20 de marzo de 2022 8:01 pm

Arzobispo destaca la importancia de vivir “con el corazón libre de pecado”

Por David Ramos

Imagen referencial. Crédito: Ben White / Unsplash.

El Arzobispo Metropolitano de Piura (Perú), Mons. José Antonio Eguren, destacó la importancia de “estar siempre en gracia de Dios, con el corazón libre de pecado”.

Al presidir la Misa en el Tercer Domingo de Cuaresma, Mons. Eguren señaló que es clave vivir “convertidos en todo momento al Señor y a su amor, rebosantes de obras de caridad y misericordia”.

De esa forma, dijo, “si de un momento a otro morimos y tenemos que comparecer ante Él, se pueda decir de nosotros lo que dice el libro del Apocalipsis de los bienaventurados: ‘Dichosos los muertos que mueren en el Señor...Que descansen de sus fatigas, porque sus obras los acompañan’”.

El Prelado peruano señaló que “en el Evangelio de hoy, Jesús repite hasta en dos oportunidades una frase que llama nuestra atención: ‘Si no os convertís, pereceréis del mismo modo’”.

“Es una advertencia que nos hace el Señor para nuestro bien, la cual es muy oportuna, porque nos encontramos a la mitad de la Cuaresma, y por lo tanto todavía a tiempo para ver si realmente estamos aprovechando este tiempo de gracia y misericordia para convertirnos”, dijo.

Mons. Eguren precisó que “si bien el Señor es paciente y misericordioso con nosotros, esa paciencia, y con ella las oportunidades que nos concede para convertirnos, llegarán un día a su fin, cuando llegue el momento de nuestra muerte y seamos llamados a su presencia para ser juzgados por Él”.

“Porque todos nosotros, tarde o temprano, deberemos comparecer ante el tribunal de Cristo, para que cada uno sea recompensado por sus hechos, de acuerdo con lo que hizo, sea bueno o sea malo”, dijo.

El Arzobispo de Piura destacó luego que “el Señor quiere advertirnos que más terrible que la muerte natural es la muerte espiritual, la cual puede conducirnos a la muerte eterna si no nos convertimos a tiempo, la cual comienza con una confesión sacramental sincera”.

“La muerte espiritual sucede cuando vivimos en pecado mortal. Es ahí donde se cumple la terrible sentencia del libro del Apocalipsis: ‘Conozco tu conducta; tienes nombre como de quien vive, pero estás muerto’”.

Al explicar en qué consiste la conversión, Mons. Eguren indicó que se trata “simplemente poner a Dios por encima de todo otro interés”.

“Es creer en el Evangelio; es creer en Jesús y creerle a Jesús; es compromiso diario por seguir a Cristo, haciendo en cada momento de nuestra vida lo que Él haría si estuviera en nuestro lugar; es cooperación activa con la gracia para poder vivir la radicalidad del Evangelio. Quien vive así, no perecerá”.

Al concluir su homilía, el Arzobispo de Piura alentó a los fieles a “seguir rezando por la paz en Ucrania” y unirse este 25 de marzo, en la Solemnidad de la Anunciación del Señor, a la consagración de Rusia y Ucrania al Inmaculado Corazón de María, que presidirá el Papa Francisco desde la Basílica de San Pedro.

Etiquetas: Mons. José Antonio Eguren, Cuaresma, conversión, Mons. Eguren, Arzobispo de Piura, Cuaresma 2022