30 de agosto de 2021 1:25 pm

Arzobispo destaca las 3 principales características de la santidad de Santa Rosa de Lima

Por David Ramos

Santa Rosa de Lima, en pintura de Claudio Coello.

El Arzobispo Metropolitano de Piura, Mons. José Antonio Eguren, destacó este 30 de agosto de 2021 las tres “características principales de la santidad de Santa Rosa de Lima”.

La Fiesta de Santa Rosa de Lima se celebra a nivel universal cada 23 de agosto, pero en Perú y en diversos países de América y el mundo se le celebra el 30 de agosto.

En el Perú, su país natal, Santa Rosa es considerada patrona, entre otros, de la Policía Nacional y de las enfermeras.

Además de ser patrona del Perú, lo es de las Américas, las Indias y Filipinas.

El 30 de agosto es feriado nacional en el Perú y se considera fiesta de guardar en la Iglesia.

Al presidir la Misa este 30 de agosto en la Catedral de Piura, Mons. Eguren señaló que la primera característica de la santidad de Santa Rosa de Lima es “su profunda vida de oración”.

La oración, continuó, “entendida como un dirigirse interiormente al Señor, como estar en su luz, como un dejarse incendiar por su fuego santo”.

“Oración que también supone la confesión frecuente, la Misa dominical, y la comunión eucarística entre otras prácticas de vida cristiana”, destacó.

En segundo lugar, Santa Rosa se distinguió por su amor preferencial por los pobres y descartados”, indicó.

El Prelado peruano resaltó que puesto que Santa Rosa de Lima “ama a Cristo, el despreciado, el doliente, Aquél que por nosotros se hizo pobre, ella también ama a los pobres que llegaron a ser sus hermanos más cercanos y queridos”.

Mons. Eguren destacó que “las penitencias que ella hacía no era absolutamente una forma de masoquismo, sino de solidaridad con todos los pobres y los que sufren, solidaridad que brota de la comunión con Cristo, doliente y crucificado”.

A continuación, Mons. Eguren señaló que “el tercer rasgo de su santidad fue su ardor por la misión”.

“Santa Rosa ardía en deseos de ir por las calles de todo el mundo para conducir a todas las personas hacia el Señor Jesús, el Salvador”, aseguró.

El Arzobispo de Piura recordó que “Rosa expresaba con estas palabras este anhelo por su misión: ‘¡Escuchadme, pueblos! ¡Escuchadme, naciones! Por mandato de Cristo os exhorto’”.

“Ahora en el cielo como santa, libre del vínculo de un solo lugar, va por todas las calles de la tierra realizando la misión que anhelaba: Llevar a todos al encuentro de vida con Jesús”, expresó.

La vida de Santa Rosa de Lima

Nacida el 20 de abril de 1585, Santa Rosa de Lima fue bautizada el 25 de mayo de ese mismo año. Su nombre era Isabel Flores de Oliva.

El nombre de Rosa surgió por la belleza de la santa y el color rosado que lucía en sus mejillas desde muy pequeña.

Contemporánea de San Martín de Porres, Santa Rosa recibió el sacramento de la Confirmación de manos de otro santo, Santo Toribio de Mogrovejo, entonces Arzobispo de Lima.

Rechazando las presiones familiares, Santa Rosa se negó a casarse y el 10 de agosto de 1606 ingresó como Terciaria en la Orden de Santo Domingo, siguiendo los pasos de su “maestra espiritual”, Santa Catalina de Siena.

Santa Rosa de Lima murió el 24 de agosto de 1617, a los 31 años. Poco más de medio siglo después, en 1671, fue canonizada por el Papa Clemente X, convirtiéndose en la primera santa de América.

San Juan Pablo II señaló en 1992 a Santa Rosa de Lima como una “intrépida evangelizadora” y un “testimonio elocuente del papel decisivo que la mujer ha tenido y sigue teniendo en el anuncio del Evangelio”.

Etiquetas: Mons. José Antonio Eguren, Santa Rosa de Lima, Mons. Eguren, Santa Rosa, Arzobispo de Piura, Arzobispado de Piura