

Según el medio y su fin 

Nicolás Jouve de la Barreda, Catedrático Emérito de Genética de la Universidad de Alcalá (España), Doctor en Biología y autor de varios libros sobre Genética y Bioética, explicó que “la biotecnología, como todo lo que atañe a la ciencia no ha de ser ni bueno ni malo en sí mismo, sino en función de los medios y los fines que se persigan”. 

“La biotecnología se enfrenta en el momento actual con una serie de prácticas que afectan tanto a los medios que se utilizan como a los fines que se persiguen. Por ello, han de existir unos filtros, una ética que implique un respeto a la humanidad y al entorno ambiental”, defendió.

Manipulación de embriones

A partir de esta idea, el Doctor en Biología explicó que “no es éticamente admisible utilizar como un medio a otro ser humano, como lo suponen las técnicas de producción, selección, manipulación y/o utilización de embriones si no tienen como fin beneficiar su salud”. 

“No es admisible la instrumentalización, ni la modificación genética, ni la utilización de las células madre de los embriones humanos, ni tampoco los intentos de clonación en el hombre”. 

También aseguró que “no es éticamente aceptable la modificación genética en el hombre con fines de mejoramiento al margen de la salud, como propone el transhumanismo o las utopías posthumanistas”. 

Además, Natalia López Moratalla, Catedrática Emérita de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Navarra, lamentó que “la apuesta por la posibilidad de cambiar la naturaleza humana con la biotecnología cobra fuerza”. 

Y aseguró que este problema ético “no puede resolverse si no se sabe que desde el mismo momento de la concepción el cigoto tiene un carácter personal; que toda persona humana sea cual sea la condición de malformación, alteración o enfermedad es persona, con la misma dignidad por tanto que cualquier otra”.

“Hoy por hoy debemos dedicar los esfuerzos a curar y no a pensar en la mejora de la raza humana como si fuéramos simples primates”, defendió.

La ciencia y la fe

El profesor Nicolás Jouve defendió que la fe y la biotecnología pueden ser compatibles “siempre que se respete la vida humana como un fin en sí mismo y no como un medio”.

“Es importante que el hombre de ciencia, especialmente en las aplicaciones como la biotecnología, ejerza su actividad con conciencia y prudencia, de acuerdo a unos principios éticos para afrontar su tarea”. 

“Si se hace con rectitud y en beneficio del otro, será acorde con el mensaje de amor, justicia y respeto que una conciencia bien formada debe ejercer, colaborando con Dios”, afirmó.

Por su parte, Natalia López Moratalla defendió la importancia de “la fe cristiana, la fe que es a su vez racional, en Dios Creador y Padre de los hombres ilumina, sin cegar, el sentido, el significado, el valor de todas las criaturas”. 

Saber que todo ha salido hermoso y bueno de las manos de Dios -la fe en la Creación- aumenta con creces la admiración que tenemos por el mundo real y guía la tarea de conocerla. Me atrevería a decir -al menos esa es mi experiencia- que da alas a la ciencia y fuerza moral para no caer en el absolutismo de la técnica”, dijo.

Por último, Mónica López Barahona, presidenta de la Fundación Jerome Lejeune en España, destacó que “la biotecnología aplica tecnologías a distintos procesos de la vida y la fe nos abre a la trascendencia y nos aporta respuestas a las preguntas últimas que todos llevamos inscritas y para las que la biotecnología no tiene respuestas”.

“La fe ilumina la ciencia y la tecnología; y la biotecnología amplía el conocimiento sobre múltiples realidades, dando la oportunidad de crecer en el asombro por la creación que nos ha sido dada”, resaltó.

Etiquetas: Bioética, ciencia y fe, Día Internacional de Biotecnología, retos éticos